El delantero estuvo 13 torneos cortos con el Team

Por: Steven Oviedo 13 enero

En el Invierno 2010 llegaba al Herediano un delantero que ya había vestido la camiseta de los otros tres equipos tradicionales del país, con un cartel de goleador, pero sin arraigo con una camiseta en especial, pese a que su debut fue en 1999.

Ocho años después ese delantero, Víctor Núñez, deja un legado imborrable en el equipo de la Provincia de las Flores, pues le dio un giro completo a una institución hundida en el fracaso.

Víctor Núñez levantó cuatro campeonatos con el Herediano. Fotos: Mayela López
Víctor Núñez levantó cuatro campeonatos con el Herediano. Fotos: Mayela López

Con Mambo regresaron las finales, hubo caídas dolorosas en el camino, pero el grito de campeón se volvió a escuchar por todo Heredia y en gran parte gracias a los goles de Víctor Núñez.

“Después de 19 años esta generación logró ser campeones y después seguir sumando más títulos. El amor que siento yo por la afición herediana y por el Club Sport Herediano es muy grande”, aseveró el delantero.

Núñez, junto con un grupo de jugadores, le devolvieron la esencia a los florenses y lograron que rompiera una racha de 19 años sin campeonatos.

Cuando Mambo estuvo en el equipo, el Herediano obtuvo cuatro campeonatos, siete subcampeonatos y solo en dos ocasiones no pasó de las semifinales, sumado a que siempre se clasificó.

Víctor Núñez marcó su último gol con el Herediano en el Estadio Ricardo Saprissa en la final del Verano 2017. Fotografía José Cordero
Víctor Núñez marcó su último gol con el Herediano en el Estadio Ricardo Saprissa en la final del Verano 2017. Fotografía José Cordero

Quizá lo más importante que obtuvieron los heredianos en la época de Víctor Núñez fue el respeto que habían perdido por sus constantes derrotas y su sequía de trofeos.

“Esperemos ser siempre recordado por los heredianos, soy un jugador que dio todo por esta camiseta, dio goles. La generación dio goles y campeonatos. Sacamos a Herediano de donde estaba, ahora es visto de otro punto de vista”, detalló Núñez.

Mambo se convirtió en un líder para un equipo que estuvo a punto de desaparecer en el 2012, cuando Mario Sotela lo tenía al borde de la quiebra, pero aún así salieron adelante.

“Muy contento por todo el apoyo que me dio la afición herediana en estos ocho años, fueron momentos muy complicados los que pasamos aquí cuando no había plata, cuando teníamos que hacer rifas. El camerino tuvimos que botarlo y los jugadores poner plata para volver a hacerlo”, recordó Núñez.

Núñez se encargó de pagar recibos de agua y luz de su propio bolsillo para que en el Rosabal Cordero se pudiera jugar y mantener viva la esperanza de retomar la gloria.

Víctor Núñez marcó 88 goles con el Herediano. Fotografía José Cordero
Víctor Núñez marcó 88 goles con el Herediano. Fotografía José Cordero

198 partidos de campeonato nacional y 17 de la Liga de Campeones de la Concacaf le dejaron a los seguidores del Team 92 gritos de gol gracias a Víctor Núñez.

Probablemente, los más gritados fueron en las finales del Verano 2012 ante Santos, Verano 2013 ante Cartaginés y Verano 2017 frente al Deportivo Saprissa, los cuales significaron triunfos históricos.

Las víctimas favoritas del goleador histórico fueron: Santos de Guápiles (14 goles), Cartaginés (11), Limón FC (10), Pérez Zeledón (9) y Alajuelense (6), pero a todos les clavó al menos una daga.

Los goles del Núñez con el Herediano se vivieron en 11 estadios, 55 tantos en el Rosabal Cordero y 33 fuera de ese recinto, siendo el Juan Gobán la cancha donde más goles anotó de visitante, con seis.

Si hablamos de víctimas, los porteros han sufrido al tener al frente a Núñez, quien con la casaca florense venció a 33 distintos arqueros, pero los cinco que más padecieron fueron: Luis Diego Sequeira (8 goles), Patrick Pemberton (5), Wardy Alfaro (5) y Carlos Méndez (5).

El legado de Víctor Núñez con el Herediano
El legado de Víctor Núñez con el Herediano


Etiquetado como: