Manuel Baltodano. 15 abril

Félix Montoya es el hombre de mayor experiencia del Carmelita. Con 39 años de edad y trayectoria de más de 15 años en el fútbol profesional, que incluye también pasos por Liberia, Herediano, Cartaginés, Pérez Zeledón, San Carlos y Puntarenas lo convierten en una voz de mando y liderazgo en un camerino plagado de promesas, pues los carmelos son el club con menor promedio de edad de la Primera División.

El futbolista vivió el año pasado un descenso con el Municipal Liberia, sabe lo que es estar en esa difícil situación y tiene claro lo que el equipo debe tener en mente para sacar un resultado positivo ante San Carlos en la última jornada y así tener opciones de mantenerse en la máxima categoría.

“Vamos a luchar hasta el final y vamos a hacer un gran partido, esperamos en Dios poder sacar esos tres puntos y que Limón haga lo suyo contra la UCR. Acá es confiar en Dios de que las cosas nos salgan bien”, menciona Félix.

El tractor, como se le conoce, solo ha jugado seis partidos este torneo, en los que acumuló 454 minutos en cancha, estadísticas que contrastan notablemente con los 21 encuentros en los que participó en el certamen anterior con los verdolagas, pero él es consciente de que su rol en el equipo va más allá de su aporte en el terreno de juego, pues le toca traspasar su experiencia a quienes hacen sus primeras armas en el fútbol con los alajuelenses.

“Eso es parte del porqué uno está acá apoyando a los muchachos y creo que uno tiene que guiarlos. Están jóvenes, pero tienen muy buen futuro y hay que hablárselos para que se hagan una buena carrera en el futuro”.

Félix Montoya reclama un supuesto penal que el árbitro no pitó en el duelo entre Carmelita y la UCR en el Estadio Rafael Bolaños. Foto: Mayela López
Félix Montoya reclama un supuesto penal que el árbitro no pitó en el duelo entre Carmelita y la UCR en el Estadio Rafael Bolaños. Foto: Mayela López

Junto con Félix Montoya, solo el lateral Bryan Orúe, el volante Andrey Ugalde, el capitán Carlos Montenegro y el atacante Olman Vargas superan los 25 años de edad, y solo Orúe, Vargas y Montoya han vestido otras camisetas en el balompié nacional, una prueba de que la mayor parte del plantel dirigido por Fernando Palomeque viene de la academia del club, que recientemente exportó a Bryan Rojas a Noruega y anteriormente a Andy Reyes al fútbol mexicano, también cedieron a Suhander Zúñiga al Saprissa y traspasaron a Jonathan Martínez al mismo club.

Montoya, además de futbolista, es abogado de profesión. Fue precisamente esto lo que le permitió tener solvencia económica en la época de la crisis financiera del Municipal Liberia, que fue factor para que los guanacastecos terminaran relegados a la Liga de Ascenso.

Así, Montoya se comporta casi como un técnico más desde la cancha y un líder positivo en un camerino inmerso en una crisis deportiva, en la que perdieron una ventaja de 14 puntos que tenían al comienzo del torneo en la lucha por no descender.

Los verdolagas enfrentan un partido crucial ante San Carlos en la última jornada de la fase regular, juego que deben ganar y esperar una derrota de la UCR ante Limón para mantener la categoría.