Rodrigo Calvo C.. 3 julio, 2011
Pantalla completa Reproducir
1 de 7

Jujuy, Argentina. El arquero Leonel Moreira no estaba en los planes de Ricardo La Volpe para ser titular, pero las circunstancias lo llevaron a defender el marco de la Tricolor ante Colombia y de paso ser la figura del juego.

Con buena nota concluyó el debut del meta florense con la Selección en la Copa América, ahogando el grito de gol a los cafeteros en más de una ocasión, y llevándose los aplausos de los presentes en Jujuy.

Con sus 21 años y apenas 1,80 metros de estatura, evitó una derrota con abultado marcador.

Finalizado el juego, medios nacionales e internacionales no titubearon para elegir a Moreira como el mejor del partido.

La incertidumbre sobre el nivel que presentaría el portero herediano reinaba en la previa.

Situaciones polémicas extra cancha que se presentaron con él y varios seleccionados en la Copa de Oro no dejaban de pesar en el análisis que se hacía sobre su aparición.

Primero fue acusado por periodistas costarricense de haber sido visto a altas horas de la noche con otros compañeros en un bar restaurante en Nueva Jersey, previo al choque en el que Honduras eliminó a la Sele en la pasada Copa Oro.

Eso desencadenó una serie de reacciones y en algunas se vio envuelto Moreira en lo personal.

Sin embargo, fue respaldado por Ricardo La Volpe y la Federación Costarricense de Futbol para continuar como segundo portero de la Selección para la Copa América.

Pero la sorpresa llegó cuando el arquero del AZ Alkmaar, Esteban Alvarado, pidió ser separado del plantel tricolor como consecuencia de un lío personal, lo que le abrió la oportunidad a Leonel Moreira de tomar la titularidad.

Así, y sabiendo la opinión de muchos seguidores, el pequeño herediano se plantó con carácter bajo los tres tubos y no se apantalló ante figuras del nivel de Radamel Falcao y Hugo Rodallega.

“Pueden haber muchas críticas, pero nuestro equipo tiene hambre de hacer buenos partidos en Copa América. Después de la expulsión demostramos mucho profesionalismo y la mentalidad de seguir luchando”, manifestó Moreira tras su debut con la Sele .

Buena nota. Otro debutante que lo hizo sin ningún tipo de complejos fue el defensor central izquierdo Francisco Calvo, quien es jugador del San Jacinto College de Houston, Estados Unidos.

Sin haber llegado a participar en el futbol profesional (dio el salto del Saprissa de Corazón hacia el país norteamericano), el zaguero de 21 años tuvo su oportunidad.

“Agradezco a Dios por la oportunidad de debutar con la Selección. Siento que hice bien las cosas, pero debo ir mejorando. Cada día hay que mejorar más”, expresó Calvo. Colaboro con información Gabriel Vargas, periodista La Nación.