Daniel Jiménez. Hace 6 días

En dos partidos y en tan solo tres entrenamientos y un regenerativo, Wálter Paté Centeno ha intentado que Saprissa conozca su idea. En su criterio, los jugadores van avanzados y contar con futbolistas “de buen pie”, como Michael Barrantes, Marvin Angulo, Mariano Torres, Juan Bustos Golobio y Christian Bolaños, es de gran ayuda.

En cuanto a resultados, Paté tiene un triunfo ante Santos (1-0) y un empate frente a Alajuelense (0-0); es decir, cuatro puntos de seis posibles.

Wálter Centeno estuvo muy activo en el banquillo del Saprissa en el clásico nacional. Fotografía José Cordero
Wálter Centeno estuvo muy activo en el banquillo del Saprissa en el clásico nacional. Fotografía José Cordero

Luego de sus primeros dos partidos al frente y tomando en cuenta que posee solo cuatro prácticas como jefe del banquillo morado, estas son las fortalezas y debilidades del Monstruo y su nuevo entrenador.

Iniciemos con las fortalezas:

Es un equipo que le gusta tener el balón, llevar el peso del partido y posee futbolistas con buenas condiciones en cuanto a técnica para asegurar el traslado de pie a pie. “Me gustan cosas que hace el equipo. Los jugadores han interpretado muy bien el sistema”, dijo Wálter.

El plantel descansa cuando tiene el balón y eso le permite iniciar el partido con una buena dosificación de energía.

Sus dirigidos son los protagonistas porque llevan el peso de los encuentros, algo que va acorde a la historia del club más ganador del país.

Veamos las debilidades:

Con la tenencia de la pelota, los defensas centrales deben evitar las equivocaciones en salida porque dejan al rival con el arco servido de par en par, tal y como sucedió en el pasado clásico nacional ante Alajuelense, en que Róger Rojas quedó frente a Aarón Cruz luego de un grave fallo defensivo, pero el guardameta logró evitar la anotación.

El sistema se ve golpeado por el contraataque. En ocasiones presiona tan arriba al rival que deja muchos espacios atrás. “Nosotros jugamos muy lejos del marco y es más fácil defender a 10 metros del marco. Saprissa juega a descifrar porque todos acá se encierran, acá se corren riesgos”, dijo Paté luego del clásico.

Los futbolistas no mantienen la presión que hacen en el primer tiempo en el complemento. La S baja la revolución en la segunda mitad. “Estamos siendo como ansiosos, entonces corremos sin pensar. En el fútbol, cuando usted corre, no piensa. Este equipo en el aspecto físico está muy bien, siento que son imprecisiones por hacer algo de más”.