Fanny Tayver Marín. 17 septiembre
Maikell McDonald cumplió 10 años el 9 de setiembre y es uno de los cachorros que se forma en el semillero rojinegro. Fotografía: Instagram Jonathan McDonald
Maikell McDonald cumplió 10 años el 9 de setiembre y es uno de los cachorros que se forma en el semillero rojinegro. Fotografía: Instagram Jonathan McDonald

Para esta temporada, la Unión Nacional de Clubes de Fútbol de la Primera División (Unafut) endureció los castigos para tratar de erradicar el racismo y la discriminación en los estadios de fútbol.

Los insultos racistas que sufrió el delantero de 10 años, Maikell McDonald, mientras se realizaba el clásico de la categoría U-10, podría acarrear una sanción fuerte y ejemplarizante.

“Ya se recibió el informe arbitral por parte del central del juego, donde se reporta la conducta de los aficionados y ahora le corresponde al órgano disciplinario de Unafut analizar el informe y tomar las medidas respectivas que correspondan”, expresó el director de comunicación de la Unafut, José Pablo Molina.

(Video) Así fue el gol del hermanito de Jonathan McDonald contra Saprissa

El informe arbitral de David Céspedes brinda los detalles de lo ocurrido, al apuntar: “Al transcurrir el minuto 16 del tercer tiempo, el jugador 69 de Liga Deportiva Alajuelense —Maikell McDonald Porras— fue fuertemente insultado por aficionados saprissistas, claramente identificados por mi persona con la camisa del Deportivo Saprissa”.

El árbitro añade que “insultos de naturaleza racista fueron dirigidos hacia el jugador” e incluye frases explícitas de lo que se escuchaba en la cancha y que provenían desde ese sector donde se encontraban los familiares de los jugadores morados.

Aunque en el Reglamento Disciplinario de los torneos de liga menor sí habla de sanciones para cuando se incurre en racismo y discriminación, esa normativa no resulta tan clara para los hechos que se presentaron el sábado.

(Video) Maikell, el hermano menor de Jonathan McDonald

“Hay un reglamento de liga menor para todos estos campeonatos de fuerzas básicas organizados por Unafut, pero también la jerarquía es la normativa de Unafut y permite evaluar casos de liga menor con el reglamento que se utiliza en la Primera División”, indicó Molina.

Al revisar esa normativa, el artículo 47 es referente a racismo y discriminación, el inciso C señala que si en el transcurso de un partido los seguidores de un equipo incurren en actos de discriminación o racismo, al club correspondiente se le sancionará la primera vez con una multa de ¢500.000.

Si la situación se presenta en otro juego, la multa será de ¢2 millones y se ordenará el veto de uso de estadio sede para el siguiente partido de local.

En caso de una tercera ocasión, la multa se elevará a ¢3 millones y se le castigará al club infractor con la pérdida de tres puntos de la tabla de posiciones del campeonato respectivo.

Una cuarta vez implicaría que el club infractor perderá su credencial como equipo de Primera División y descenderá a la categoría inferior.

El reglamento también estipula que “los asistentes a un estadio que cometan una infracción por racismo y sean identificados serán sancionados con la prohibición de acceso al estadio, al menos por cuatro años, para lo cual se pedirá ayuda a la Fuerza Pública conforme a la Ley para la prevención y sanción de la violencia en eventos deportivos (Ley 9145)”.

La normativa también señala un protocolo a seguir en caso de actos de discriminación o racismo.

“Si un árbitro se percata de alguna conducta de discriminación o racismo o bien si es informado de la misma por un comisario de partido, aplicará la regla 5 de las Reglas de Juego y detendrá el partido para que se agote el protocolo correspondiente, el cual puede derivar en la suspensión del partido”, cita el reglamento.

Añade que en caso de llegar a suspenderse de forma definitiva el juego, el equipo casa perderá los puntos disputados, salvo que demuestre que los responsables de los actos discriminatorios o de racismo fueron realizados por aficionados del equipo visitante.

“En este último caso, los puntos disputados serán adjudicados al equipo casa. En caso de que se demuestre que ambas aficiones incurrieron en actos de discriminación o racismo durante el mismo partido, no se adjudicará puntos a ninguno de los equipos”.

Por su parte, Saprissa emitió un comunicado en el que informa que “repudia y rechaza vehementemente la actitud de los padres de familia que insultaron a Maikell McDonald durante el desarrollo del clásico de divisiones menores, que se llevó a cabo el sábado pasado”.

Indica además que “la institución es respetuosa de los valores e integridad que deben prevalecer en todos los ámbitos del fútbol, por lo cual se iniciará una investigación sobre lo sucedido para evitar que este tipo de situaciones se vuelvan a repetir”.

Alajuelense ganó ese clásico de la categoría 2009, con un gol en el último minuto de McDonald.