Otros deportes

De los Juegos Centroamericanos a Harvard: Nadadora Helena Moreno es sinónimo de disciplina

La ondina costarricense asumirá un nuevo reto en agosto, cuando empiece la universidad en Estados Unidos

Barranquilla, Colombia. Cuando la nadadora Helena Moreno culmine los Juegos Centroamericanos y del Caribe tendrá un nuevo reto que la exigirá en otro campo: el académico.

Esta joven de 17 años entrará a la prestigiosa Universidad de Harvard, dejando en evidencia que la disciplina es su mejor carta de presentación.

Romper récords nacionales, ganar una medalla de bronce y ser en este momento la mejor ondina del país no es casualidad.

A su corta edad demuestra que le gusta retarse y que su talento es dentro y fuera de la piscina.

Entre timidez y sonrisas, la liberiana contó que fue admitida en una de las universidades más prestigiosas del mundo, ubicada en Cambridge, Massachusetts.

Aunque no está completamente decidida, por ahora cree que estudiará Economía, siempre combinando con la natación, pues durante el periodo académico estará con el equipo de Harvard.

La admisión a esa casa de enseñanza fue casi como el bronce conseguido el viernes, porque Moreno no se lo esperaba. Y la razón es la misma: no quería ilusionarse demasiado.

"Estaba apuntando a varias (universidades), que fueran buenas académicamente y mandé mi solicitud a Harvard como para quitármelo de la cabeza. Pero le digo a mi mamá que parece que eso fue ordenado desde arriba de verdad", contó.

Su rosto la delata. Es inevitable obviar la felicidad que le embarga cuando habla de esta oportunidad que requiere un proceso largo de selección.

"Primero debí aplicar al equipo de natación, cuando me dijeron que estaban interesados tuve que aplicar a la universidad, porque en Harvard no se pasa solo por el deporte, hay que pasar la aplicación académica que pasan todos los estudiantes", explicó.

El resultado final le satisface, aunque sabe que dejará atrás la comodidad de su casa y la cercanía con sus papás. Ahora vivirá en un dormitorio de la universidad, durante un año, y posteriormente en casas.

Pero Moreno resume esos sacrificios en una frase muy simple: “Es parte de ...”, parte del sacrificio por alcanzar otro sueño en el que se ve reflejado su determinación.

Su disciplina alcanza tal punto que a su edad no es una adolecente sumergida en el celular, como pasa normalmente en estos tiempos.

Incluso, durante Barranquilla 2018 es muy raro verla con el teléfono buscando señal de Internet. Las felicitaciones llegan por todo lado, pero a Moreno prefiere concentrarse.

Su mamá, Mercedes Hernández, está en la ciudad colombiana y hasta con ella el contacto ha sido casi nulo.

"Mucha gente me manda felicitaciones y contesto como una semana después, por naturaleza me cuesta contestar mensajes, pero sobre todo en torneo es muy difícil pero aún así me encanta leerlos y en algún momento contesto. Es como una desintoxicación porque al fin y al cabo las felicitaciones lo ponen a uno a pensar mucho en la prueba entonces es tratar de desconectarse y estar en lo mío".

En la piscina sigue creciendo, bajando tiempos y dando indicios del talento que desde hace aproximadamente 4 años la tienen sonando como figura en la natación costarricense.

Tampoco le gustan demasiado los halagos, asegura que le hace falta mucho para llegar hasta donde quiere.

“Me siento muy bien, tengo 17 años entonces todavía me queda mucho tiempo, ha sido una evolución bonita, no ha sido lineal, ha habido momentos buenos y malos, pero vamos bien”, concluyó.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.