Esteban Valverde. 13 febrero
Alex López no tuvo un partido fino, pero marcó diferencia con un golazo. Fotografía: José Cordero.
Alex López no tuvo un partido fino, pero marcó diferencia con un golazo. Fotografía: José Cordero.

Alex López encontró la llave que Liga Deportiva Alajuelense necesitaba. El volante hondureño sacó un riflazo de pierna derecha para darle un respiro a los manudos, sobre todo porque de no ganar frente a Carmelita, apenas sumarían siete unidades de 24 posibles, también continuarían sin triunfar en el Morera Soto y la gente continuaría metiéndose con el equipo.

La presión la sintió Hernán Torres, en el banquillo, también Róger Rojas en el terreno de juego.

El estratega tuvo su primer roce con los seguidores manudos, cuando luego de la celebración del tanto conseguido por López entró en un enfrentamiento de palabras y ademanes con algunos aficionados del sector este.

La frustración de los liguistas se dio gracias al buen bloque carmelo, pero también por la falta de efectividad de los suyos ante el marco contrario.

(Video) Nación Deportiva: ¿Está disfrutando la Liga el Centenario?

Al artillero Ro-Ro se le cerró el marco. El catracho tuvo tres ocasiones, en una misma jugada, para marcar; no obstante, la primera se la pegó al arquero Kevin Chamorro, en la segunda la sacó de la línea el defensor Carlos Montenegro y en la tercera de nuevo Chamorro brilló; el delantero golpeó fuertemente el césped y gritó con ira.

La Liga tuvo un primer tiempo intenso, con posesión de pelota, también con ocasiones, empero careció de la tan ansiada efectividad.

El cuadro de Hernán Torres volvió a tener destellos del equipo ofensivo que intentaba proponer Luis Diego Arnáez, sobre todo cuando profundizó por las bandas. Así, Henry Figueroa penetró por derecha y Allan Miranda se alió con Allen Guevara para causar problemas por izquierda.

Con la fórmula de las alas, los erizos crearon una ocasión más que estuvo a punto de terminar en gol en propia puerta por parte de Montenegro.

Marco Ureña aprovechó un pase filtrado de Figueroa, el atacante sacó un centro rastrero que no fue atrapado por el arquero contrario y el zaguero, cuando intentó despejar, pegó la pelota en el palo derecho del marco.

Es importante destacar el nivel mostrado por Ureña; el exlegionario cumplió con su labor de desequilibrio y fue el encargado de abandonar el ataque para buscar ser el eje cuando la zona medular se trababa.

Carmelita se dedicó a resguardarse en su terreno y regalar la iniciativa, con la clara idea de desgastar a los manudos.

El complemento en su arranque dejó más sensaciones de duda en el ambiente, los silbidos comenzaron a escucharse en el Morera Soto, en especial, cuando la esférica pasaba por los pies de Miranda y Porfirio.

La gran diferencia en la segunda parte fue que Carmelita buscó también liquidar, el conjunto verdolaga apostó por el contragolpe para incomodar a Patrick Pemberton.

El arquero se empleó tres veces a fondo para negar el tanto visitante.

Cuando la tensión empezaba a reinar en el reducto rojinegro, Alex López se fabricó una opción desde la banda izquierda, se perfiló y no dudó dos veces en pegarle un riflazo para poner el balón a besar el horizontal para, luego, irse al fondo de la red.

Hernán Torres salió de su banquillo y le pidió a la afición que no silbara más, los seguidores en su mayoría aplaudieron, pero otros exigieron más y recordaron: ‘Póngalos a sudar, estamos en el centenario’.

Para el cierre del encuentro la Liga cuidó su anotación, administró el partido y aprovechó para darle minutos a un jugador que lo ha hecho bien los lapsos que ha entrado, Ariel Lassiter.

El extremo levantó a los aficionados, terminó aplaudido y sin duda dejó en el ambiente la duda si debe ser estelar porque tiene una chispa diferente.

Alajuelense se quitó la presión de ganar en casa y ahora respira profundo para continuar buscando consolidar su alzada en el Clausura 2019.