20 junio, 2005
 Inolvidable. Róger Flores celebra su gol a Suecia, en Italia 1990. Milutinovic y Cayasso también lo festejan. | ARCHIVO
Inolvidable. Róger Flores celebra su gol a Suecia, en Italia 1990. Milutinovic y Cayasso también lo festejan. | ARCHIVO

Hace 15 años, un 20 de junio de 1990, el futbol de Costa Rica vibró con el momento más memorable: la victoria ante Suecia que catapultó a la Tricolor a la segunda fase de su primera Copa Mundial.

La inolvidable victoria por 2-1 hizo que ganara un sitio en el eterno expediente de los Mundiales.

"Los técnicos que nos espiaron decían que éramos un equipo muy fácil al que iban a ganar por goleada. Eso nos inyectó a todos de coraje", revivió Róger Flores, el capitano en Italia 90 y autor del primer gol a los escandinavos.

Pero igual, hace 15 años, nadie creía en la Sele . En las tertulias, la aficionados hicieron números y chistes acerca de las palizas que recibiría, incluso se apostó a que no cobraría ni un tiro de esquina.

"Cuando salíamos del aeropuerto, la gente nos decía: 'llevan un saco u otro avión para traerse todos los goles que les van a meter'. Eran manifestaciones que nos dolían, pero nos ayudó a sobreponernos", recordó Luis Gabelo Conejo, uno de los mejores guardametas de aquel Mundial.

El milagro tico fue ante los vikingos que ganaron su grupo eliminatorio en forma invicta sobre Inglaterra, Polonia y Albania.

"Suecia era una de las potencias de Europa", apuntó Hernán Medford, quien se consagró aquella vez con el segundo gol, que reafirmó el pase a la segunda ronda.

Por esto, el Gobierno decretó en 1991 declarar el 20 de junio de cada año el Día Nacional del Futbol, pero no se volvió a rememorar.

Costa Rica había dado la sorpresa 1-0 a Escocia, pero cayó 0-1 con Brasil. En octavos de final, fue eliminada 1-4 por Checoslovaquia y ocupó el lugar 13 entre 24 países.

Gran recuerdo. "Me sigue dando un gran sentimiento cuando veo la repetición de mi gol", dijo Medford. La nostalgia también invade a Flores cuando revive su frentazo que venció al portero Thomas Ravelli.

"Cuando veo mi gol en restaurantes o en escuelas y colegios donde voy a dar charlas, ya sea narrado por Mario MacGregor o Pilo Obando, me da un sentimiento extraño e indescriptible", señaló Róger.

Flores añadió que el gran legado del equipo de Italia 90 fue que reabrió las puertas para el trasiego de jugadores hacia el extranjero.

Conejo dijo que a Costa Rica se le ve ahora con otros ojos. "En el Mundial 2002 ya no éramos la Cenicienta como en el 90. Hace 15 años fuimos a disfrutar del Mundial y a competir, como nos dijo Bora Milutinovic".

Para Medford, la Selección sobresalió en Italia 90 por la unión del grupo y porque la manejó "un gran técnico" como Bora . "Era un buen equipo que alcanzó el momento más grande en la historia futbolística de Costa Rica", concluyó.