Fanny Tayver Marín. 14 mayo
Luis Marín asegura que su equipo será muy agresivo este miércoles en el Carlos Ugalde. Foto: Albert Marín.
Luis Marín asegura que su equipo será muy agresivo este miércoles en el Carlos Ugalde. Foto: Albert Marín.

Luis Marín cuenta las horas para que llegue el momento de la verdad. Este miércoles podría guiar a San Carlos hacia su primera estatuilla en el fútbol nacional y sin necesidad de una gran final.

En caso de que Saprissa sea el vencedor, habría dos juegos más en la lucha por el título.

El partido de ida de la fase final del Clausura 2019 quedó 1-1 en Tibás y este miércoles vendrá el otro capítulo.

(Video) Nación Deportiva: ¿Quién ganará la final entre San Carlos y Saprissa?

“Es un momento importante, lógicamente, no solo para mí, sino para el club. Podríamos estar ante algo histórico, entonces estamos muy tranquilos, sabiendo que no hemos ganado absolutamente nada, que tenemos un gran rival al frente y que nos va a dar la pelea. Es un rival que nunca se da por vencido y estamos empatados”, expresó el técnico de los norteños.

— ¿Cómo está la situación de Alberth Villalobos, José Luis Cordero y Osvaldo Rodríguez?

Estamos esperando al entrenamiento de la tarde, ver qué reacción tienen ellos y si los podremos tener en cuenta o no.

— ¿Cuál será el planteamiento tomando en cuenta el gol de visita, que es una leve ventaja?

Yo creo que no estamos pensando en que tenemos ninguna ventaja, estamos pensando que estamos empatados, que necesitamos ganar para poder ser campeones, no estamos pensando en nada más. Entonces vamos a tener un planteamiento como siempre lo hemos tenido de local, agresivo y buscando ganar, ser un equipo ‘presionante’ y un equipo que salga a buscar la victoria, que salga a buscar hacer goles.

Siempre con un planteamiento equilibrado, por supuesto, pero no vamos a especular nada. Yo creo que la idea es buscar el partido, buscar ganar y así saldremos.

— Para este miércoles Saprissa es el que tiene más que perder y San Carlos mucho que ganar. ¿Lo ve así?

Digamos que sí. Nosotros tenemos otra posibilidad, sí, pero la verdad, nos estamos exigiendo buscar el campeonato este miércoles, no prolongar esto más y con esa mentalidad vamos a salir.

Ya después veremos qué pasa, cuando terminen los 90 minutos o los 120 minutos, pero esa es nuestra mentalidad, no pensamos más allá, no pensamos en si Saprissa tiene más presión o menos presión. Yo creo que los dos tenemos presión. Ellos están con la presión de que no tienen un más allá. Nosotros tenemos una presión histórica, de ser campeones por primera vez y digamos que eso nos iguala.

Yo creo que lo estamos manejando bien, los muchachos están enfocados en el partido, en lo que tenemos que hacer y ellos saben que debemos seguir con una actitud muy positiva, muy concentrados, muy atentos, porque estamos jugando contra un gran rival que si tenemos el mínimo descuido es sumamente peligroso.

— ¿Cuánto del once tiene listo?

Yo diría que nueve jugadores, los tengo clarísimos, estoy esperando un par de situaciones ahí. A partir de eso decidiré, pero esas son las dudas y si no están, tengo muy clara la alineación. Sé cuáles jugadores, ya hemos trabajado con ellos y sé qué alineación pondría en el caso de que esos muchachos no estén, pero nada más es de esperar. Yo diría que el 90% lo tengo bien claro.

— ¿Cómo maneja la presión? ¿Ha habido algo especial en lo mental por ser un juego histórico para ustedes?

Yo creo que tenemos alguna ventaja porque hay jugadores que ya han tenido alguna vivencia parecida, tenemos seis o siete jugadores que han sabido lo que son finales y eso es importante. Hemos tratado de manejar mucho la parte mental, la parte psicológica, desde el partido después de Heredia allá, hemos enfocado mucho esa parte para poder jugar contra Herediano en San Carlos.

Hemos tratado de conversar mucho con ellos, de hacer reflexiones, de buscar videos que ayuden y aporten mensajes, muchas situaciones para que en la parte mental estén enfocados, estén fuertes y que el ambiente y las circunstancias del momento no nos envuelvan, ni para bien, ni para mal, sino que seamos lo más equilibrados posible.

— Cada quien en su profesión busca el éxito, ¿pero usted se visualizaba tan rápido a las puertas de un campeonato?

Primero hay que darle gracias a Dios de que me dio la oportunidad de estar aquí. Uno visualiza en algún momento tener éxito, pero lógicamente uno no sabe cuándo le puede llegar. Lo importante es siempre estar preparado para las oportunidades. Uno siempre sueña cuando es jugador en estar preparado para lograr éxito y cuando se dedica a esta profesión, también.

Estar preparado, porque sabe que es una carrera dura, difícil, tiene muchas variables y uno sueña con tener éxito. Solo Dios sabe cuándo es el momento.

Estar aquí sería mentirle que uno lo visualizó al 100%, pero siempre uno sueña con lograr cosas importantes en el fútbol.

— ¿Lo de San Carlos va supeditado a lo que pueda plantear Saprissa? ¿Cree que los morados cambiarán por la presión de un Rubilio Castillo que puede generar modificaciones?

Creo que sí, yo espero al menos dos variantes, posiblemente una arriba y atrás también. Inclusive podría haber hasta tres, tratando Saprissa de buscar un poquito de más contundencia ofensiva. El rival cuenta y nosotros tenemos una forma de jugar que la variamos un poco en el Saprissa, pero aquí tendremos que proponer más y salir a buscar más el partido, ser más equilibrados.

San Carlos no va a ser un equipo que especule ni que espere a ver qué pasa, vamos a tratar de con nuestras armas, con nuestro material humano salir a buscar el partido, a proponer, a buscar ganar.

Y tener los cuidados necesarios para controlar a un Saprissa que tiene muchas virtudes en ofensiva, un equipo que tiene muy buenos jugadores, que tiene muy buenas individualidades y que su sistema ofensivo es bastante fuerte y eso para nadie es un secreto.

— ¿Qué puede decir de don Carlos Aguirre, que había estado en la Selección y que maneja la parte emocional del grupo?

Lo de Carlos Aguirre es muy rescatable. Cuando vine aquí, hablé con él, lo conozco desde hace mucho tiempo, desde que trabajó en la Liga Deportiva Alajuelense cuando yo era jugador. Luego en el paso por la Selección también. Sé de su profesionalismo, de su trabajo, de su perfil bajo, que eso es importante.

Es un hombre que trabaja callado, que trabaja ahí detrás, que siempre es constante en su trabajo y que nos ha metido la mano muchísimo y que nos ha ayudado en reforzar esa parte, porque el trabajo que él hace es una parte del montón de puntos que ayudan a que un equipo pueda lograr cosas importantes.

— La afición los llegó a despedir el sábado previo al juego en Tibás ¿Qué le dice a la afición?

Como siempre lo he dicho, agradecerle a la afición por su apoyo, no solo ahora, sino que lo importante es que la afición ha sido constante en el apoyo, desde el primer partido hasta hoy. Eso es mucho de agradecer, porque es muy bonito apoyar cuando las cosas están en este punto, es muy fácil.

Cuando las cosas no están tan bien, o se está empezando un proyecto a veces la gente no apoya. Y aquí ha sido al contrario, la gente apoya desde el primer día.

De local siempre hay mucha gente y sentimos el apoyo, sentimos esas vibras positivas y que disfruten este momento.

Esperamos que de verdad puedan disfrutar algo histórico, que eso es algo que todos queremos aquí con un campeonato. La afición se lo merece, se lo merece el club, se lo merecen los dirigentes, se lo merecen los jugadores y ya queda en nosotros realmente si estamos dispuestos a darlo todo para lograrlo.

Entonces, yo creo que es un momento bonito para la afición y que tienen todo su derecho para estar contentos.

— ¿Qué tan importante ha sido el trabajo de Sandro Alfaro y de Harold Wallace?

Muy importantes, el trabajo de los asistentes es clave en un cuerpo técnico, porque ayuda a muchas cosas. Seis ojos ven mejor que dos, tres mentes piensan mejor que una, analizan mejor que una y entonces, el debate que puede haber en un cuerpo técnico para tomar una decisión, todo eso ayuda muchísimo.

El trabajo en campo, en los entrenamientos y en los partidos, con análisis. Yo siempre consulto con ellos para tomar decisiones y entonces ha sido un trabajo de mucho apoyo para mí. Yo creo que gracias a Dios no me equivoqué cuando los escogí.

Su profesionalismo, su capacidad está demostrada y estamos muy contentos.

— Pese al éxito y a todas las emociones que se viven, ¿hubo algún momento difícil a lo largo de este torneo?

Sí, claro. Hubo unas dos o tres fechas bastante complicadas, donde no tuvimos buenos resultados. El partido que perdimos aquí contra Saprissa, luego fuimos a Grecia y me parece que perdimos también, recibimos a Pérez Zeledón o a Guadalupe y empatamos. Hubo unos tres partidos donde las cosas no nos salieron, donde este equipo no estaba acostumbrado a perder dos partidos seguidos y empatar de local, entonces perdimos siete puntos de nueve y fue el momento más incómodo, de más presión, que hubo en la temporada.

Después de eso, gracias a Dios y a los muchachos, fuimos obteniendo un mejor ritmo de competencia y las ideas se fueron aclarando dentro del equipo, la idea fue calando mejor y tomamos más confianza hasta poder llegar hasta aquí.

— Como jugador usted ganó nueve títulos de Primera División, Harold Wallace obtuvo siete y Sandro Alfaro también salió campeón con Alajuelense. ¿De esas vivencias se aplica algo en este nuevo rol?

Muchísimas, porque supimos lo que fue ganar más veces que perder, pero también supimos lo que fue perder y el porqué de cuando ganamos y el porqué de cuando perdimos. Eso son experiencias que le podemos transmitir a los muchachos en la parte de ese conocimiento, de esas vivencias que ya nosotros tuvimos.

Y podemos anticiparnos a cosas que si hacemos bien, pues vendrán cosas como las que obtuvimos nosotros, o si en su momento cuando hicimos cosas que no fueron, por qué nos afectaron. Son cosas que uno puede anticipar y tener esa lectura antes de... y que ayudan muchísimo.

El hecho de sentir al grupo, de ver la actitud de los muchachos en la forma negativa o positiva y si podemos anticipar cosas, conversar.

— Tener el liderazgo de Álvaro Saborío, a Kenny Cunningham, hace fuerte a ese camerino. ¿Cuánto pesa ese grupo de jugadores?

Tenemos jugadores que han sido campeones, como Álvaro Saborío, Marvin Obando, Esteban Ramírez, José Luis Cordero, Alberth Villalobos, Diego Madrigal, Christian Martínez, que tienen eso, que saben qué hay que hacer para poder lograr un campeonato.

Hay otros que han perdido también, como un Carlos Acosta, saben lo que es eso y por qué estuvieron cerca y no pudieron, qué les faltó, esas vivencias son importantes y aportan para que en este momento usted sienta un ambiente tranquilo, de confianza, pero sabiendo que en el fútbol hasta que no se termine, no se termina.

Sabiendo que en el fútbol hasta que usted no tenga las cosas en la mano con el pitazo final, no tiene nada. Hay seguridad, pero cautela, de que no hemos ganado nada y esa es la vivencia que transmiten esos líderes, que es muy importante.

— Contra Herediano fue sorpresa ver a Rashid Chirino y a Roberto Córdoba, ¿para este miércoles podría haber alguna sorpresa?

Podría ser, vamos a ver, estamos analizándolo. Yo creo que el domingo los muchachos que entraron lo hicieron muy bien, un buen partido. Estamos analizando y estamos pensando qué podemos hacer para ser un equipo más contundente adelante, más fuerte, con más volumen ofensivo, que es lo que ocupamos, porque contra Saprissa hicimos una parte muy bien, que fue defendernos, pero nos faltó la otra.

Aquí tenemos que ser un equipo más agresivo, más ofensivo, queremos ganar el partido y para eso tenemos que proponer más, sin ser un equipo descuidado atrás y sin ser desequilibrado.

Mi filosofía es tener siempre un equipo equilibrado en todas sus líneas, que ataque bien, pero que se defienda bien. Por ahí, el domingo nos costó atacar, pero era el momento del partido, las circunstancias y todo, que hizo que tuviéramos que plantear un partido así.

Ahora nos toca de local y esperamos ser un equipo más contundente adelante y dentro de esa búsqueda pueden entrar jugadores como ellos, en su momento.