Gabriel Vargas B.. 14 julio, 2012
Pantalla completa Reproducir
1 de 2

El objetivo es ambicioso. Ser campeón nacional no es nada fácil, mucho menos para un equipo no tradicional, como Santos de Guápiles.

Sin embargo, el subcampeonato obtenido el torneo anterior los puso en una nueva órbita: en la de arriba, en los equipos que quieren pelear cosas grandes, que lo intentarán en la cancha y no se quedarán en las palabras.

Al menos eso es lo que predican los jugadores y el cuerpo técnico guapileño. Afirman tener gran confianza en su plantel y en poder lograr las metas propuestas.

Para el timonel César Eduardo Méndez será difícil quitarse el titular de subcampeón. “Es nuestro; nosotros nos lo ganamos”, dice.

No obstante, Méndez asegura que su perfil seguirá siendo el mismo del torneo anterior.

“Seguiremos con un perfil bajo, trabajando partido a partido y llevando la idea de juego a los jugadores. Eso sí, sabemos que cada partido tenemos que demostrar y creo que cambiaron las motivaciones y los objetivos para el torneo que viene”, puntualizó el estratega.

Refuerzos. Son poco los movimientos que realizó Santos de Guápiles en su planilla, pero fueron pensados según el perfil de cada uno de los refuerzos que llegaron.

Se trata de los mediocampistas Rodolfo Rodríguez y José Carlos Pérez, así como el delantero Luis Fernando Sequeira, quien regresa tras su paso por Alajuelense.

“Me siento contento de regresar a mi casa; así la considero. Llego a un plantel muy sano y con muchas ganas de triunfar. Queremos repetir o superar lo que se hizo el torneo pasado”, dijo Sequeira.

Por su parte, el volante Rodolfo Rodríguez se mostró feliz de regresar al futbol nacional, escena donde quiere resurgir.

“Llego a un buen equipo, con ambición de cosas grandes. Siempre que llego a un equipo me gusta proponerme cosas grandes y con Santos sé que aspiraremos alto”, comentó el volante recuperador.

En el caso del delantero brasileño Rodson Da Silva, sufrió una lesión en su talón de aquiles durante la gira de pretemporada en Guatemala y debió ser operado.

El proceso de recuperación podría tardar hasta cinco meses, por lo que está descartado para el Torneo de Invierno.

“Lamentablemente, Da Silva tenía una semana de estar con nosotros. Ya había jugado dos partidos y se nos lesionó. Es una lesión grave y ahora queda un campo que queremos llenar”, dijo el técnico César Eduardo Méndez.

“Se va a ver una base de Santos muy parecida al torneo anterior, pero con incrustaciones que nos den diferencia; con el aprovechamiento de los que están reforzando”, explicó el técnico.