Rodrigo Calvo C.. 26 mayo, 2007
 Luis Marín con su hija mayor, María Paula, en el balcón de su apartamento, en la ciudad israelí de Netanya. | ARCHIVO
Luis Marín con su hija mayor, María Paula, en el balcón de su apartamento, en la ciudad israelí de Netanya. | ARCHIVO

Tras el sinsabor que le dejó su segunda presencia mundialista en Alemania, donde Costa Rica perdió sus tres juegos, el capitán de aquel seleccionado buscó “refugió” en otro país. Y al cabo de un año, el “negocio” fue redondo.

Luis Antonio Marín renació en el exótico futbol de Israel y los resultados son claros, al sacar buena nota con el Maccabi Netanya.

“El balance es bastante positivo. Fue una temporada muy buena para mí en un club que, en historia, es parecido a lo que es Puntarenas en Costa Rica”, comparó el exzaguero de Alajuelense.

Sus colegas futbolistas de la liga de ese país del Medio Oriente lo eligieron el mejor defensa central y el mejor extranjero del torneo, de acuerdo con la prensa escrita.

Esto redundó para que se concretara la oportunidad para seguir un torneo más, al recibir el aval del presidente Jammer de Daniel y el técnico Reuven Atar.

“Estas designaciones son importantes para mí. Jugué toda la temporada. Solo falté a un partido por lesión. Esto hizo para que me quedara un año más. Fue un año de éxito para mí y el equipo, que ahora tendrá una participación internacional”, dijo con entusiasmo.

Marín celebra hoy su último partido del certamen ante el campeón, Beitar Jerusalén, que jugará como local a 50 km de esa ciudad y a puerta cerrada, por los disturbios que protagonizaron sus aficionados al ganar el título el 6 de mayo.

En la UEFA. Ahí no quedó todo. Marín fue el líder de un club protagonista que ocupó el tercer lugar de la liga y, de paso, se adueñó del boleto directo para la Copa de la UEFA.

“El futbol de Israel es muy exigente. El sábado pasado logramos la meta de clasificar a la UEFA, al ganar 2-1 al Ramat. Es algo importante para mí y el club”, insistió.

“Nuestro equipo tenía varios años sin figurar en el campeonato. El presidente lo reconstruyó y se contrató a 15 jugadores”, expresó.

Luis deja Israel y regresa mañana al país, junto a su esposa, Elizabeth Chavarría, y sus tres hijos, María Paula, Camila y Daniel. “Ya pasó lo más fuerte del conflicto (árabe-israelí). Estamos más ambientados y tenemos muchos amigos”.

Su estancia aquí será por unas cortas vacaciones. El 20 de junio deberá regresar a Israel, para empezar la pretemporada. El objetivo será adueñarse del título y llegar lo más lejos posible en la Copa UEFA.

En ningún momento descarta volver a la Tricolor. El zaguero, quien es el tico con más juegos internacionales con la Sele (lleva 123), expresó que sueña con asistir al Mundial de Sudáfrica 2010.

“Me gustaría volver a la Selección. Estoy en muy buen nivel. Todavía puedo rendir y jugar sin ningún problema, pero eso depende de Hernán (Medford) y su cuerpo técnico. Esperemos a ver si tendré la oportunidad”, dijo a La Nación .