Fanny Tayver Marín. 9 agosto, 2020
Andrey Amador hizo un trabajo destacado en la etapa reina del Tour de l'Ain. Fotografía: Getty Sport / Ineos
Andrey Amador hizo un trabajo destacado en la etapa reina del Tour de l'Ain. Fotografía: Getty Sport / Ineos

El cierre del Tour de l’Ain pone a pensar mucho más a los directores deportivos del Team Ineos, quienes tienen la difícil tarea de escoger la formación ideal con la que acudirán al Tour de Francia, que comenzará el 29 de agosto.

A falta de tres semanas, es claro que el Jumbo Visma quiere hacerle la vida de cuadritos al poderoso Ineos, tal y como ocurrió este domingo en un combate de alta montaña.

Ese tríptico montañoso compuesto por la Selle de Fromentel, el col de la Biche y el Grand Colombier fue prácticamente una copia al carbón de lo que será la etapa 15 del Tour de Francia.

Ahí, el esloveno Primoz Roglic (Jumbo Visma) se defendió como un titán y se dejó el título, al ganar la etapa, con un tiempo de 4:06:24, superando por cuatro segundos a Egan Bernal (Ineos) y por 6 segundos a Nairo Quintana (Arkéa Samsic).

En la general, Roglic acumuló 11:21:12; Bernal fue subcampeón a 18 segundos y el tercer cajón del podio se lo dejó Quintana, a 28 segundos.

La exigencia era alta en la jornada de 144,5 kilómetros con salida en Saint-Vulbas los ascensos a Montée de la Selle de Fromentelle (de primera categoría, con 11 kilómetros, al 8,5%); Col de la Biche (de primera categoría, con 6,4 kilómetros, al 8,9%) y la meta en Grand Colombier (de categoría especial, con 17,3 kilómetros, al 7,1%).

El dilema. Es en la carretera donde se ganan las cosas, máxime cuando se sabe que en Ineos deben tomar decisiones y eso nunca es fácil.

Egan Bernal, Chris Froome, Michal Kwiatkowski, Geraint Thomas, Dylan Baarle, Pavel Sivakov, Andrey Amador, Jonathan Castroviejo, Tao Geoghegan y Luke Rowe son los preseleccionados para la Grande Boucle.

De ellos, tiene que escoger ocho cartas para ir al Tour de Francia y según La Gazzetta dello Sport hay siete hombres con campo fijo; mientras que el octavo debe definirlo entre Froome, Amador y Tao.

El británico ha estado presente ocho ocasiones en la ronda gala, de las cuales, se dejó el título en 2013, 2015, 2016 y 2017; el tico ha corrido la ronda gala en cinco oportunidades y Tao aún no tiene la experiencia de tomar la partida en la carrera de ciclismo de ruta por etapas más mediática del mundo.

Como es lógico, en el equipo aún no se refieren al tema, ni tienen por qué hacerlo, porque aún quedan pruebas en agenda antes del Tour, como Lombardía y Dauphiné.

En el Tour, el reto para Ineos no será otro que luchar para que Bernal revalide la corona que se colocó el año pasado en París.

Además, el ciclismo es impredecible como para adelantarse a los acontecimientos. Un ejemplo de eso es lo sucedido con el ecuatoriano Richard Carapaz, quien por prevención no tomó la partida en la última etapa del Tour de Polonia, pues en la jornada anterior se cayó y tiene varios golpes.

La lucha. En la etapa reina del Tour de l’Ain, tanto Amador como Froome fueron gregarios y los dos cumplieron con la función encomendada.

“Andrey Amador tomó el ritmo en la última subida (Grand Colombier), antes de que Chris Froome y Jonathan Castroviejo compartieran la carga de trabajo. A pesar de tener que enfrentarse finalmente a cuatro ciclistas de Jumbo-Visma, Bernal se las arregló bien y consiguió otro podio en la clasificación general que se suma a su reciente victoria en La Route de Occitania”, describió Ineos en su página electrónica.

“Por dicha venimos con una buena preparación y día a día vamos mejor; así que tranquilos y con paciencia”, Andrey Amador.

Lo que sucede es que Bernal hizo un ataque tardío en el último kilómetro de esa extensa subida de categoría especial para cruzar la línea de meta, pero no pudo contener a un Primoz Roglic que ya demostró que si el año pasado se convirtió en el campeón de la Vuelta a España, esta vez aspira al podio en París.

“A pesar de retroceder brevemente, Bernal se mantuvo bien en un grupo de élite de escaladores en un terreno que se volverá a visitar en la etapa 15 del próximo Tour de Francia”, reseñó el equipo y agregó que “Ineos había aplicado la presión al principio de la etapa, dividiendo la carrera en el Col de la Biche. Bernal contó con cuatro corredores de apoyo en el descenso”.

Los números. Andrey Amador cerró el Tour de l’Ain como el tercer mejor hombre del Ineos y ante estas circunstancias, este dato reviste de importancia.

Tomando en cuenta a los hombres del equipo británico, Bernal fue subcampeón de la prueba de tres etapas, con 18 segundos de desventaja con respecto a Primoz Roglic.

Jonathan Castroviejo acabó en la posición 13, a 7:39 y Amador cerró en la casilla 22 de la general, a 16:38.

El puesto 34 fue para Geraint Thomas, a 21:09 y Chris Froome quedó en el peldaño 41, a 26:45.

Los registros del Ineos en la etapa reina del Tour de l’Ain también son importantes de repasar. Egan Bernal fue segundo en la cúspide del Grand Colombier, a 4 segundos de Roglic.

Castroviejo terminó el día en la posición 12, a 2:24 y Amador llegó a la meta en el puesto 21, a 8:27.

Froome lo hizo de 30, a 12:16 y Thomas de 47, a 15:52.

La situación es curiosa, porque por una parte pareciera extraño que Froome no vaya al Tour, una carrera a la que le tiene la medida puesta. Sin embargo, hay dos factores que pesan para la duda.

Una es que está haciendo sus primeras carreras después de las múltiples fracturas que sufrió el año pasado y que aunque para él es un privilegio estar de nuevo en el pelotón después de un accidente tan grave, pasó de capo a gregario. Además, está en la cuenta regresiva para marcharse del Ineos, porque a partir del 1°. de enero de 2021 tendrá un nuevo equipo.

Amador va en progresión y si en la Ruta de Occitania se vio bien, en el Tour de l’Ain lo hizo aún mejor. En el caso de que el tico no acuda al Tour, iría al Giro que empezará el 3 de octubre, si el coronavirus lo permite.

El tico siempre ha dicho que la ronda italiana le gusta más, pero esta vez, por la pandemia, será una Corsa Rosa completamente diferente, sin frío, ni nieve, por ejemplo. Y solo eso, ya lo cambia todo.