13 enero, 2013

Ciudad Quesada. La gran urgencia que tienen los Toros del Norte de cara al Torneo de Verano es ganar la mayor cantidad de puntos posible en casa y fuera de ella.

Hoy será una prueba con mucho valor en esta premisa, pues les tocará visitar al Saprissa en Tibás.

El cuadro dirigido por Johnny Chaves terminó el Invierno en la última posición debido a que ganó 20 puntos, uno menos que Cartago y dos abajo de Puntarenas.

La sombra del descenso lo acecha constantemente, lo que explica los objetivos que la junta directiva, cuerpo técnico y jugadores se han trazado para tratar de alejarla.

Rónald Solís, presidente de la institución, opina que el primer objetivo y el más importante a lo inmediato es rescatar al equipo del sótano para luego pensar en una eventual clasificación a la fase final del certamen que comienza hoy.

Sostiene que la diferencia de puntos respecto a los brumosos y puntarenenses es superable, por lo que no ve imposible el cumplimiento de aquella primera meta.

Salvo la partida del volante de contención Félix Montoya, para el verano San Carlos mantiene casi toda la columna vertebral con que enfrentó la pasada temporada.

En la portería se mantiene Danny Carvajal, mientras que Edder Munguío y Mario Bello estarán en la zaga central, Clever Lucas en la creación y Joshua Díaz como la carta más fuerte en el ataque.

“Siempre y cuando las lesiones no nos afecten, como sucedió el año pasado, vamos a poder darle seguimiento a un grupo que ya conoce mi filosofía de juego. Esto nos permitirá corregir los errores del pasado y, al mismo tiempo, mejorar el rendimiento en la cancha”, comentó el técnico Johnny Chaves.

Este grupo tendrá el refuerzo de los experimentados volantes Daniel Jiménez y Miguel Marín, ambos procedentes de Carmelita.

El Travieso Jiménez vuelve a la zona norte después de que había estado en el Verano del año pasado.

“Eso es una ventaja, pues ya conoce como juegan sus compañeros”, indicó el presidente Solís.

Pocas contrataciones. Solís apuntó que la crisis económica solo permitió , además de Jiménez y Marín, la traída del ex seleccionado Sub-17 Rosbin Mayorga y el volante Wálter Villalobos, hijo del extécnico brumoso Rolando Villalobos.

“El equipo tiene varios jóvenes de la zona con muchas condiciones para rendir. Ellos van a tener su oportunidad en la medida que respondan a las expectativas del entrenador”, afirmó Solís.

El plantel volvió esta semana a las prácticas después de dos días de paro provocados por la falta de pago de salarios de octubre y noviembre. La deuda fue saldada ayer. Queda pendiente diciembre, por cancelarse la próxima semana.