Fútbol Nacional

Director de liga menor de Alajuelense: ‘El talento muchas veces no basta para llegar a Primera’

Enric Lluch explicó de forma detallada cuál es el propósito de la Liga con sus cachorros deja entrever un poco más del proyecto de Alajuelense

Cuenta Enrich Lluch que llegó a Alajuelense porque había trabajado en su país con Sergi Runge y porque Vidal Paloma lo contactó para contarle que andaba en busca de un técnico para liga menor.

Desde el primer momento sabía que no podía desaprovechar la oportunidad, después de casi diez años acumulando experiencias en el banquillo. Él sentía que debía aceptar y su círculo cercano le daba el mismo consejo.

El español Lluch llegó el año pasado a la Liga como entrenador de la U-17 y de la U-13. Al final, terminó colaborando también como asistente en el alto rendimiento.

Paloma tomó un cargo importante en un prestigioso club español y Alajuelense decidió colocar a Lluch en ese puesto de director de liga menor.

Salió de España y desde que llegó a Alajuelense supo que tomó la decisión correcta, para ser parte de lo que define como un proyecto “ilusionante”.

“Hay ciertas similitudes y ciertas diferencias. El primer punto es la infraestructura que tenemos aquí, muy diferentes. En los clubes en España no es normal disponer de las instalaciones que tenemos en el CAR para liga menor. A nivel de entrenamiento das unos pasos de poder entrenar con canchas enteras, con más espacio podés adaptar mejor tus tareas, es diferente”, expresó Enrich Lluch en el podcast ‘Corazón Manudo’.

Él nunca había trabajado con los GPS en divisiones inferiores y hace hincapié en que ya esa es una gran diferencia en Alajuelense, porque con eso eso mejora, ya que permite entrenar de forma más concreta, tener mucho mayor información y estar más preparado.

“Esto es algo que he sido bastante insistente con muchos jugadores, que no saben la suerte que tienen, con posibilidades que son buenísimas”, afirmó, al tiempo que dijo que él llegó a la Liga con el propósito de seguir creciendo como entrenador y para poner su grano de arena en Alajuelense.

Los entrenadores de liga menor son de los primeros en llegar al Centro de Alto Rendimiento (CAR) en Turrúcares. También son de los últimos en marcharse. ¿Por qué?

“Están aprovechando el tiempo, cuando no están con un jugador haciendo video individual, es haciendo video con el grupo. Entrenamiento doble y formaciones a todos los entrenadores, hablando de temas concretos, de juego, de la parte psicológica y nos ayuda a ver las perspectivas que tenemos en liga menor y enriquecernos”.

Dijo que eso quedó de la estructura establecida por Agustín Lleida y por Vidal Paloma, a lo que él hoy le da continuidad desde su nuevo rol.

“Se intenta tener una buena oferta para nuestros jugadores, que vengan aquí y que sea diferencial el trabajo que reciban y por eso necesitas mucho tiempo y muchísima dedicación”.

Contó que para los equipos de liga menor de Alajuelense hay una idea de juego, al intentar que los equipos sean presionantes, que partan de tener la posesión del balón y proponer a partir de eso.

“Que seamos agresivos, no queremos equipos que sean defender muchísimo rato detrás del balón, pero sí que les tenemos que enseñar a nuestros jugadores a defender y que cuando les toque estar en bloque bajo lo estén, que sepamos defender el área”, detalló.

Indicó que se trata de una idea general, con unos principios que quieren que los cachorros jueguen, que sean protagonistas con el balón, atrevidos y presionantes, como demanda la cultura del club.

“El primer equipo quiere presionar, quiere tener el balón, quiere desequilibrar al otro equipo a partir de la posesión, pero lo que no podemos es cerrar estructuras, decir que toda nuestra liga menor va a jugar con 3-5-2, o con 4-3-3, porque creemos que esto no tiene sentido, porque a veces necesitaremos una cosa, otras veces otra y que nos sepamos ir adaptando”.

Lo resume en que hoy no se sabe si cuando el central de la U-15 llegue al primer equipo, en ese momento la Liga jugará con línea de tres o con otro sistema.

“Se trata de darles los fundamentos necesarios individuales para que cuando lleguen estén bien preparados para afrontar cualquier situación”.

El objetivo. “Nosotros lo que tenemos que hacer aquí es formar a los jugadores al máximo nivel que podamos y sepamos para que lleguen lo mejor preparados al primer equipo. Este es el objetivo principal de nuestra liga menor”, afirmó Lluch.

Sin embargo, asegura que dicho eso, es claro que Alajuelense como institución tiene que ganar y que los equipos de las diferentes categorías van a los partidos con responsabilidades, a pesar de que la competición es complicada, porque aparte de la liga regular, están las selecciones menores.

“De las ligas menores lo que tienen que esperar es que todos los jugadores que durante todo este proceso se han ido entrenando con una metodología en concreto lleguen al primer equipo y jugadores como Bayron (Mora), Doryan (Rodríguez), Samir (Félix) y todos los que vayan subiendo, que hayan podido seguir todo el proceso, lleguen preparados para poder jugar en la primera división de Alajuelense”.

Lluch también dijo que por diferentes razones del mismo fútbol muchos no llegarán, pero que para el proyecto de la Liga también es importante que esos muchachos salgan con una formación integral, que salgan preparados para afrontar la vida y que el desarrollo que tengan a nivel personal también sea bueno.

“Queremos formar jugadores para Liga Deportiva Alajuelense, pero el fútbol también sigue y ayudar en lo máximo al fútbol de Costa Rica”.

Añadió que al estar tratando con jóvenes en proceso de desarrollo y deben tener en cuenta no solo la parte deportiva, que es obviamente por lo que están en el club.

“Tenemos chicos que están en Liga Deportiva Alajuelense porque tienen talento jugando al fútbol, pero queremos que se desarrollen como personas, porque al final somos sus educadores, somos personas que estamos muchísimas horas en contacto con ellos y que tenemos esta responsabilidad de ayudarlos a crecer”.

Lluch detalló que saben la responsabilidad que conlleva gestionar todo el talento que les llega, pero que la intención es ayudar a pulirlo, de manera que siga creciendo.

“El talento muchas veces no basta para llegar a Primera División, obviamente tiene que estar, pero nuestros jugadores saben que hay que trabajar, que hay que ser constante, que un deportista profesional tiene muchas responsabilidades, que a veces parece que la vida vaya a ser muy fácil y no lo es”.

Destacó que muchos de los integrantes de liga menor viven en la residencia y pasan mucho tiempo sin ver a su familia, pero que es una apuesta clara de ellos para un proyecto de vida.

¿Qué se necesita en ese proceso? “Hay mil factores, el primero es el talento deportivo. Si hubiera una receta de cómo se llega a ser un jugador profesional y yo la tuviera, no sé, nos haríamos millonarios (ríe...). Un jugador de nivel tiene que tener talento y tiene que entender lo que es competir”.

De inmediato aclara que competir no es únicamente que empieza el partido y que se entra a la cancha pensando que yo quiero ganar.

“Suena utópico, pero el entrenamiento invisible existe, el dormir, el descansar, el alimentarse bien, todo esto forma parte de competir”.

Otro rubro mencionado por Lluch es que ese talento debe tener la capacidad de gestionar su frustración y puso de ejemplo que si un delantero tiene mucho talento, falla un gol y se derrumba por una mala acción, es que no lo sabe gestionar.

“Tiene que tener capacidad de adaptarse a situaciones adversas, porque en el deporte existen situaciones adversas, porque las dificultades te ayudan a crecer”.

Por eso reitera que un joven que quiera llegar a Primera División debe tener todo eso, pues si no es capaz de vivir en ciertos puntos la incomodidad, es complicado.

“Porque le va a tocar ir a banca, cuando es un chico que durante toda la liga menor siempre ha sido titular, ha jugado todo, le han dicho que es el mejor de todo y de todos, y llegas al primer equipo y eres banca, si no sabes gestionar esto, tu nivel deportivo va a bajar”.

Y añadió: “Hay mil factores que se tienen que tener en cuenta y que nosotros tenemos que ayudar a nuestros jugadores a que el día que tengan la oportunidad de entrenar con el primer equipo, de jugar un partido con el primer equipo, de lo que sea, que lleguen y que estén preparados para afrontarlo”.

Inclusive, Enric Lluch considera clave el saber competir, porque piensa que hay que esconder al máximo las debilidades y mostrar que se está bien, porque eso es básico hasta para la parte mental.

Fanny Tayver Marín

Fanny Tayver Marín

Graduada en la UIA. Con más de 15 años de experiencia, escribe sobre Alajuelense, ciclismo, ciclo olímpico y más. Entre sus coberturas destacan juegos eliminatorios de la Selección, el Tour de Francia, el Mundial de voleibol en Japón y los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.