25 diciembre, 2014
El momento más emotivo de la Vuelta fue cuando Leandro Chaves corrió junto a sus ídolos.
El momento más emotivo de la Vuelta fue cuando Leandro Chaves corrió junto a sus ídolos.

La Aurora, Heredia

Terminó la edición 50 de la Vuelta a Costa Rica y la fiesta va para largo en Zarcero con Juan Carlos Rojas, quien es el hombre que contabiliza más coronas en el giro a la tica y que como reveló La Nación en esta Navidad, también se convierte en el campeón del ranquin América Tour de la Unión Ciclista Internacional (UCI).

"Si le soy sincero, la verdad que me sabe más ser campeón de América que haber ganado la misma Vuelta. Antes ya había sido líder de ese ranquin, pero es hasta ahora que lo gano y eso me tiene muy contento, porque soy el primer ciclista de Costa Rica que lo logra y eso significa mucho para el país", manifestó Juan Carlos Rojas, quien confesó que cambió el fútbol por el ciclismo.

Mientras que su hermano, César, también hizo historia, porque conquistó una jornada, se coronó campeón de la montaña y en todo momento siempre estuvo al lado de Juan Carlos. De hecho, en las jornadas de Guápiles a Paraíso, de Puntarenas a Santa Ana y en los ascensos al Cerro de la Muerte, los Rojas siempre estuvieron juntos.

"Nos preparamos para esto y contamos con el apoyo del equipo completo. Esto es fruto del trabajo", expresó César.

En esta edición 50, Juan Carlos Rojas firmó dos largadas, por lo que comparte con Federico Ramírez el honor de ser los máximos ganadores de etapas en la historia de la Vuelta. Cada uno tiene 17 victorias.

Juan Carlos también se apoderó de un Prólogo, que no es etapa.

"Eso es importante. La Unión Ciclista Internacional (UCI) estipula que los Prólogos no son etapas, no cuentan ni en tiempo ni en kilometraje. Se consideran como día de carrera, pero no como etapa y esa es una lucha con varias personas que insisten en que los Prólogos son etapas, pero el reglamento es claro", destacó el director de la Vuelta a Costa Rica, Marco Echeverría.

Y por lo tanto, en la historia de la Vuelta a Costa Rica se han disputado 16 Prólogos y 552 etapas.

Más ganadores. Así a como celebran todos los integrantes del equipo Frijoles Los Tierniticos Arroz Halcón por la hazaña de un hombre que cambió el fútbol por el ciclismo, también festejan en otros bandos, y con justa razón.

La algarabía está latente en el equipo Star Cars Scotibank Dos Pinos porque así a como ganaron la primera etapa de esta ronda con un Rónald Araya que fue líder general durante dos días, este hombre que nació en Grecia mostró su fina punta de velocidad y también firmó la última etapa. Conquistó el Circuito Presidente y logró que el corazón de los hermanos Roy y Emilio Valverde palpitara con más intensidad que cuando manejan un carro a máxima velocidad.

Aquel 14 de diciembre en Limón, el hombre que ganó la jornada inaugural dijo: "Rónald Araya no es nadie en el ciclismo" y el mismo deporte se encargó de que todos supieran que es un pedalista que obtuvo lo que nunca apareció ni en sus mejores sueños, premiando el esfuerzo de un hombre que desde hace varios meses no recibe sueldo, porque para preparar la Vuelta, sacó un permiso sin goce de salario.

"La verdad que estoy más contento que nunca. Estoy seguro de que mi equipo, Star Cars Scotiabank Dos Pinos es el gran ganador de esta Vuelta, porque nos adueñamos de las etapas que generaban más expectativas, como lo son la primera y la última. Siempre estaré agradecido con Dios por haberme dado esta oportunidad y demostramos que vale la pena invertir en el ciclismo", aseguró Rónald Araya.

Los muchachos de Cartago, con su juventud, también tuvieron la valentía de animarse a correr en la edición 50 de la Vuelta a Costa Rica y para todos ellos será una de las mejores experiencias que han tenido, al igual que ocurre con los corredores del equipo Taller RJ Ciclo Corea.

Dax Jaikel logró lo que soñó, convirtiéndose en un ejemplo para todos.
Dax Jaikel logró lo que soñó, convirtiéndose en un ejemplo para todos.

El súper Dax. Con su elegante uniforme negro, los integrantes de Sevencard.com se lucieron, con un Pablo Araya que completó un giro más y un Dax Jaikel que logró una meta que se había propuesto desde hace mucho tiempo y para la que se preparó con alma, vida y corazón.

Dax Jaikel hizo historia y ratificó que es todo un campeón, al completar el recorrido de las Bodas de Oro de la Vuelta a Costa Rica con una prótesis en su pierna derecha, finalizando en el puesto 50, con un registro de 37:35:11. De todo el pelotón, es el único ciclista que no necesitó de dos piernas para volar rueda y pedal durante 1.413,02 kilómetros. Y eso dice más que mil palabras y se resume en que es un héroe que hizo una verdadera hombrada en este giro.

"Lico", una leyenda. En el bando del BCR Pizza Hut Grupo Orosi, todos los muchachos crecieron al lado del ídolo de siempre, Federico 'Lico' Ramírez, quien estuvo de en la Vuelta para ponerle punto final a sus participaciones en el giro a la tica.

Durante varias etapas, el hombre más carismático del pelotón estuvo en fuga y en un par de ocasiones buscó el triunfo. Al terminar el Circuito Presidente, una cantidad innumerable de aficionados lo esperaban para pedirle un autógrafo o una foto.

Esa escena se repitió una y otra vez durante las once etapas. Ramírez se cambiaba las zapatillas de correr por las tenis, se refrescaba y volvía a ver a todos sus fans.

"Estoy contento. Me fue mejor de lo que creía porque en la Vuelta a Chiriquí no anduve bien y tuve problemas de salud. Se acabó, es mi última Vuelta, pero no tengo nostalgia no me voy del ciclismo, me retiro de la Vuelta, pero sigo en MTB", aseguró "Lico", quien siempre ha sido el alma del equipo pizzero.

A un lado se encontraba Jessy, la esposa del campeón del giro a la tica del año 2000 y aunque él se veía sereno, ella si tenía un nudo en la garganta, al recordar todo lo que ha vivido al lado del papá de sus hijos en las 17 Vueltas a Costa Rica que él corrió.

Se lucieron. En JPS Giant también había caras de satisfacción. Los pupilos de Yurandir Leandro se coronaron campeones por equipos de la Vuelta a Costa Rica y eso es garantía de que en la escuadra de la familia Herrero hay muchísimo talento.

Todos los integrantes de este equipo dieron de qué hablar. Kevin Murillo se comportó a la altura, Daniel Bonilla fue una de las grandes revelaciones de la carrera, Elías Vega dijo presente en la alta montaña y tuvo protagonismo en el Cerro de la Muerte, Joseph Chavarría se convirtió en el campeón Sub 23, mientras que José Vega se impuso en Liberia, el incansable Rodolfo Villalobos trabajó de principio a fin en la carrera y se quedó con la victoria en la cronoescalada con remate en Carrizal.

Y a Román Villalobos, el ciclismo le dio una grata bienvenida porque aunque llegó sin ritmo de competencia, tras prácticamente dos años sin correr, triunfó en Ciudad Quesada y terminó en un honorable cuarto lugar de la clasificación general final.

Todo eso se tradujo en una labor impecable de JPS Giant en la Vuelta a Costa Rica y uno de sus premios fue ganarse la invitación para iniciar el año 2015 corriendo la Vuelta al Táchira, en Venezuela, una experiencia que los hará crecer más.

Misión cumplida. En Coopenae Movistar Economy todos los ciclistas tienen la frente en alto. Su carrera fue buena y tuvieron recompensas de valor incalculable, como los tres días que Josué González tomó la partida vestido con ese maillot amarillo de líder general o el triunfo de Henry Raabe en Pérez Zeledón, que tuvo mil significados.

Y eso no es todo, Josué González quedó dentro del podio de la clasificación general final.

"Dimos todo lo que pudimos, queríamos el primer lugar y vamos a seguir trabajando. Es un tercer lugar que no es fácil, porque ahí nada es fácil y a uno no le regalan nada, pero ahora con muchas más ganas seguiremos tratando de crecer y ahora el objetivo será pelear el título de la Vuelta a Costa Rica del 2015", aseguró Josué González.

Lo mejor de la Vuelta. Más allá de eso, de este equipo en unión con Sevencard.com salió un movimiento para lograr lo mejor de esta Vuelta a Costa Rica, que fue cumplir el sueño de Leandro Chaves, ese niño de 13 años que tiene una enfermedad terminal y que siempre quiso ser ciclista.

Gracias a Daniel Muñiz, Rafael Castro, Adriana Quesada y otros integrantes de estas escuadras, se logró que este vecino de Golfito, al que todos llaman "Liandro", llorara de emoción al ver como le regalaron una bicicleta, le pusieron el casco, lo vistieron con la camisa de los premios de montaña, tuvo la oportunidad de pedalear junto a Juan Carlos Rojas, César Rojas, Román Villalobos, Arnold Alcolea y Henry Raabe en Pérez Zeledón.

Al completar la travesía junto a los líderes de la Vuelta, los demás integrantes del pelotón se ordenaron en dos filas para hacerle el pasillo y aplaudir a "Liandro", quien en este momento lucha por su vida.

Los foráneos. En cuanto a los extranjeros, Cuba no falló y Arnold Alcolea se dejó el título de las metas volantes, mientras que Chile también aportó velocidad, un apartado en el que Rusia no fue ni la sombra del año anterior, pero los europeos se llevaron un triunfo de etapa con el trotamundos Timofey Kristskiy.

La participación del equipo cafetero 4-72 en la Vuelta a Costa Rica le dio prestigio a la edición cincuentenaria por varias razones. Una de ellas es que se trata del único escuadrón de Colombia con licencia continental durante esta temporada y el otro motivo es que ellos pregonan una política de cero tolerancia con respecto al dopaje, tienen pasaporte biológico y se rigen con un código que se llama: "Por Un Ciclismo Ético".

Y eso es importante. Durante la carrera, los dirigidos por Luis Fernando Saldarriaga estuvieron peleando etapas y Fernando Orjuela terminó sexto en la general.

Los hombres de Buenos Aires Provincia dieron de qué hablar. Sebastián Tolosa firmó una fracción y estuvieron en la pelea de las metas volantes. Sin embargo, la montaña los castigó fuertemente de los "Cascos Naranjas", solo Ariel Sivori llegó hasta la última etapa.

Mientras que Panamá dio grandes muestras de progreso en su ciclismo, al punto de que Yelko Gómez cerró en el séptimo peldaño de la general y Mojamed Méndez también hizo una buena carrera.

Conclusiones. En total, fueron 96 hombres los que tomaron la partida el pasado 14 de diciembre y 66 finalizaron una Vuelta a Costa Rica que difícilmente se olvidará porque hubo un momento en el que tres ciclistas separados por pocos segundos en la lucha por el primer lugar.

La carrera llegó de nuevo al pueblo, se volvió al doble ascenso al Cerro de la Muerte que es lo que la afición disfruta más y aunque a este mítico paso se le tiene mucho respeto, desde hace varios años las subidas al Alto del Guayacán y el Alto de La Victoria le están ganando el título de etapa reina.

Se avanzó en cuanto a logística con la adquisición del segundo podio para tener uno en la salida y otro en la meta, así como más motos de seguridad y un bus único en Latinoamérica para los controles antidopaje, aparte de que la aplicación de la "Operación Vampiro" con los controles de sangre que se están analizando en un laboratorio en México certificado por la Agencia Mundial Antidopaje le da más realce a la carrera y un prestigio internacional prácticamente único para nuestra zona.

Y lo principal, se ve que poco a poco, el ciclismo nacional se renueva, con talento y calidad de sobra.

Acabó la "Cincuentona" y la Federación Costarricense de Ciclismo (Fecoci) ya empieza a trabajar lo que será dentro de un año la edición 51 de la Vuelta a Costa Rica.

Vuelta a Costa Rica corona por cuarta vez a Juan Carlos Rojas