Fanny Tayver Marín. Hace 6 días
Chris Froome se puso al frente del pelotón, dando relevos en Ineos. Fotografía: Ruta de Occitania
Chris Froome se puso al frente del pelotón, dando relevos en Ineos. Fotografía: Ruta de Occitania

Al ser las 3:50 a. m. (hora de Costa Rica), Andrey Amador tomó la partida en la primera etapa de la Ruta de Occitania, en Francia, una jornada que acabó con un cierre accidentado, pero en el que no se vio inmiscuido el ciclista nacional.

“Todo salió bien, estoy muy contento, fue una etapa demasiado caliente, pero todo bien. Al final hubo una caída, cuando faltaban unos 500 metros y yo no me vi involucrado. Entonces todos los del equipo entramos al mismo tiempo y lo importante aquí es apoyar a los que están para la general”, expresó Andrey Amador a La Nación, minutos después de cruzó la meta.

Verse de nuevo en la línea de salida, dentro del pelotón, escuchar la cuenta regresiva para la partida y comenzar a pedalear en carrera son situaciones muy propias del día a día en el ciclismo; pero debido al nuevo coronavirus, el tico no las experimentaba desde hacía cinco meses.

Por eso, Amador disfrutó al máximo cada instante, desde que se despertó, desayunó, ponerse el uniforme de competencia del Ineos, colocarle el dorsal con el número tres a su maillot, ajustarse las zapatillas, amarrarse el casco y decirse a sí mismo: ‘¡Ahora sí, vamos!’.

“Estoy muy contento de poder volver a la competición y de poco a poco irnos adaptando”, manifestó Amador, al acabar la fracción en el puesto 77, con el mismo tiempo del ganador del día, Bryan Coquard (B&B Hotels Vital Concept).

La jornada comprendía 187 kilómetros entre las localidades de Saint-Affrique y Cazouls-lès-Béziers, en un terreno ondulado, pero con un cierre apto para una llegada masiva.

Ineos siempre tuvo juntos a todos sus hombres: Egan Bernal, Christopher Froome, Andrey Amador, Jonathan Castroviejo, Tao Geoghegan, Pavel Sivakov y Dylan van Baarle.

La estrategia era hacer un buen trabajo, medir sensaciones, evitar percances y comenzar con la suma kilómetros en carrera, de cara al Tour de Francia que por la covid-19 se disputará del 29 de agosto al 20 de setiembre.

Theo Delacroix (Circo Wanty Gobert), Andreas Lorentz (Riwal Readynez), Marti Márquez (Kern Pharma) y Lilian Calmenaje (Energía Total Directa) emprendieron la fuga del día; mientras que el equipo del ciclista costarricense controlaba el pelotón.

Las cosas transcurrían con normalidad y la hidratación era clave, en un día de mucho calor, porque el termómetro dictaba una temperatura de 39 grados.

El caluroso día fue un mano a mano para los especialistas en velocidad y la victoria se la dejó Bryan Coquard, con un tiempo de 4:35:00; ganándole el pulso a Elia Viviani (Cofidis) y a Sonny Colbrelli (Bahrain McLaren).

Ineos sonríe al ver al colombiano Egan Bernal en el sexto puesto del día, metiéndose en terreno de los embaladores es un aliciente, porque deja entrever que va bien entonado.

“Muy bien, un poco cansado la verdad, la carrera fue muy dura, se fue bastante rápido y yo creo que hacía bastante calor y eso la verdad que generaba fatiga y yo sentí que fue una carrera dura, la verdad. Va a quedar en las piernas, yo creo que fue un buen entrenamiento y finalmente contento con las sensaciones, tenemos que hacer bastantes carreras para sentirnos bien, con un buen feeling de las competencias”, citó Bernal en la zona mixta.

Para el compañero de Amador, las jornadas de este sábado y de este domingo se convierten en una especie de calentamiento para explorar sensaciones el lunes, en la montaña, cuando afronte dos subidas que se topará en el Tour de Francia.

“Quiero hacerlo bien, yo creo que tenemos un muy buen equipo. Pavel está andando también muy fuerte y vamos a hacer lo mejor posible. Ganar, no se sabe, hay corredores muy fuertes como Thibaut Pinot, Romain Bardet y Miguel Ángel López. Hay bastantes corredores y un buen nivel, así que no se puede decir que voy a ir a ganar, pero vamos a hacer lo que esté en nuestras manos para hacer lo mejor para el Team Ineos”, relató el cafetero.

Bernal también consideró que estar en la Ruta de Occitania corriendo contra esos tres escaladores que también se topará en el Tour de Francia “hace un poco más interesante la carrera el tener equipos fuertes”.

“Yo creo que hace que la carrera vaya más rápida y que finalmente nos tengamos que esforzar más, a ver si hay un poquito más de tensión, así que ese tipo de cosas son buenas para nosotros y para el público en general. Obviamente, si no estuvieran ellos, sería un poco más fácil”, acotó el hombre que el año pasado se convirtió en el primer colombiano en proclamarse campeón del Tour de Francia.

Este domingo se correrá la segunda etapa de una Ruta de Occitania que se acabará el martes.

La próxima jornada contempla 174,5 kilómetros entre Carcassonne y Cap Découverte, en terreno ondulado.