Kenneth Hernández Cerdas. 11 marzo, 2017
Gabriela Guillén (16) con Priscilla Barrientos. | WILBERTH HERNÁNDEZ
Gabriela Guillén (16) con Priscilla Barrientos. | WILBERTH HERNÁNDEZ

Moravia subió a la cúspide del fútbol femenino al ceñirse la corona de campeón.

En el juego de ida, el resultado las favoreció 3-0, pero anoche, el marcador indicó 3-2 a favor de las saprissistas.

La renta del primer pulso fue determinante para que Moravia se sentara en el trono del balompié femenil, un sitio que no ocupaba desde el 2013.

El global les favoreció 5-3 en la serie disputada en el Estadio Colleya Fonseca.

Moravia inició el duelo de vuelta como si hubiera caído en el primer asalto y, desde el pitazo inicial, mostró el deseo de asfixiar a la S .

En el 5’, Cristín Granados mandó la pelota al fondo de la guarida saprissista con un fuerte disparo. Tres minutos después, Carolina Venegas igualó los cartones y pareció darles un empujón anímico a sus compañeras.

En el 53’, María José Morales se atrevió desde fuera del área y venció la resistencia de las tibaseñas, que parecían quedarse sin respuesta ante la vocación ofensiva del rival.

No obstante, las moradas le dieron vuelta al marcador con anotaciones de Fernanda Barrantes, de penal, y otra diana de Carolina Venegas, de cabeza, luego de un tiro libre.

Para llegar a la cúspide, el hoy monarca no tuvo un camino sencillo. En setiembre pasado, ganó el Torneo de Apertura, sin embargo, perdió la final del Clausura contra las moradas, que obligaron a un pulso definitivo por el cetro.