El director técnico de Alajuelense mostró su safisfacción por la respuesta de los jugadores que entraron hoy y que usualmente no gozan de regularidad.

Por: German Matamoros S. 23 noviembre, 2014

Redacción

Óscar Ramírez padeció el calor en el banquillo del Juan Gobán.
Óscar Ramírez padeció el calor en el banquillo del Juan Gobán.

Óscar Ramírez alabó la disposición de sus jugadores después de vencer 0-1 a Limón, dadas las condiciones climatológicas adversas y en un estadio donde tenían 12 años sin ganar.

"Nos costó el primer tiempo más, la hora era pesada. Tuvimos desfases en algunas situaciones pero creo que la gente que entró a reemplazar a los muchachos lo hicieron muy bien. En el segundo nos sentimos mejor, tuvimos la bola e intentamos combinar aunque era difícil".

Macho comentó que ayer practicaron durante la mañana acciones de balón parado, lo cual finalmente terminó por darles el triunfo en Limón.

"El grupo tiene hambre, quiere más, y más es buscar ese campeonato que sabemos que va a ser difícil".

Ramírez aseguró que el equipo tuvo madurez para sobrellevar el cansancio acumulado y el calor que había en tierras del Caribe.

"No podíamos exigir demasiado. Tenemos 22 partidos seguidos domingo-miércoles-domingo y venir aquí a las 2 de la tarde no es fácil. El equipo tuvo la madurez y la sensatez para saberlo administrar".

El técnico manudo dijo que durante la próxima semana analizará si le da descanso o no a sus principales figuras en el juego de la última fecha ante As Puma, donde no hay nada en disputa.