Por: Jairo Villegas S. 7 agosto, 2017

No soy adivino, pero estoy convencido de que este Alajuelense sería mejor si Wílmer Pato López fuera su técnico.

Benito Floro se volvió un especialista en atribuirle a la suerte cualquier resultado adverso, sin admitir que posiblemente sus planteamientos no son los adecuados o que no logró, sobre la marcha del partido, hacer cambios de esquema o figuras para darles otra cara a los manudos.

Wílmer López (primero a la derecha) y Benito Floro (gorra blanca) en el juego en que Alajuelense perdió 1-0 con el Once Caldas de Colombia.
Wílmer López (primero a la derecha) y Benito Floro (gorra blanca) en el juego en que Alajuelense perdió 1-0 con el Once Caldas de Colombia.

¿Cómo el Olimpia de Honduras le hace un gol de contragolpe a la Liga si el llamado a defender era el conjunto rojinegro? ¿Acaso no vio Benito el gigantesco hueco en el medio campo en ese encuentro? Alajuelense se salvó de milagro de salir goleado en su visita a Tegucigalpa, con una defensa que está llena de huecos, no sé si por falta de trabajo, estrategia adecuada o debilidad de los futbolistas.

Quizás el Pato le daría otro aire a un equipo que se ve enredado y que lleva cuatro puntos en el Apertura por pulmones de algunas figuras y no tanto por su juego de sociedad.

Floro desterró a la cantera que ilusiona al liguismo. Harry Rojas, Bryan Jiménez y Diego Mesén ven los partidos desde las gradas; Darío Alfaro desde el banco y Esteban Marín está en Carmelita.

Wílmer ha demostrado que se atreve a alinear a jóvenes, a quienes, de paso, conoce a la perfección.

No creo que el Pato use de titular a Iván Luquetta; es joven, pero no de la cantera. Ocupa una plaza de extranjero y su carril se volvió una invitación para que el adversario penetre con absoluta facilidad. Así fue ante Grecia, Olimpia y Santos de Guápiles. Quizás como volante de llegada pueda verse mejor, pero no muestra condiciones para ser gendarme, ni siquiera los balones aéreos gana pese a ser más alto que otros zagueros.

¿Alguien cree que el Pato hubiera dejado fuera a José Luis Cordero del trascendental duelo ante Olimpia, con la excusa de cuidarlo para la segunda fecha del torneo local, como lo hizo Benito?

Y no he hablado de las contraciones. ¿Iago Soares? ¿Álvaro Aguilar? ¿Jake Beckford?

Es cierto, la Liga tiene un rendimiento del 89% en los últimos seis partidos del torneo local, pero eso no oculta lo que muestra en la cancha en esta temporada.

El marcador ante Grecia (3-0) fue engañoso, porque los griegos pudieron acabar el primer tiempo con una ventaja de al menos dos goles. Frente a Santos, si alguien tuvo suerte fue la Liga... pocas veces se ve que el balón se estrelle en los dos verticales y no ingrese.

Quizás Benito deba hacerse a un lado, en una semana durísima para los erizos, con el juego frente a Olimpia el jueves, en el Estadio Nacional, y el domingo contra Herediano en el Morera Soto.