1 agosto, 2002

Sao Paulo (Brasil). Olimpia del Paraguay, en medio de una crisis y en el año de su centenario, se consagró campeón de la Copa Libertadores al vencer anoche 4-2 en los penales a Sao Caetano de Brasil.

La final se definió así ya que Olimpia venció 2-1 en los 90 minutos a Sao Caetano, pero no le alcanzó porque en el choque de ida perdió 1-0 en Asunción, y la serie quedó entonces 2-2.

Julio César Enciso, Sergio Ortemán, Hernán López y Mauro Caballero metieron los goles en los penales por Olimpia.

Los de Sao Cetano los hicieron Adoazinho y Marcos Senna, mientras que Marlon y Serginho tiraron los suyos por arriba.

Durante el partido, Ailton abrió el marcador para Sao Caetano a los 31 minutos; el argentino Gastón Córdoba igualó a los 49 y Richart Báez le dio el triunfo a Olimpia a los 57.

Olimpia llegó envuelto en una crisis derivada de la renuncia de su presidente Osvaldo Domínguez, enojado por una escapada nocturna de varios jugadores de Olimpia antes del viaje a Sao Paulo.

Olimpia, que acaba de festejar su centenario, jugó seis finales y fue dos veces campeón, además de ganar una Copa Intercontinental.

Al Sao Caetano, con apenas 12 años de vida, le bastaba un empate para celebrar, aunque llegó lejos.

Olimpia jugará por la Copa Intercontinental ante el Real Madrid de España, el 3 de diciembre.