Antonio Alfaro. 30 mayo
Villalobos insiste en que no querelló antes a Chavarría tan solo porque no tenía prueba, sino solo rumores lo que él andaba diciendo.
Villalobos insiste en que no querelló antes a Chavarría tan solo porque no tenía prueba, sino solo rumores lo que él andaba diciendo.

El jerarca del Fedefútbol no solo demandó por injurias, calumnias y difamación a Gerardo Chavarría, concesionarios de las ventas de comida y refrescos en los partidos de la Selección desde el 2011. Rodolfo Villalobos interpreta que las afirmaciones del comerciante representan a un grupo que lo quiere sacar de la Fedefútbol.

Asegura que después de los escándalos de FIFA, su gestión ha implementado medidas que incomodan a algunos. "Iniciamos una serie de cambios que han perjudicado, que han molestado a muchos, tanto dentro de la organización como proveedores", señala Villalobos.

—Don Gerardo Chavarría dice que usted recibió $2.000 cada vez que había un partido de la Sele.

—Categóricamente desmiento esas irresponsables declaraciones. Yo nunca he recibido un dólar de este señor Chavarría y cuando él presenta la denuncia como tal (por medio de correos electrónicos enviados a la Fedefútbol), inmediatamente yo procedo a pedirle al fiscal de la Federación y al mismo auditor, que están haciendo investigaciones separadas, que hagan las investigaciones del caso y de inmediato me presento a los tribunales de justicia, que es donde corresponde, porque estas cosas deben de llevarse a los estrados y ya tengo una querella presentada contra este señor, por esos comentarios temerarios e irresponsables que está haciendo.

—Chavarría nos envió correos electrónicos. Hay uno de mayo 2017 dirigido a Rodolfo Villalobos en los que se queja de varias cosas. Entre ellas que él tenga que licitar, mientras otros proveedores no lo hacen, de los precios que debe pagar. Y hace alusión a las donaciones. Asegura que si no se le arregla esa situación haría público lo del dinero que le ha dado.

—¡No me ha dado ningún dinero!

—Bueno, es lo que él dice, en el correo de mayo del 2017.

—Mire, este tema de todo lo que es del estadio (para los partidos) es manejado exclusivamente por la administración, era manejado por el secretario general anterior (Rafael Vargas) y por la secretaría general actual (Margarita Echeverría). Todos estos temas de administración es con ellos.

—¿Usted sí recibió el correo que le menciono?

—No, yo no recibí el correo que él está mencionando. Yo escuchaba rumores, pero no tenía nada con qué actuar. Cuando él se presenta donde al auditor (con un correo que habla de las "donaciones"), yo tomo la decisión de querellarlo de manera inmediata.

—¿Usted no recibió ningún correo de él hace más de un año?

—No, yo no recibí el correo. Andaban unos rumores al respecto. Yo lo conversé con Rafael Vargas (entonces secretario general de la Fedefútbol) porque él era el encargado de eso y me dijo: ¡Mirá... ese señor...!

—¿Rafael Vargas era el encargado (de negociar con Chavarría)?

—De las negociaciones con todo lo que es el Estadio Nacional, como lo es ahorita Margarita Echeverría.

—¿Qué nos decía de Rafael Vargas... Que él dijo: Mirá, ese señor...?

—Rafael Vargas dice que este señor se vuelve loco cuando se enoja y ahí quedó el tema (hace un año). Ante la denuncia que él pone ante el auditor (en abril de este año), yo me comunico con mi abogada, le llevo los papeles y hay un correo en el que el auditor dice que por instrucciones de Rodolfo Villalobos se envíe al fiscal del Comité Ejecutivo y ellos hicieron esa investigación y está por terminar.

—¿En ese correo de mayo 2017, que usted dice que no recibió, también está copiado (Randall) Brizuela (auditor de la Federación). ¿Él tampoco lo recibió o él nunca le comentó nada con eso de ese tema?

—Es un tema de la administración, le repito, es un tema que manejan ellos. Inclusive, pasamos de que él pagara en la administración con la secretaría general anterior (Rafael Vargas) cerca de $10.000 por partido y pedí un estudio ahora reciente y en los últimos juegos se están pagando $15.000, $16.000 y $17.000. O sea, la secretaría general (Margarita Echerría) buscó la mayor cantidad de ingresos.

—Eso no me contesta la pregunta... ¿Cómo es posible que una persona que hace una denuncia de ese tipo siguiera vinculada durante más de un año recibiendo partidos (como concesionario de las ventas de comidas y bebidas)?

—Cuando él presenta la denuncia formal (abril 2018) es que yo procedo y eso es lo que está ahorita en los tribunales de justicia.

—Pero usted sí dice que escuchó rumores. ¿Rumores de...?

—Sí... de que Gerardo Chavarría decía que daba donaciones a la Federación y que mencionó mi nombre. Ya cuando él presenta la denuncia por escrito en el correo que yo recibo, yo procedo a querellarlo.

—Pero siendo algo tan serio y tan detallado el rumor, ¿por qué Rodolfo Villalobos no actuó (hace un año)?

Yo esperaba a que si él acudía a hacerlo público, como lo está haciendo ahora, yo iba a querellarlo.

—El tema sigue estando en el aire: Usted no se enteró (hace un año). Aquí pregunto: ¿si usted no lo recibió quiere decir que Brizuela...?

—Le repito lo que dije: siempre andaban rumores de esa situación, yo hablé con un abogado amigo y me dijo que no se podía hacer nada hasta que lo dijera públicamente. Esperé ese momento. Ahora volvió con el correo con una denuncia y de manera inmediata procedí a querellarlo.

¿Usted ha increpado o consultado a Brizuela?

—No, yo tomé el correo que se envió como denuncia como tal. Estoy hablando del de ahora, el reciente. Es todo lo que tengo que decir.

Villalobos asegura en su querella que lo afirmando por Chavarría es absolutamente falso, sin pruebas, pero que igualmente daña su imagen ante los escándalos recientes con exintegrantes de FIFA.
Villalobos asegura en su querella que lo afirmando por Chavarría es absolutamente falso, sin pruebas, pero que igualmente daña su imagen ante los escándalos recientes con exintegrantes de FIFA.

—¿En algún momento se le acreditó el servicio de comidas a la hija de Chavarría?

—No sé, porque ese tema es administrativo, no sé exactamente cuál es el representante legal. Entiendo que la hija está como representante de la empresa que él maneja. No sé.

—Es que él dice que a raíz de los problemas que surgieron con los precios (cada vez más altos por la concesión), ustedes querían sacarlo a él y que, por la presión que él hizo, en su momento ustedes le recomendaron que, para echar atrás en la decisión de quitarlo, pusiera a licitar a la hija en un partido contra Estados Unidos en el 2017. Dice que la hija hizo la oferta y se le adjudicó, pese a que él firmó el contrato.

—Desconozco que eso se haya dado. Bajo mi conocimiento eso es falso.

—Hablando de Brizuela (auditor de la federación)... Chavarría lo trata de "amigo" en el correo que él dice haberles enviado y se nota un tono de cercanía. ¿Conoce usted si hay una relación cercana de amistad entre Brizuela y Chavarría?

—Bueno, Rándall (Brizuela) era el que trabajaba como el fiscalizador en temas del estadio en los partidos. Entiendo que sí existe una relación de amistad entre ambos.

—¿En ese sentido usted confía en el auditor?

—¿Qué tipo de confianza?

Por lo que dicen los correos (incluso los aportados en la querella). Dejan ver que Chavarría y Brizuela han conversado del tema.

Yo no conozco las relaciones personales; solo puedo decir que Brizuela tiene responsabilidades dentro de la organización y tenía que cumplirlas como tal.

—Esa función de ser enlace con proveedores pareciera no ser propia de un auditor.

—Sí, ya ese es un tema de administración, que se debió haber hablado en su momento. Yo soy el presidente de la Federación pero no puedo llegar al nivel de detalle de qué puede hacer una persona. Hay un equipo grande que está al frente de la administración del estadio (para los partidos) y Randall (Brizuela) tenía algunas funciones específicas dentro del mismo.

Yo no era y no soy la persona que negocia con ellos (los proveedores para los partidos). Eso estaba a cargo de la administración, la secretaria general o a quién ellos deleguen.

—En muchas respuestas usted nos ha dicho: eso era de la "administración". Hablemos con nombres y apellidos.

—Rafael Vargas, cuando era secretario general, y ahora Margarita Echeverría.

Se evidencia que, salvo por el partido contra Estados Unidos, en el tema de las comidas no se recurría a concurso para hacer la concesión. Lo que había era una elección directa. Lo mismo que ocurrió durante el Mundial femenino Sub-17. Y Chavarría tuvo la oportunidad de vender comidas sin tener que competir con otro oferente.

—Eso quien debe responderlo es la administración. No solo con el tema de las comidas; también está la seguridad, la limpieza. Hay muchos proveedores que la Federación ya tiene asignados y con los cuales negocia. Por ejemplo, con la tiquetera (venta de boletos), se abrió un cartel de licitación y se escogió esa persona hasta ahorita, el 3 de junio, que termina su contrato y se abrirá un nuevo cartel de licitación. Pero hay casos que por la experiencia que tienen se toman la decisión de negociar con ellos.

—¿Por qué si tenía un proveedor con mucha experiencia, como Chavarría, desde el 2011, decidieron prescindir de él?

Vamos a ver... Hay un antes y un después de que sale el secretario anterior (Rafael Vargas, separado en octubre del 2016 y despedido en diciembre del mismo año). Se da una apertura, se nombra una comisión, se da una negociación (en el tema de las comidas) y se logra un aumento importante en los ingresos con respecto a lo que se tenía anteriormente. Y no solo en el área de comida.

—¿Cómo funcionaba anteriormente?

—Lo manejaba la secretaría general (Rafael Vargas). La administración se encargaba de contratar.

—¿Sin concursos de proveedores?

—Sí, sin concurso.

Entonces se ve un incremento en los ingresos, pero seguimos con las quejas de precios y sobreprecios (de la comida en el estadio) y, bueno, la nueva adminitración hace un estudio y deciden cambiar la modalidad y no se contará con Chavarría. Ellos proyectan que se pueden lograr mejores ingresos y dándole mejores precios a los aficionados. Vamos a ver cómo nos va el domingo (en el partido contra Irlanda). Y valoraremos.

—Sobre Chavaría queda un punto pendiente: él dice que para el juego contra contra Estados Unidos (2016), la concesión se la iban dar a otro, pero que entonces él se quejó, mandó correos, mencionó lo de las donaciones y se la volvieron a dar a él.

—Lo que sucedió es que se hizo un proceso abierto de licitación, entonces a él no lo habían invitado.

—¿Cómo no invitan a quién viene dando el servicio?

—No sé exactamente cómo fue; eso es de la administración. Se invitó a participar a todos. Era abierto. Se le encomendó a la administración, como corresponde, llevar el proceso.

—¿En esa ocasión le pidió usted disculpas a Chavarría (como él afirma)?

—¡No, qué voy yo a pedir disculpas! Lo que se hizo fue pedir a la administración que invitara a todos. Se hizo abierto. Yo no estaba involucrado en ese proceso.

—Él dice, y así lo aceptó Margarita Echeverría, que en ese momento hubo otro oferente con una mejor oferta, pero finalmente lo adjudicaron a él. ¿No es un contrasentido, cuando usted habla de mejorar ingresos?

—Creo que Margarita y la comisión tienen que responder el por qué. A veces no solo son los montos los que pesan. (Echeverría aseguró a La Nación que los oferentes descartados con mejor monto carecían de experiencia en el manejo de eventos masivos).

Rodolfo Villalobos considera que a muchos en la Federación y afuera de ella les incomoda que él intente poner orden. Foto: Luis Navarro
Rodolfo Villalobos considera que a muchos en la Federación y afuera de ella les incomoda que él intente poner orden. Foto: Luis Navarro

—Queda una pregunta en el aire: ¿por qué una persona haría una denuncia tan seria contra el presidente de la Federación por algo que usted señala es falso? ¿Cuál cree que sea la motivación de él?

—Uno como organización siempre tiene detractores. Cuando usted llega a poner orden... Cuando yo fui tesorero no tenía la posibilidad de cambiar algunas cosas importantes a mi criterio. Yo soy ingeniero civil, soy una persona de números, una persona ordenada, que me gusta la dministración y los números claros. Cuando llego a la presidencia de la Federación, uno de mis deseos es implementar eso. Por eso esta Federación hoy está a punto de certificarse con ISO-9001, que te establece todos los procedimientos administrativos; todo queda documentado, estructurado. Nos hemos acogido al gobierno coorporativo, que establece las responsabilidades de cada uno. Sacamos al Comité Ejecutivo por completo de la administración, para evitar todas las influencias. Cuando asumo la presidencia, digo: "ahora así, ya tengo el poder para hacerlo". Iniciamos una serie de cambios que han perjudicado, que han molestado a muchos, tanto dentro de la organización como proveedores. El sistema bajo el que estamos operando hoy no permite que las cosas no sean de la forma correcta. Lógicamente, esas buenas prácticas han incomodado a muchos. Y se dan situaciones como esta.

—¿Por qué un proveedor va a estar en contra de esas buenas prácticas?

—Casualmente, porque es una persona que bajo el sistema al que vamos ya no tiene la oportunidad de seguir. Me parece temeraria la forma de irse contra el presidente.

—¿Ya no tiene oportunidad porque se fue contra Rodolfo Villalobos?

—Repito: buscando sanar la insatisfacción de los aficionados, con el sistema ecónomico que ha planteado nuestro director financiero, con menores precios para los aficionados y con mayor control. Es un modelo que vamos a valorar el domingo. Ver cuáles son los comentarios de los aficionados. Eso, al dejar por fuera a una persona irresponsable, haciendo estas observaciones temerarias, que por eso está hoy en los tribunales...

El sistema cambió y yo no quiero una persona de ese tipo. Quiero una persona que se acomode a los procedimientos, que los respete. Después de todo lo sucedido, estoy seguro que nadie en la Federación está satisfecho. No es solo la imagen del presidente la que se está manchando, es la de toda la organización.

—¿Creee que hay más gente detrás de lo que dice Chavarría?

—Hay gente que me quiere sacar de la Federación y está incómoda porque hemos trabajado por los intereses de la Fedefútbol. Ellos son capaces de hacer las cosas más bajas en momentos como este para desestabilizar a la Federación. Estamos estables, nuestras selecciones menores clasifican a Mundiales, manejamos de forma ordenada los dineros de Forward, de One Concacaf. Hay gente que no está cómoda porque no están en la organización.

—¿Cree que lo están utilizando (a Chavarría)?

—Sí, lo están utilizando porque nadie puede ser capaz de mentir de esa forma y lastimar el honor de la gente, de sus familias, eso no puede ser. Hay gente que está en eso porque no se sienta cómo con ver que se están haciendo las cosas bien. Esta es una Federación que se ha metido de lleno con la seguridad social, le donamos a World Vision, al Hospital de la Mujer. También hemos trabajado en canchas abandonadas. Con un patrocinador para traer a los niños Cabécar.

—Esto se da justo a las puertas del Mundial.

—Hoy estamos avocados totalmente en el tema de Rusia, porque queremos que tengan buena presentación. Hemos cuidado todos los detalles, nos hemos avocado en un buen Mundial, es un sueño personal, soy el que da el ejemplo y veo detalles, si hay gente que me quiere fuera. No, no puede ser, la Federación está por encima de eso. Primero es una calumnia y está en los tribunales de justicia. Si mis enemigos la usan tendrán que comprobar las cosas. A partir de hoy vamos con el equipo para que nuestros jugadores tenga las mejores condiciones. Aquí hay una mala intención de desestabilizar la Federación en este momento.