Fiorella Masís. 4 agosto

Una de las metas de Saprissa a partir del Torneo de Apertura 2020 es empezar a consolidar jóvenes promesas provenientes de las divisiones menores.

Johnny Acosta ya ha entrenado con los morados, pero fue este martes cuando se presentó de manera oficial con la camisa de Saprissa. Foto: Cortesía Deportivo Saprissa
Johnny Acosta ya ha entrenado con los morados, pero fue este martes cuando se presentó de manera oficial con la camisa de Saprissa. Foto: Cortesía Deportivo Saprissa

Juan Carlos Rojas, presidente morado, mencionó hace menos de un mes, en entrevista con La Nación, que desde hace algunos años hablan del número ideal de jugadores en una planilla. Para este certamen hacen sus planes sobre el número considerado ideal en el equipo: entre 22 y 23.

Pero esa cifra va más allá del tema económico, una de las razones, o incluso la principal, es darle espacio a los futbolistas de liga menor.

La ruta no cambia, asegura Víctor Cordero, cuando se le consulta si fichajes como los de Johnny Acosta harán más difícil un espacio para quienes vienen de abajo.

Saprissa tiene experiencia en prácticamente todas sus líneas. Hacerse un campo en medio de futbolistas contratados para ser titulares y figuras es un desafío alto para ellos.

Desde este punto de vista, el gerente deportivo tibaseño lo ve como una gran ventaja.

Durante la presentación de Johnny Acosta como la nueva contratación, este martes a mediodía, Cordero expresó que desea humildad de los jóvenes para aprender de este tipo de jugadores.

“(...) la experiencia es muy apreciable y a veces los jóvenes tienen esa parte de vulnerable de no tener una experiencia que les permita continuar con su desarrollo. El joven tiene que tener paciencia, cosa que no es fácil. Segundo, estamos muy conscientes que tienen capacidad y categoría suficiente, por eso varios entrenan con la Primera y a partir de ahí dependerá de disciplina, y de la humildad para saber qué les falta para competirle a un Johnny (Acosta) a (Alexánder Robinson) en caso de la defensiva o en ofensiva, a (Daniel) Colindres, Christian Bolaños, etc”, explicó.

Proyectar prospectos como Manfred Ugalde, quien acaba de firmar en la segunda división de Bélgica, no sucede todos los días, pero Saprissa mantiene este enfoque en el plan.

Cordero admite el deseo de tener más posibilidades desde las divisiones inferiores, y quienes están deben aprender de Johnny y de cualquiera de los muchos morados con camino recorrido.

Desde su punto de vista, los jóvenes no deberían sentirse “acomplejados” por tener futbolistas como estos, sino más bien exprimir lo bueno y copiar lo que puedan.

“Las cosas no son regaladas hay que ganárselas, ahorita en la pretemporada lo están haciendo muy bien, desearíamos tener muchos más, sinceramente. Sabemos que en la cantera hay jugadores muy valiosos pero por el momento debemos mantener la calma, tener paciencia y que le compitan a Johnny. Sé que suena trillado, eso de que en el fútbol no hay edad... le tocará a Johnny, con sus 37 años, demostrarle al técnico por qué lo va a poner, y si hay un chico de 18 o 19 años que le demuestra al técnico que debe ponerlo, pues entonces que se lo gane”, finalizó.

Diría que ambos.

“Ahora coincidió en un momento donde muchos contratos vencían y esto facilitó todo. Además, hay un tema económico que lo obliga a uno a tratar de ser más eficiente en el gasto. Esto contribuyó a la seguridad de tomar la decisión. Sin embargo, son los dos aspectos, porque también está lo deportivo y sentimos que es lo correcto”.