Fanny Tayver Marín. 10 mayo
Esteban Alvarado solo jugó los 90 minutos por la vida con Alajuelense. Foto: Rafael Pacheco
Esteban Alvarado solo jugó los 90 minutos por la vida con Alajuelense. Foto: Rafael Pacheco

La novela entre Liga Deportiva Alajuelense y el portero Esteban Alvarado llegó a su final.

El último capítulo fue la firma del finiquito, resguardado con hermetismo total de las partes involucradas, porque así lo acordaron y así quedó plasmado en sus cláusulas.

“Ya hay finiquito, pero no me puedo referir a eso por haber cláusula de confidencialidad”, expresó el fiscal de los rojinegros, Manrique Lara.

No se sabe bajo qué términos se dio la conciliación para evitar que el conflicto tuviera que resolverse en un juicio, pues los manudos exploraron la posibilidad de demandarlo por ‘abandono’ de trabajo y por romper la cláusula de confidencialidad.

El contrato que el guardameta firmó con los manudos a finales de diciembre ya es historia y en este momento él es libre para firmar con el club que quiera contar con sus servicios.

Desde hace algún tiempo, Alvarado se ha visto muy cerca del Herediano y hasta por momentos daba la impresión de que fuera un integrante más en el equipo de Jafet Soto.

Semanas atrás, realizó trabajos físicos en el gimnasio donde normalmente lo hacen los integrantes del Team, antes de incorporarse a las prácticas normales del plantel, donde estuvo bajo la supervisión del preparador de porteros Miguel Segura y compartiendo con los porteros Daniel Cambronero, Jairo Monge e Ignacio Alfaro.

La historia. Alajuelense presentó a Esteban Alvarado el pasado 31 de diciembre como una de sus incorporaciones para el Clausura 2019.

En ese momento fue visto como el fichaje bomba de los manudos y del torneo. Su retorno al fútbol nacional se dio porque se desvinculó del Trabzonspor de Turquía el 19 de diciembre, por atrasos salariales.

Alvarado atajó en los 90 minutos por la vida y eso fue lo único que jugó con la Liga, pues faltaba su pase internacional. También fue convocado para el amistoso del 2 de febrero entre Estados Unidos y Costa Rica.

En la víspera del primer clásico del año, la Liga solicitó que el Comité de Competición sesionara de forma extraordinaria para que el portero quedara habilitado, eso, a pesar de que Hernán Torres había dicho que él ya tenía convocado al equipo que visitaría a Saprissa el 9 de febrero, en un partido que quedó 0-0 en Tibás.

Alvarado quedó habilitado y ante los morados, Patrick Pemberton protagonizó varias atajadas salvadoras. En la rueda de prensa posterior a ese clásico, el extécnico rojinegro —y que este jueves fue presentado con el Bucaramanga en Colombia—, elogió al experimentado arquero.

“¿Usted cree que yo debería sacar a Patrick por lo que hizo hoy? Esto es competencia, Alvarado es de la selección, ya le llegará su oportunidad, pero yo sería el hombre más injusto si saco a Patrick para el próximo partido”, mencionó Torres ese día.

Además, dijo: “El fútbol es de momentos y esto es una competencia, Esteban Alvarado es un gran portero pero Patrick lo está haciendo muy bien. Estuvo inmenso”.

Después de esas declaraciones del entrenador, todo cambió. Y el guardameta no volvió a la Liga.

Empezó el estira y encoge. El presidente del equipo, Fernando Ocampo, admitió el 13 de febrero que el jugador le había pedido el finiquito, pero también dijo que el club haría valer la cláusula de rescisión si iba a otro equipo.

Cuando la Liga visitó a San Carlos, el 9 de marzo, el jerarca dijo que ya estaba el finiquito. El abogado del arquero les había enviado una imagen por WhatsApp con la firma del portero, pero faltaba que lo hiciera Ocampo.

Después de eso, el guardameta concedió una entrevista a Canal 7 en la que dijo: “Me parece que en la Liga, y lo digo con respeto pero con autoridad... la Liga no es un equipo grande en este momento, tiene que mejorar muchas cosas a nivel de la gente que está asesorando, tiene que rodearse de gente con una visión que vaya paralela a lo que representa Liga Deportiva Alajuelense. Cuando firmé en Alajuela, en mi mente y cabeza, mi sentimiento es: voy a un equipo ganador, grande. No me sentí en un equipo grande, no puedo ser mentiroso, no sentí esa adrenalina de entrar a un camerino antes de entrenar y saber que tengo que entrenar sí o sí bien”.

Menos de 24 horas después de eso, Alajuelense contraatacó y fue hasta ese momento que el arquero supo que el finiquito no estaba listo.

Además, circuló la versión de que en el contrato de fichaje se había pactado que el arquero debía ser titular con los manudos.

"Ningún contrato, ni con Esteban ni con ningún otro jugador, tiene esa cláusula. La Liga no hará en su vida una directriz de que fulano deba jugar, es una decisión estrictamente del cuerpo técnico. La directiva lo que puede hacer es sugerir la incorporación de jóvenes figuras. Eso sería atentar contra el espíritu de sana competencia, romperíamos con la armonía del camerino”, expresó en ese momento Manrique Lara.

Canal 7 divulgó lo que supuestamente es parte del contrato entre la Liga y Alvarado y una cláusula sobre “el interés mutuo” de que “el jugador ocupe la posición de titular”.

Si bien Alajuelense no se compromete a otorgarle la titularidad y aclara de antemano que eso “depende del rendimiento y la competición sana”, también señala que “ambas partes pondrán sus mejores esfuerzos para conseguir ese fin”.

Consultado al respecto, el fiscal de Alajuelense respondió que bajo ninguna circunstancias revelarán el contenido del contrato, pues recordó que existe una cláusula de confidencialidad.

El conflicto se resolvió y el finiquito está firmado. Se desconocen los términos, pero lo cierto es que la Liga y Alvarado ya tomaron oficialmente caminos separados.