Fanny Tayver Marín. 2 septiembre
Jonathan McDonald es el máximo artillero de Alajuelense contra Saprissa. Fotografía: Rafael Pacheco
Jonathan McDonald es el máximo artillero de Alajuelense contra Saprissa. Fotografía: Rafael Pacheco

Alajuela. En los días previos a los clásicos, Jonathan McDonald muchas veces les dice a algunas personas de su círculo más cercano que tiene la sensación de que va a anotar.

Para esta ocasión, se lo reservó, pero sí estaba convencido de que todo saldría bien y que Alajuelense se dejaría la victoria frente al Saprissa en el Morera Soto.

Era un partido de mucha presión, como es usual en los los clásicos, pero él mismo estaba convencido de recibir a la S se convertía en el escenario perfecto para que la Liga sumara sus primeros tres puntos como local en este torneo.

(Video) Jonathan McDonald llegó a 16 goles en clásicos

Un pase preciso de Cristopher Meneses lo puso en una encrucijada. Mac podía tirar a marco o pasarle el balón al hondureño Róger Rojas. Corría el minuto 68′ y optó por lo primero.

De inmediato supo que le había pegado muy bien a la pelota. Fue un lapso de segundos, su vista estaba clavada en el balón y cuando vio que iba para adentro de la portería tibaseña resguardada por Kevin Briceño, el mismo atacante confiesa que estaba gritando: “No, no, no”, impresionado, al ver la clase de gol que acababa de convertir.

Esa anotación es muy significativa para la gran pesadilla del Saprissa en juegos contra la Liga, porque Mac logró desempatar el récord que compartía con Evaristo Coronado como máximos goleadores en clásicos con una misma camisa.

“No habíamos ganado en este torneo en nuestra casa y teníamos al Saprissa invicto, así que eran dos momentos importantes para dar un golpe de autoridad en la mesa y empezar a demostrar que el Alejandro Morera Soto ya se va a empezar a respetar, y qué más que con una victoria contra el archirrival, contra el líder del torneo, el equipo invicto y del que todo el mundo habla maravillas”, Jonathan McDonald.

McDonald alcanzó su conquista 16 ante los morados y desde este momento afirma que “sin duda es uno de los goles más lindos que he anotado en mi carrera”.

“Agradecido con Dios, con mi familia, con mi papá porque desde pequeño me puso a ver a la Liga jugar, me traía al estadio y siempre me dijo que si soñaba con esto, lo podía alcanzar. Es un pilar importante, igual que mis hijos, mi esposa, mi hermano mayor y el menor también. Y agradecerles a todos los que han hecho esto posible, que yo pueda estar aquí”, indicó el hombre que ya contabiliza cinco dianas en este Apertura 2018.

Jonathan McDonald anotó el gol del triunfo, celebró, brincó, rió y hasta lloró. Fotografía: Rafael Pacheco
Jonathan McDonald anotó el gol del triunfo, celebró, brincó, rió y hasta lloró. Fotografía: Rafael Pacheco

“Hay mucha gente atrás mío empujándome, con mensajes de motivación, con llamadas durante la semana, antes del partido. Esto no es solo mío, también es de mis compañeros. Sin ellos esto no hubiera sido posible, igual que por mis exentrenadores, mis excompañeros”, agregó.

Inclusive, se acordó de sus entrenadores de liga menor, porque asegura que ellos han tenido mucha influencia en su carrera futbolística.

“Me inculcaron ese espíritu de luchar, de no dejarme, y la verdad es que esto me sabe muchísimo porque en momentos me han querido destruir, algunos en la prensa me han querido desbaratar, así que alcanzar esto, anotar hoy, es quitarse toneladas de cosas de encima”, comentó el melenudo.

Don Jasper McDonald, el papá de Jonathan, no se perdió ningún detalle del clásico mientras cargaba a Jayden, el hijo del goleador manudo en clásicos. Fotografía: Rafael Pacheco
Don Jasper McDonald, el papá de Jonathan, no se perdió ningún detalle del clásico mientras cargaba a Jayden, el hijo del goleador manudo en clásicos. Fotografía: Rafael Pacheco

El delantero llegó a 103 goles en Primera División con la Liga. Sin embargo, Alajuelense destaca que si se toman en cuenta las anotaciones de Mac con los erizos en Concacaf y en Torneos de Copa, contabiliza 111 perforaciones, justo la cantidad de goles que registró Alejandro Morera Soto.

“Significa mucho, muchísimo igualar a Alejandro Morera Soto que es el ídolo de nosotros los liguistas, ser el máximo goleador histórico con una misma camisa en clásicos y volver a ganar en nuestra casa, para mí es muy significativo y desde luego que es uno de los mejores goles que he anotado en mi carrera y ahora a disfrutar esto y ya desde este lunes pensar en San Carlos”, reseñó.

Durante todos los partidos de este torneo, él no ha estado como centrodelantero. Con la propuesta de Luis Diego Arnáez, de usar tres hombres en punta, juega más hacia un costado y eso implica que su labor sea más de sacrificio.

Jonathan McDonald festejó su gol en el clásico con todos sus compañeros. Fotografía: Rafael Pacheco
Jonathan McDonald festejó su gol en el clásico con todos sus compañeros. Fotografía: Rafael Pacheco

Está a tres anotaciones de igualar a Rolando Fonseca como máximo artillero en clásicos, pues el exdelantero hizo diez goles con la camisa de la Liga y nueve con la de Saprissa. Le gustaría alcanzarlo y hasta imponer otra marca, pero tampoco lo desvela.

“Lo que a mí me importa es ganar el torneo, si se da, se da, y si no, vendrán más partidos, más cosas. Lo más importante para mí hoy es que el equipo ganó, que nos sacudimos de eso de no ganar en nuestra casa y así que vamos para adelante. Esto recién empieza, no nos podemos creer los mejores porque el partido contra San Carlos va a ser duro, va a ser intenso, ellos saben jugar en su casa”, subrayó.

McDonald también dijo que ganar el clásico 317 en la historia del fútbol costarricense es un aviso de que la Liga está más viva que nunca.

“Nos han matado porque no habíamos ganado en nuestra casa, pero venimos haciendo bien las cosas, hemos ganado en canchas muy difíciles contra rivales complicados. Ganar en Limón no es fácil y aunque ellos no están pasando un buen momento, es una cancha difícil de jugar”, citó.

Destacó que otro triunfo importante de la Liga había sido en el Fello Meza, contra un Cartaginés que aplica intensidad, exigencia y velocidad en su juego.

“Estamos en nuestra casa y tenemos que ganar contra rivales teóricamente accesibles, pero Carmelita no está arriba por casualidad o por suerte y si ustedes ven cómo juegan ellos, con la dinámica y la juventud juegan muy intensos y eso les favorece”, apuntó, haciendo alusión a los partidos que los erizos habían perdido contra Pérez Zeledón y los verdolagas.

“Yo creo que es un golpe bastante fuerte el que dimos hoy, ganarle al archirrival en nuestra casa, al líder del torneo y al equipo del todo mundo habla maravillas. Es una victoria importante para empezar a dejar cosas en el pasado", finalizó McDonald.