Fanny Tayver Marín. 1 octubre, 2015

Tibás

La Dirección General de Tributación clausuró este jueves el estadio Ricardo Saprissa por cinco días, debido a un proceso que se le sigue desde octubre del 2012 por no pagar el impuesto al salario de jugadores y funcionarios.

Flor Rodríguez, directora a.i. de Tributación, dijo que Saprissa no puede jugar este fin de semana, pues ni siquiera pueden sacar los uniformes de la Cueva.

La funcionaria explicó que la deuda del club llegó a ser de ¢30 millones más intereses y moratoria, cuyos montos no precisó.

Aunque dijo que Saprissa ya canceló esos montos, el cierre no podía evitarse pues es la sanción establecida por ley para las empresas que realizan la cancelación fuera del plazo.

También aseguró que cuando la S incurrió en los atrasos, se le hizo una gestión de cobro y se concedieron 15 días para hacer el pago, plazo que inicialmente los tibaseños incumplieron. Aclaró que este caso incluso llegó al Tribunal Fiscal Administrativo que respaldó ejecutar el cierre.

El gerente financiero de Saprissa, Galeano Luconi habló sobre el cierre de negocio que le aplicó Hacienda a los morados y explicó que "la sanción se debe al pago tardío de renta y retenciones en la fuente durante la administración anterior, con los periodos que empezaron de 2006 hasta 2010 y eso quiere decir que la sanción que aplica Tributación para los pagos tardíos es un cierre de negocio de cinco días y es a partir de este jueves y termina el martes".

Luconi comentó que este cierre afecta la operación del Deportivo Saprissa, el estadio como tal, pero no las oficinas que están a nombre de Saprissa de Corazón.

"Queremos reiterar un poco la gestión que viene haciendo Horizonte Morado de transparencia y respeto a las instituciones nacionales donde le hemos hecho frente a deudas y contingencias de la administración anterior. No tenemos ninguna deuda con Tributación, no tenemos ningún proceso contra Tributación aparte de esto, que es una sanción a un pago tardío que se hizo en la administración anterior", aseguró.