Daniel Jiménez. 25 abril, 2016
David Ramírez tuvo esta opción de gol en el primer tiempo, pero el portero Guillermo Moreira detuvo su remate. | JOHN DURÁN
David Ramírez tuvo esta opción de gol en el primer tiempo, pero el portero Guillermo Moreira detuvo su remate. | JOHN DURÁN

Liberia. Saprissa está feliz porque enfrentará a su archirrival, Alajuelense, en las semifinales del Verano 2016.

Los jugadores morados reiteraron que todo sabe mejor cuando el derrotado es el enemigo futbolístico.

Luego del empate 1-1 en Liberia, en juego que se disputó a 34° Celsius, los tibaseños se entusiasmaron con la serie de muerte súbita que tendrán frente a la Liga... pero ¿por qué tantos deseos?

Es el archirrival, hace una semana la S lo tumbó en la Cueva y viene de ganarle la final del torneo pasado en el propio estadio Alejandro Morera Soto.

¿Acaso hace falta algún atestado más para presentar el clásico? En el Monstruo pareciera que no, pues lo tienen más que claro.

“Vamos contra un rival que es sumamente importante. Desde que llegué a Saprissa quiero ser campeón y vamos a ir con el objetivo de estar en la final”, expresó el volante Diego Calvo.

Los morados salieron de Guanacaste convencidos de que tienen el mejor panorama para revalidar el cetro nacional, pues ganarle al León llevaría su confianza al extremo.

“Creo que no podría haber un mejor panorama. Si queremos ser campeones tenemos que pasarle por encima a cualquiera”, dijo Cristian Martínez, quien ayer jugó su segundo partido consecutivo como titular.

Martínez, al igual que Gabriel Badilla, Ulises Segura y David Ramírez, fueron los cambios en el once de Carlos Watson, ante las ausencias de Adolfo Machado, Marvin Angulo y Mynor Escoe.

Incluso, Ramírez dio la asistencia que generó el tanto del empate que decretó David Guzmán, quien marcó de pierna izquierda en el centro del área, al 44’.

El Monstruo perdía un juego rudo, de esos en los que hay que meter pata, frente a un cuadro liberiano que ganaba desde los cuatro minutos con un gol de tiro libre de Kenneth García, que pasó por abajo de la barrera.

Al final, el timonel visitante salió satisfecho con lo mostrado por los no habituales, al asegurar que incluso los podría tomar en cuenta en las semifinales.

“Estoy convencido de que el comportamiento de los relevos ha sido más que bueno”, aseveró Watson con seguridad.