Por: Fanny Tayver Marín.   8 julio
Róger Rojas buscó el gol, pero no lo encontró. Fotografía: John Durán
Róger Rojas buscó el gol, pero no lo encontró. Fotografía: John Durán

Era un fogueo de exigencia máxima para los rojinegros, pero la derrota de 0-6 contra Palmeiras sonroja a Alajuelense, cuando restan 15 días para el inicio del Apertura 2018.

Alajuelense estaba frente a frente ante el equipo más ganador del fútbol brasileño, pero lo que podía ser un aliciente, se convirtió en una película de terror para la Liga.

Palmeiras sonrojó a Alajuelense en el Estadio Nacional. Fotografía: John Durán
Palmeiras sonrojó a Alajuelense en el Estadio Nacional. Fotografía: John Durán

Luis Diego Arnáez quería ver a sus hombres con un mejor nivel al que habían mostrado la semana anterior contra Rosario Central de Argentina.

Trazó un once que da pinceladas de la formación que utilizará en el arranque del torneo y la conclusión principal es que falta mucho trabajo.

La Liga jugó con Adonis Pineda, Allan Miranda, Porfirio López, Kenner Gutiérrez, Marco Barrantes, Jake Beckford, Luis Garrido, Alex López, Allen Guevara, Róger Rojas y Jonathan McDonald.

Por su parte, la formación estelar de Palmeiras estuvo conformada Weverton, Felipe Melo, Hyoran, Marcos Rocha, Diogo Barbosa, Edu Dracena, Lucas Lima, Antonio Carlos, Gustavo Scarpa, Bruno Henrique y Willian.

Los erizos trataron de jugar de tú a tú, al menos en los primeros minutos y Róger Rojas tuvo una opción de quitarle los ceros al marcador, al rematar desde fuera del área en el 5'. Sin embargo, la pelota pegó en el horizontal.

Felipe Melo marcaba con fuerza a Jonathan McDonald y los rojinegros lo intentaban, pero al frente tenían a un equipo con mucho oficio, que tiene ritmo, que está en competencia en la Serie A de Brasil y que también está en la disputa de la Copa Libertadores.

Jonathan McDonald fue titular de nuevo. Contra Rosario Central solo había jugado el segundo tiempo. Fotografía: John Durán
Jonathan McDonald fue titular de nuevo. Contra Rosario Central solo había jugado el segundo tiempo. Fotografía: John Durán

El motivo real de que Palmeiras viniera a Centroamérica, para medirse con Árabe Unido y al Independiente de Medellín en Panamá (ganó 2-0 ambos encuentros) y que también se desplazara a Costa Rica para jugar contra la Liga, es que los brasileños no quieren perder su ritmo ante el receso por la Copa del Mundo.

Y ritmo es justamente lo que buscan los rojinegros en esta recta final de pretemporada.

Palmeiras marcó su primer gol en táctica fija. Bruno Henrique cobró un tiro libre en el 15', superó con facilidad la barrera y su ejecución venció a Adonis Pineda.

A la Liga le costaba, porque el equipo dirigido por Róger Machado tenía la posesión del balón y hacía lo que sabe hacer, poniendo en práctica el jogo bonito (juego bonito).

En un tiro de esquina, Jake Beckord estaba atento, se encontró la pelota y remató con mucha potencia, pero le ocurrió lo mismo que le había pasado a Ro-Ro: el balón pegó en el horizontal.

La Liga dejó ir la oportunidad de empatar y luego cayeron más goles de Palmeiras.

Hyoran puso el 0-2 al 42' tras un pase de Felipe Melo.

El segundo tiempo fue de terror para los manudos.

Palmeiras hizo varios cambios y la Liga se vio mal en su parte baja, recibiendo goles sin piedad: Scarpa al 56', hubo dos anotaciones más de Hyoran (58' y 59') y el sexto tanto lo consiguió Scarpa al 67'.

Si se toma en cuenta lo que fueron estos dos partidos internacionales de fogueo contra rivales de un nivel superior, la Liga encajó nueve goles.

Un dato que sin duda pone a pensar a Luis Diego Arnáez y a su equipo.

Antes de lo que será el arranque en el torneo, Alajuelense jugará este martes en el Morera Soto contra Cartaginés y el jueves viajará a Honduras.

Los rojinegros visitarán al Olimpia el viernes, en San Pedro Sula; mientras que el domingo, se medirán al Motagua en Tegucigalpa.

Retornarán al país al día siguiente de ese encuentro y el martes 17 de julio sostendrán su último amistoso, contra el Árabe Unido, justo cuando restarán escasos cinco días para el primer juego del campeonato nacional entre Grecia y la Liga.