Fanny Tayver Marín. 27 noviembre, 2020
El funeral de Diego Maradona desató todo un caos en Argentina, en medio del dolor y la frustración por su partida. Fotografía: AFP / Telam Leandro Blanco
El funeral de Diego Maradona desató todo un caos en Argentina, en medio del dolor y la frustración por su partida. Fotografía: AFP / Telam Leandro Blanco

Entre esa multitud que quería darle el último adiós a Diego Armando Maradona había costarricenses, quienes fueron testigos en primera línea de los cánticos, los disturbios, la tristeza de una nación al perder a su ídolo y la devoción hacia quien muchos catalogan como el mejor futbolista de todos los tiempos.

Luis Valerio Méndez llegó a Argentina en agosto de 2016 para estudiar cine y este jueves decidió ir a la Casa Rosada. Vive en Ramos Mejía, en Gran Buenos Aires, y para llegar a Capital Federal debía hacer un recorrido de casi tres horas.

A eso de las 11:30 a. m. llegó, en compañía de su amigo Jorge, un argentino de unos 60 años. Como llevaba un mapa, contó la distancia y se percató de que debían hacer una fila de diez cuadras para llegar hasta el ataúd de Maradona.

“El camino fue hermoso, todo el mundo cantando, apoyando, yo estaba ahí con la banderita de Costa Rica y saltaba y bailaba con ellos. Como a cinco cuadras para yo llegar, ya habían pasado unas tres horas desde que empecé la fila”, relató.

(Audio) Tico Luis Valerio fue a darle el último adiós a Maradona

Sabía que tenía que ser paciente, pero su primer susto fue cuando escuchó unos gritos de desesperación. Las cuatro vías de la calle estaban colapsadas, repletas de gente corriendo hacia la Plaza de Mayo, porque dijeron que el cuerpo se lo llevaban a las 4 p. m.

“Había unas barandas, había unos policías que salieron corriendo y yo dije: ‘Si ellos salen corriendo, por qué yo no’. Corrí hacia la Casa Rosada y dejé a mi amigo solo. Al llegar a la parte de la acera pensé en que lo dejé tirado. Cuando veo para atrás hay gente mojada, temblando, tirando piedras y yo me decía: “¡Qué diablos está pasando!”.

Luis Valerio Méndez estudia cine en Argentina. Fotografía: Cortesía
Luis Valerio Méndez estudia cine en Argentina. Fotografía: Cortesía

Los puestos de venta de comida quedaron destrozados, había señoras llorando porque les pasaron por encima y todo se había salido de control.

Optó por seguir hacia la Plaza de Mayo, al frente de la Casa Rosada, pero de nuevo se armó un tumulto. Llegaron las barras y la policía se enfrentó a los hinchas maradonianos.

“Veía militares, la gendarmería que es otra seguridad, la policía federal y no sabía si era peor la represión o la gente tirando piedras”, relató. Ahí sentía miedo, porque los ticos no estamos acostumbrados a las armas.

Después de la asoleada y al estar en medio del caos, optó por el ‘mejor aquí corrió que aquí murió'.

Guardó la bandera y la bufanda de Costa Rica. Eran las 4:30 p. m. y optó por hacerse a un lado en medio de los disturbios.

“Pasé todo el día y ni llegué a entrar. La gente ya estaba enojada, me fui me compré un choripán, me compré una cerveza y veía cómo más gente llegaba a la Plaza de Mayo. Con la pandemia los dos metros no se respetaron, la gente tiraba cosas a la Casa Rosada, que de verdad querían ver el ataúd de Diego, preferí dar un paso hacia atrás, no contar que lo viví pero contar que lo viví”.

Valerio Méndez no logró su objetivo de entrar, pero tampoco se arrepiente del intento.

“Fue genial porque lo viví y fue terrorífico por lo que viví. Había algo de qué huir y algo para qué llegar. Lastimosamente no pude llegar a ver el ataúd”, destacó.

La pasión en La Bombonera

Un día antes, cuando el corazón de Maradona dejó de latir, el costarricense Sebastián Amador aprovechó que vive cerca del barrio La Boca para ir a La Bombonera.

Desde hace siete años reside en Buenos Aires, porque su mamá se casó con un argentino y se mudaron allá.

“Si uno no vive acá, no puede llegar a entender de que el fútbol es mucho más que un partido. El fútbol es algo que va mezclado con el ADN de los argentinos y junto con ese ADN estaba el ídolo de todos que era Maradona, era muy loco ver imágenes de gente con todas las camisetas habidas y por haber de fútbol, unidos en Plaza de Mayo, en la Casa Rosada. Vi gente consolando a gente de otros equipos. Ahí no importa el club, la política, lo que fuera. Diego unía a todas las personas indiferentemente de lo que pensaran o del club que fueran”, comentó Amador.

Detalles así se ven en las calles de Buenos Aires. Fotografía: Sebastián Amador
Detalles así se ven en las calles de Buenos Aires. Fotografía: Sebastián Amador

Mientras caminaba hacia La Bombonera veía como la gente colgaba banderas de Boca que decían ‘D10s’ y ‘Gracias Diego’ en los letreros del tránsito.

(Audio) Sebastián Amador fue La Bombonera en tributo a Maradona

Ya en el estadio habían multitudes desgalilladas cantándole a Maradona.

“Sinceramente se me erizó la piel y me hizo lagrimear porque había gente desconsolada en la calle llorando, en el piso, había gente cantando, celebrando, gritando como si estuvieran viéndolo jugar. Había gente que le estaba haciendo un santuario, gente como yo que nada más pasábamos y veíamos”.

Hoy comprende realmente lo que el fútbol es para un argentino y lo que Diego significa en su país y otras latitudes.

“Por más controversial que haya sido Maradona, un abusador, un drogadicto o lo que fuera, yo creo que el amor es algo mucho más complicado y que va un poco más allá de eso, sin justificar lo que Diego haya hecho mal con su vida personal. Fue una persona que le dio mucha esperanza al sector más pobre de la población por su trasfondo. Diego era eso, era un futbolista, una persona que daba esperanza, era un rebelde, un revolucionario y para los argentinos era un orgullo, literalmente era el argentino más famoso del planeta. Uno podría ir a un mercado en Egipto, decir Maradona e iban a saber de quién se habla”.

La Bombonera se llenó de gente como homenaje a Maradona. Fotografía: Sebastián Amador
La Bombonera se llenó de gente como homenaje a Maradona. Fotografía: Sebastián Amador

Aunque no es futbolero, Amador afirma que muchos piensan que los argentinos son exagerados cuando le dicen ‘Dios’ a Maradona, pero eso tiene una explicación.

“Para muchos argentinos el fútbol es literalmente su religión. No van a misa, pero van a la cancha y miran a sus ídolos jugar. Es una experiencia difícil de verbalizar”.

Familia Ocamica González prefirió verlo por televisión

Diana González tiene cinco años en Argentina. Ella se encuentra en San Antonio de Padua, partido de Melo, en la provincia de Buenos Aires. Allá se fue con su esposo, Leonardo Ocamica, quien jugó en varios equipos costarricenses. Él lleva tatuado al ‘10′.

La tica cuenta que la muerte de Maradona ha sido algo impactante y que es algo que los ticos no podemos entender.

Diana González se fue a vivir con su familia a Argentina. Ella está casada con Leonardo Ocamica, quien tiene tatuado a Diego Armando Maradona. Fotografía: Cortesía Diana González
Diana González se fue a vivir con su familia a Argentina. Ella está casada con Leonardo Ocamica, quien tiene tatuado a Diego Armando Maradona. Fotografía: Cortesía Diana González

“Es más que un ídolo, es una especie de prócer argentino, es más que un héroe, un tipo de vengador. Argentina venía de una guerra con Inglaterra, donde murieron muchas personas, muchos desaparecieron y él dio una alegría, la más grande obtenida por un país muy futbolero, que era llegar a alcanzar la Copa Mundial, ganarle a Inglaterra y ser reconocido por el mundo entero”, relató González.

Detalla que en territorio nacional no se tienen esa especie de ídolos, mientras que allá es muy normal.

“Es un país muy idólatra, es más que un sentimiento. En vida le hacían homenajes en todas las canchas y hoy es un desconsuelo el haber perdido a un ídolo. Más allá de su vida privada, de lo que haya hecho. Acá la gente no lo juzga, ni lo ama por su vida privada, sino por lo que le dio a la gente y la felicidad que siguió dando no solo a los hinchas de Boca, sino a todos. Él unió a un país”, reseñó.

Considera que ella nunca más vivirá algo como lo ocurrido este jueves, en el funeral de Maradona.

“No fuimos a la despedida porque estamos en cuarentena y nos cuidamos. Si no hubiese sido por eso, por mi marido sí habríamos ido a despedirlo. Podemos ver el amor, la demostración del pueblo y del mundo entero, porque en Nápoles le hicieron un homenaje, en Brasil y hasta en Inglaterra. El mundo futbolístico le tiene amor a Maradona, es inexplicable. Argentina está conmovida y dolida, es algo que los ticos no podemos entender”, acotó.

La tristeza de Gabas

Desde su casa en Costa Rica, el argentino nacionalizado costarricense Pablo Antonio Gabas no le perdió la pista a la vela y el sepelio del ’10′.

“El funeral de Maradona obviamente que sobrepasó cualquier imaginación, de los argentinos y también a nivel mundial. Yo al principio sabía que esto se iba a descontrolar, porque tenía el conocimiento del cariño y el amor que le tienen los argentinos, especialmente por cómo se dio la situación”, apuntó el exfutbolista.

La familia fue la que al fin y al cabo determinó que acabara antes. En un principio querían que fuera hasta las 4 p. m. hora de Argentina, después hasta las 7 p. m. y hubo otra decisión, porque fue a las 2 p. m.

“Comenzaron a bajar puertas, la gente empezó a tener enfrentamientos con la policía y la policía con la gente, con gases lacrimógenos y todo lo que se vio en televisión. A mí la verdad que me dio un poco de pena por toda la gente que recorrió tiempo y espacio para poder darle el saludo al último ídolo y bueno, fue sumamente doloroso cómo se terminó despidiendo a Maradona, hubiese sido lindo que fueran dos o tres días, pero seguramente la familia habrá tenido otros pensamientos”.

Gabas aún no sale del shock y le cuesta asimilar que Maradona falleció. Él sigue de luto.

“Golpeado todavía, no me lo esperaba, pero no es uno, sino es Dios el que dispone cuando uno deja de existir en este mundo y parte hacia otro”, finalizó.

Entre el caos y la devoción, así como fue su vida, también fue la despedida de Diego Armando Maradona.

Diego Armando Maradona fue sepultado en el cementerio Jardín Bella Vista, en Buenos Aires. Fue una ceremonia íntima. Fotografía: AFP
Diego Armando Maradona fue sepultado en el cementerio Jardín Bella Vista, en Buenos Aires. Fue una ceremonia íntima. Fotografía: AFP

Los restos de la leyenda fueron sepultados este jueves en una ceremonia íntima en un cementerio en la periferia de Buenos Aires, tras una jornada de despedida caótica cargada de incidentes en la ciudad y mensajes de congoja de todas partes del mundo, porque el escándalo lo acompañó hasta el final, al circular una foto en su lecho de muerte.

El mundo del fútbol sigue de luto y no lo deja de llorar.