Fútbol Nacional

Papá de Aarón Suárez: ‘Soy más morado que el Moradito, pero mi hijo está primero’

Don Mauricio Suárez está muy tenso, pero confía en que Alajuelense superará a Saprissa en esta fase final. De nuevo le tocará escuchar el clásico por la radio mientras trabaja como chofer de bus

Desde un autobús de Guadalupe LTDA, don Mauricio Suárez se confiesa un saprissista esperanzado de que Alajuelense se imponga en esta fase final teñida de clásico y que también supere a Herediano en la gran final para que se corone campeón.

El chofer de bus no perdió la cordura ni la razón; en realidad es un hombre al que le gana su corazón de papá y que quiere ver a su hijo Aarón Suárez cumplir todas sus metas.

Casi siempre que ese talentoso mediocampista de 19 años juega, don Mauricio tiene que trabajar, brindando el servicio de transporte público. La manera de saber cómo le va es a través de la radio y aunque trata de hacerlo de manera discreta, con audífonos puestos, a veces la emoción lo gambetea, como ocurrió hace algunos meses.

El pasado 19 de abril, La Nación dio a conocer la historia del chofer de bus que estalló en llanto al escuchar por la radio el gol de su hijo Aarón Suárez ante Saprissa.

Aquella vez estaba muy atento al clásico, más que siempre, porque el mediocampista que mide 1,65 metros le había dicho que iría a la banca por primera vez en un pulso ante la ‘S’ y que existían grandes probabilidades de que debutara en un duelo en Tibás con el primer equipo de la Liga.

El jugador ingresó en el minuto 73. A partir de ahí todo fue distinto para don Mauricio y diez minutos después el chofer del bus llamó la atención de los pasajeros, porque enloqueció.

Aplaudía, al tiempo que lloraba mientras trabajaba y la razón era que su hijo menor se estrenó en clásicos con gol. Aquella noche, desde el bus, don Mauricio le envió un emotivo audio por WhatsApp al futbolista.

Durante este torneo, Aarón Suárez ha tenido mucha participación con la Liga. Según las estadísticas de la Unión Nacional de Clubes de Fútbol de Primera División (Unafut), el centrocampista suma 1.415 minutos en cancha.

Esa cifra se distribuye en 22 partidos, de los cuales, en 17 fue titular. Además, registra cuatro goles y tres asistencias.

Don Mauricio ha escuchado la mayor parte de esa historia a través de la radio y aunque ya debería estar acostumbrado a ese tipo de emociones, confiesa que este doble clásico por un boleto a la gran final lo tiene sumamente estresado.

“Imagínese que lo estoy viviendo tenso, bien tenso, porque ahora al muchacho todo el mundo lo ha visto, ya lo conocen y uno como papá desea que le vaya bien. Y cuando hay malos comentarios, uno como papá se preocupa”, relató don Mauricio Suárez.

Coordinar esta entrevista no fue tan fácil, porque él estaba en el bus, trabajando y salía a medianoche. La conversación fue en un momento libre.

“Estoy sumamente nervioso y sumamente tenso, esperando a que cumpla el objetivo, que la Liga gane la final, que llegue a la gran final y sea campeón, a pesar de que yo soy morado, pero la sangre va primero”, apuntó.

Al principio parecía que sí podría observar este primer partido, pero por los cambios no se logró. Este jueves tendrá que trabajar y desde carretera otra vez lo tocará escuchar el clásico por la radio.

“Esta es temporada alta y prácticamente está uno aquí metido en el trabajo. Es lo que toca y es una bendición. El primer clásico lo viví con mucha emoción porque era el primero y estaba ansioso porque debutara. Ahora va con más experiencia y me va a dar algo (ríe...)”.

Como papá, don Mauricio ve a Aarón como su chiquillo de siempre, pero futbolísticamente coincide con quienes dicen que antes era una proyección y que ahora es una realidad. Su gran anhelo es que el joven futbolista mantenga el nivel y crezca en su juego.

“La pasión de uno es el fútbol y estando un hijo ahí imagínese cómo lo vive uno. Además, tengo el corazón partido en dos, porque es el clásico de clásicos y yo soy más morado que el Moradito, pero mi hijo está primero ante todo. Así como le dije la vez pasada, si me tengo que poner la camisa de Alajuelense me la pongo y si él le tiene que hacer tres goles a Saprissa que se los haga, aunque me duela”.

Don Mauricio dice que a pesar de que tiene siete años de estar separado de la mamá de sus tres hijos, la relación con ellos es muy buena, “porque yo me separé de ella, pero no de mis hijos”.

Cuenta que pasan en contacto frecuente y que Aarón muchas veces llegaba a buscarlo al bus.

“Es una relación normal, con mucho amor y yo doy la vida por él. Yo le compraba bolas y Dios le dio el talento. Todos estos días hemos estado hablando. Ya se concentran y le mando buenas vibras y le digo que él tiene todo para hacer bien las cosas, esperando que todo salga bien”.

Las conversaciones entre ellos son de cualquier tema, incluido el fútbol, porque así ha sido desde siempre.

“Nada más que yo lo vivo ahora muy diferente. Cuando estaba chiquillo, uno lo que quería era que llegara. Ahora que ya llegó, uno lo que quiere es que haga bien las cosas”.

Pero ya cayó en cuenta de que no todo es fácil y que como papá él también tiene que estar listo para lo que sea, porque así a como ha escuchado maravillas de su hijo en programas de radio, hubo un momento en el que considera que las críticas a Aarón fueron muy fuertes.

“Hubo un chance donde él bajó un poquito y me le tiraron durísimo, que fue ahora que la Liga quedó eliminada contra el equipo de Guatemala (Guastatoya). Decían que contra Sporting FC sí y contra ese equipo no y que era uno más del montón. Mentalmente él es muy fuerte, pero uno es el papá”, citó.

Don Mauricio sabe que esas cosas son parte del fútbol y que como papá, también tiene que asimilarlo.

“Es como cuando le cometen una falta, me dan ganas de meterme en el celular. Ahí es donde uno vive la situación diferente. Yo no puedo ir a un estadio como un aficionado normal porque mi hijo está ahí, aparte de que me pongo muy nervioso, muy tenso. Es una emoción que uno no puede describir con palabras”.

Sus compañeros en la empresa autobusera le van a diferentes equipos, pero hay algo que le llama la atención y es que cuando juega Aarón, todos se ponen la que camisa que lleva Suárez.

“Cuando juega mi hijo todos se hacen liguistas como yo. Todos me apoyan porque uno aquí uno humildemente lleva la vida como pueda. Me ha pasado que ya alguna gente sabe que soy el papá de Aarón y en la calle me han pegado algunos gritillos cuando paso en el bus”.

Ahí cae en cuenta de que al tener más rodaje con Alajuelense su hijo empezó a ser figura pública y pese a eso, “sigue siendo el Aaroncito de siempre”.

“Ojalá que él sea como Keylor Navas, como Bryan Ruiz, como un Hernán Medford en su época, o Rolando Fonseca. Yo solo jugué en canchas abiertas, pero siempre he vivido el fútbol como una pasión. Desde los 5 años iba al Saprissa y ya tengo 50. Sigo siendo morado, pero voy con Alajuelense, porque ya ahora sí es cierto que hasta Aarón se me hizo liguista”, confesó don Mauricio.

AUDIO: El mensaje entre lágrimas enviado por chofer de bus a su hijo Aarón Suárez luego del clásico

Y cree que eso es lógico. En abril, el papá del creativo había dado su criterio sobre la decisión de su hijo, de marcharse de la ‘S’ a la Liga.

“De estar en ligas menores y todo el proceso con Saprissa, saber que el entrenador no lo quiere debutar y salir del equipo. Muchos se han quedado en el camino, otros se han ido a otros equipos, pero él tuvo la oportunidad y la bendición de salir de uno grande a otro más grande y le digo a otro más grande porque Alajuelense es el club que mantiene a mi hijo ahí. Entonces, para mí es el más grande de todos, a pesar de que yo sea morado”.

Empieza la cuenta regresiva para el clásico y desde el bus que maneja, ese saprissista de corazón confía en que Alajuelense sacará la tarea.

Si desea unirse al canal AlajuelenseLN en Telegram, aquí encontrará el enlace directo.

Fanny Tayver Marín

Fanny Tayver Marín

Graduada en la UIA. Con más de 15 años de experiencia, escribe sobre Alajuelense, ciclismo, ciclo olímpico y más. Entre sus coberturas destacan juegos eliminatorios de la Selección, el Tour de Francia, el Mundial de voleibol en Japón y los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.