Manuel Baltodano. 13 julio

Alfredo Sánchez es catalogado como uno de los jugadores de tenis de mesa con mayor proyección internacional en Costa Rica. Tiene 16 años de edad y la mitad de ellos los ha dedicado a la práctica del tenis de mesa.

Sus 22 medallas en cinco Juegos Nacionales, sumado a su trayectoria internacional que contempla competencias en Europa, Asia, África y América lo convierten en una de las grandes promesas del país en esta disciplina. Este año, sumó tres preseas de oro —en individual, en dobles masculino y en equipos—, y una plata —en dobles mixtos—.

Alfredo Sánchez, uno de los jugadores de tenis de mesa de mayor proyección. Fotos: Manuel Baltodano
Alfredo Sánchez, uno de los jugadores de tenis de mesa de mayor proyección. Fotos: Manuel Baltodano

Por su talento y logros, el entrenador de Escazú, Arturo Silesky, considera que Sánchez podría seguir el camino de figuras como el porteño Adolfo Chin, quien ganó 20 campeonatos nacionales hasta su retiro en 1976; Jorge Reyes, quien fue cinco veces campeón centroamericano y el tenismesista con más títulos a nivel internacional; o Alexánder Zamora, actual presidente de la Fecoteme, quien estuvo muy cerca de clasificar a los Juegos Olímpicos.

Este escazuceño inició en la práctica del tenis de mesa a los ocho años, aunque él mismo afirma que sucedió por accidente, pues fue diagnosticado con una enfermedad que afecta su cadera, específicamente la cabeza de su fémur, lo que le ocasionaba dolor y lo obligó a alejarse de las canchas de fútbol.

“Tuve una enfermedad en la cadera llamada Legg-Perteks, la cual debilita mucho el hueso. Antes yo jugaba fútbol y me gustaba mucho, pero no puedo hacer deportes que impliquen correr. Entonces el doctor me recomendó deportes como el tenis de mesa y la natación. Probé con ambos y el tenis de mesa me empezó a gustar mucho”, relató.

No se sabe cuál es la causa de esta enfermedad y tampoco hay una cura definitiva, pero genera que le deje de llegar circulación a la cabeza del fémur, por lo que al hacer una radiografía se observa como una esponja con muchos huecos. Correr le provoca mucho dolor, al punto de generar dificultades para caminar y la pérdida de flexibilidad, según relata el escazuceño.

En el tenis de mesa no corre, vuela. Obtuvo una beca parcial para estudiar un semestre en Inglaterra, en el Ackworth School, que posee un equipo de alto rendimiento, por lo que pudo practicar a alto nivel desde enero hasta junio del presente año.

Esto se dio gracias a su participación en el U.S. Open en Estados Unidos, donde la entrenadora del equipo de este colegio lo observó y le ofreció la oportunidad de realizar esa pasantía en el Reino Unido.

Volvió al país hace cuatro semanas, estuvo por una semana y se volvió a subir en el avión para competir en un torneo panamericano por una semana. Esta semana representó a Escazú en los Juegos Nacionales, justas en las que ya acumula 22 medallas desde su primera participación en 2014.

Experiencia

Países visitados en competencias internacionales Torneos disputados
Estados Unidos U.S. Open
Japón Campeonato Mundial Cadete categoría sub-15
Ghana Circuito tenis de mesa
Canadá Abierto tenis de mesa
Paraguay Abierto de tenis de mesa y campeonato latinoamericano
Suecia Circuito tenis de mesa
Costa Rica Campeonato centroamericano

Logros y aspiraciones

Sus excelentes resultados en Juegos Nacionales lo han llevaron a ser nombrado el jugador destacado de los Juegos en tres años consecutivos, desde el 2016 al 2018. Este año no recibió el galardón, pero sus cuatro medallas hablan de su buen rendimiento.

A nivel internacional, compite desde el 2014 y también suma un destacado palmarés con la selección.

“He ganado medalla de plata en el torneo centroamericano sub-15 en individual, medalla de bronce en el certamen latinoamericano también individual. El año pasado Costa Rica gané oro en el evento por equipos centroamericano y en el U.S Open gané medalla de plata en dobles, y en Ghana obtuve medalla de bronce en el evento por equipos”, expresó.

Aunque aspira a dedicarse profesionalmente a este deporte, Alfredo sabe de la importancia del estudio, más cuando podría sufrir una lesión o problema de salud, por lo que quiere optar por una beca deportiva que le permita prepararse académicamente en el exterior.

“Hay buenas ligas universitarias de tenis de mesa en Estados Unidos y puedo buscar un cupo en las mejores ligas, como la de Alemania o España”, reveló.

Claves del éxito

Para Sánchez la clave de su éxito radica en la paciencia que ha tenido y en saber levantarse de las derrotas.

“He tenido paciencia porque uno no puede de un día para otro ser bueno y saber como darle una derecha, o saber cómo servir. Uno necesita año tras año y día tras día seguir esforzándose, cada punto y cada bola dar lo mejor de uno. También aprender de las derrotas, pues he perdido muchos partidos en mi carrera y para mí lo importante es aprender de todas”.

Además de su entrenamiento con Escazú, practica con su entrenador personal Alejandro Moya, y va al gimnasio a realizar acondicionamiento físico. En total acumula cuatro horas diarias de entrenamiento, por lo que debe estudiar en Laurel Springs, un colegio con clases virtuales.

Alfredo Sánchez (izquierda) junto a su entrenador Arturo Silesky (derecha), luego de ganar el partido de dobles mixto ante San José en tenis de mesa. Fotos: Manuel Baltodano
Alfredo Sánchez (izquierda) junto a su entrenador Arturo Silesky (derecha), luego de ganar el partido de dobles mixto ante San José en tenis de mesa. Fotos: Manuel Baltodano

El entrenador de Escazú, Arturo Silesky, cataloga a Alfredo como el mejor jugador de tenis de mesa del país y uno de los más valiosos que ha conocido.

“Alfredo es una persona, además de talentosa, humilde. Es un gran chico. Está muy enfocado en su carrera. Es increíble ver cómo se enfoca en un entrenamiento: he tenido la oportunidad de entrenar con él y sé que lucha por cada bola hasta el final en los entrenamientos; ahora imagínate en los partidos. Para mí es el mejor jugador de Costa Rica”, enfatizó.

Silesky señala que el equipo de Escazú de tenis de mesa es muy fuerte y hay otros muchachos que destacan, entre los que se encuentran John López y Ricardo Azofeifa, compañero de Alfredo en la categoría de dobles masculino.