Uno de los trabajos y el más significativo fue el cambio del 60% de las tuberías de drenaje, debido a que las viejas presentaban rupturas, según confirmó el gerente general de la institución, Galliano Luconi.

Por: Miguel Calderón S. 19 julio, 2015

Tibás.

Aquel tormento de ver la gramilla del Ricardo Saprissa inundada y llena de pozos ante los fuertes aguaceros es historia, según afirma la dirigencia morada.

Los saprissistas no solo estrenarán una grama natural en este Torneo de Invierno, sino que también un costoso sistema de drenajes con el que garantizan una correcta evacuación del agua de las lluvias.

— Miguel Calderón S. (@MiguelC_Nacion) julio 19, 2015

Ante esta situación, el club invirtió ¢82 millones en reparar el anterior sistema de drenado, el cual tenía una serie de fallas que no permitían que el líquido se filtrara con rapidez.

infografia
Uno de los trabajos y el más significativo fue el cambio del 60% de las tuberías de drenaje, debido a que las viejas presentaban rupturas, según confirmó el gerente general de la institución, Galliano Luconi.

64 tuberías debajo del campo
64 tuberías debajo del campo

Otro desperfecto que tenía el antiguo drenado era el material de las capas que se colocaron previo a la gramilla sintética.

"La arena de río instalada debajo de la alfombra no poseía un material adecuado para la absorción, pues estaba contaminada con arcillas y limos (lodos) que no permitían un flujo constante de agua, y al final más bien se retenía y se encharcaba en la superficie”, explicó Rónald Castillo de la empresa Agrícola Roca, encargada de los trabajos.

Por ello, la nueva arena de río que está ubicada debajo del césped natural fue lavada y procesada para que el agua drene.

"Saprissa tomó todas las medidas y no escatimó para que la cancha sea de primer nivel, así como su drenaje; tenemos la garantía de que esto nos durará al menos 10 años", puntualizó Luconi.

Otro factor que ocasionaba inundaciones en la Cueva, según Castillo, era que no existía uniformidad en la superficie, por lo tanto el agua no viajaba de una manera constante por los drenajes. Debido a esto, la nueva grama y sus respectivas capas fueron niveladas con tecnología láser.

— Miguel Calderón S. (@MiguelC_Nacion) julio 19, 2015

"Los drenajes están espaciados a cinco metros con una pendiente del 1% y tienen la capacidad de drenar intensidades de lluvia de hasta 350 galones de agua por minuto", dijo el ingeniero.

Por último, para asegurarse un campo de primer nivel, el Saprissa instaló un sistema de riego en su cancha, único en el país, con 35 aspersores posicionados cada 18 metros y con una superficie que tiene zacate, todos controlados por computadora.

— Miguel Calderón S. (@MiguelC_Nacion) julio 19, 2015

La S estrenará su nuevo campo y sus drenajes el próximo 9 de agosto cuando reciba al Santos por el certamen nacional. Aquel tormento de ver la gramilla del Ricardo Saprissa inundada ante las fuertes lluvias y llena de pozos en el campo es historia para la dirigencia morada.