Eliseo Quesada C.. 1 febrero, 1996

El guardameta del Deportivo Saprissa, Erick Lonnis, apuró su regreso de Corea del Sur para poder participar en el clásico de este sábado.

Lonnis, quien estaba integrado a la pretemporada del equipo Lucky Goldstar Cheetahs, solicitó permiso al entrenador surcoreano para viajar antes de lo previsto.

Luis Gerardo Campos, cónsul de Costa Rica en Corea del Sur y padre del futbolista Jeaustin Campos --enrolado en el Cheetahs-- comentó que Lonnis lo llamó ayer del aeropuerto de Pusan para comunicarle su regreso a Costa Rica.

Pusan es una ciudad costera en la que estaba concentrado el Cheetahs. Lonnis tomaría anoche mismo un vuelo de Pusan a Seúl --capital surcoreana-- , de ahí a Estados Unidos y luego a San José, a donde llegará mañana.

Cuando viajó a Corea del Sur, el arquero se comprometió con la directiva y el cuerpo técnico del Saprissa a regresar a tiempo para enfrentarse a la Liga.

Campos dijo que incluso Lonnis renunció a participar en tres partidos de preparación que iba a realizar el Cheetahs y en los cuales se le iba a observar.

"El pudo entrenar con el equipo y conversar con el entrenador, quien le dio permiso de viajar siempre y cuando regrese a Corea después del partido del sábado", aseguró Campos.

Ahora Luis García, entrenador morado, tendrá que decidir si recurre a Lonnis o no, ya que el guardameta debe reponerse del largo viaje y la diferencia de horas.