Daniel Jiménez. 8 marzo

Decidió firmar con Saprissa. Desde su primer día de morado levantó polvorín entre las aficiones archirrivales del país. Con el pasar de los partidos se generó un debate hasta hoy en torno a su rendimiento en el campo.

En la grada, la afición de la S no se decide. Unos le aplauden y otros le silban. La mayoría lo ha abucheado en al menos tres partidos (Grecia, América y Cartaginés), pero ¿cómo sobrelleva las críticas Johan Venegas?

El futbolista Johan Venegas durante el juego de anoche ante Guadalupe en la Cueva. Fotografía José Cordero
El futbolista Johan Venegas durante el juego de anoche ante Guadalupe en la Cueva. Fotografía José Cordero

El futbolista afirma que su fe inquebrantable le mantiene al pie del cañón. Aduce que se resguarda en la lectura de la Biblia y en escuchar la palabra.

Está lejos de lo que se dice en la grada, en la prensa o en la calle. Dice no desenfocarse de lo que debe hacer.

“Siempre me he interesado por ser un hombre de Dios, él me dio la palabra a finales del año pasado y creo que se ha estado cumpliendo al pie de la letra, yo confío plenamente en él”, comentó Venegas.

Para el atacante, decidirse por el Monstruo en contraposición al León fue una decisión acertada.

“Venir aquí (a Saprissa) fue una apuesta y creo que las cosas van encaminadas, hay que trabajar más para mejorar y esperemos que al final del semestre todo sea conforme a su voluntad”, añadió.

El extremo morado asegura estar tranquilo. Aduce que cuesta que algo le robe la paz, máxime si es un insulto.

Venegas va a una reunión donde se lee la Biblia y se ora junto al exfutbolista Armando Alonso. Dice que hay domingos en los que va a la Iglesia, siempre y cuando no le choque el horario con algún juego.

Johan Venegas ha estado en el campo en 958 minutos en 12 partidos. Ha marcado dos goles como morado. Fotografía José Cordero
Johan Venegas ha estado en el campo en 958 minutos en 12 partidos. Ha marcado dos goles como morado. Fotografía José Cordero

Además, el seleccionado nacional sabe que su presente está en calma: “la Biblia habla del día malo, cuando viene la prueba muchas veces uno no la toma con la actitud correcta y se queja, yo la agradezco y pido esa madurez para cuando venga la bendición”, explicó.

Al consultársele cómo sintió a los seguidores tras la goleada ante Guadalupe (4-0), explicó que no está atento al dictamen de la hinchada, esa que parece entabla un juicio cada vez que sale al campo.

“No sé, siempre que juego me enfoco dentro del campo, cuesta mucho estar jugando y estar enfocado en lo que se dice afuera, sí sentí el apoyo de la afición a todo el equipo”, agregó.

Tiene como sueño estar en el Mundial de Rusia 2018, pero por el momento dice que es solo eso un sueño, pues solo Óscar Ramírez, seleccionador nacional, sabrá si lo tomará en cuenta.

Por el momento espera enfocarse en levantar el título del Clausura como jugador del Deportivo Saprissa.