José David Guevara Muñoz. 13 febrero
Alajuelense venció 1 a 0 a Carmelita la noche de este miércoles. Fotografía José Cordero
Alajuelense venció 1 a 0 a Carmelita la noche de este miércoles. Fotografía José Cordero

La respuesta depende de a quién se le plantee la pregunta…

Aunque con la aritmética tengo mis reservas, pues los números suelen sorprendernos, supongo que si esa interrogante se le hubiera hecho al griego Pitágoras (569 a. C. a 475 c. C), considerado el primer matemático puro, la respuesta habría sido un no.

Igual contestación habría esperado del cubano Aurelio Ángel Baldor de la Vega (1906-1978), autor del libro Álgebra de Baldor, publicado en 1941 y utilizado como texto de estudio en mis años de colegial.

Si me guío por las lecciones que me dio Lidylia Zamora, mi profesora de matemáticas en el Liceo José Joaquín Vargas Calvo, yo también afirmaría que 30 no es mayor que 100.

No obstante, y lo digo sin ánimo de mofarme, si la misma pregunta se planteara en el parque central de Alajuela, no me asombraría que varias personas respondan que sí; en especial si se trata de aficionados a la Liga Deportiva Alajuelense.

Permítame explicarme: es tal la obsesión de los amigos manudos por ganar el tan ansiado título número 30, que están incurriendo en el error de empequeñecer, reducir, una cifra que es mucho más grande, el 100 que representa la cantidad de años que esa importante institución del fútbol costarricense cumplirá el próximo martes 18 de junio.

Un día sí y otro también escuchamos programas deportivos y leemos notas periodísticas en las que muchas de las declaraciones realzan e insisten en la necesidad (¡y desesperación!) de alzar la trigésima copa, y opacan o soslayan la relevancia del centenario rojinegro.

Dicho de otra manera, hay quienes se aferran al desacierto de brincarse la historia con la garrocha de la amnesia. Se le concede un mayor peso a un trofeo que tarde o temprano llegará que a una destacada trayectoria histórica que ya se tiene.

Expresado con lenguaje matemático, los liguistas deberían separar ambas variables porque de lo contrario corren el riesgo de no festejar el 30, que es más pequeño, que el 100, que es mucho más grande.

Achicar o arrinconar el 100 aniversario equivale a ignorar la grandeza de una figura como don Alejandro Morera Soto (1909-1995), un caballero dentro y fuera de la cancha que no solo dejó huella en Alajuelense sino también en el FC Barcelona.

Muy triste, miope y mezquino que eso suceda, que el olvido le gane por goleada a la memoria. Una institución como la Liga no se merece una omisión tan grosera.

¡100 es más que 30!