David Goldberg J.. 7 julio, 2012

Alajuela. Todavía es la pretemporada. Todavía es muy temprano. No obstante, esta Liga mete miedo.

Los manudos apalearon anoche al Municipal de Guatemala por 4-0 y dejaron muy en claro que este semestre van con todo y por todo.

Tampoco es para encender el juego de pólvora, y seguramente así lo dirán los protagonistas durante los próximos días, sin embargo, el ritmo impuesto por los manudos en la paliza que le dieron a los chapines esconde el hecho de que, en teoría, estos jugadores apenas están aflojando piernas.

Los reflejos de Patrick Pemberton, la velocidad de Kevin Sancho y Cristopher Meneses, el desequilibrio de Allen Guevara y Diego Calvo y la brújula de Pablo Antonio Gabas ya están en su punto. Principalmente este último, porque el capitán manudo todo lo que patea lo manda con la mecha encendida.

Así cayó el primer tanto del partido, tras un tiro libre que clavó al ángulo derecho del guardameta Cristian Álvarez (10'). Otro puntito más para el mediocampista tico-argentino, quien cada vez es más ídolo de la afición eriza.

Luego fue el turno de Guevara (34') y Elías Palma (38') de inflar el marcador, tras dos remates dentro del área. Metieron el partido en la bolsa. Y la cerraron con el de Diego Calvo (67'). Buenos goles producto del juego colectivo.

Rival. Eso sí, hay que aclarar que el rival rojinegro no era Barcelona, ni mucho menos.

Los Rojos, subcampeones de Guatemala, enseñaron poco. No solo contra Alajuelense, sino también contra Cartaginés y Saprissa, los que también lo vencieron hace pocos días. Con más dificultad, sí, pero derrotas al fin.

El equipo del costarricense Javier Delgado deberá trabajar mucho o deberá olvidarse de ganar internacionalmente. Una de dos. Quizás lo único positivo de ayer, la movilidad de Yosimar Arias.

El juego cumplió su objetivo: le dio confianza tanto al equipo rojinegro como a sus aficionados, pulió un poco más el esquema que ofreció el domingo pasado ante Saprissa y de paso, hasta algún dinero recogió, pues la asistencia fue considerablemente buena.

Además, la victoria mantiene el invicto alajuelense en lo que va de la pretemporada, en la cual ya disputó siete partidos (seis triunfos y un empate). Su próximo reto será el martes ante Olimpia de Honduras, también en el Morera Soto.