24 diciembre, 2014

Con apenas nueve años, Deyver Vega le pidió a su padre (del mismo nombre) que lo inscribiera en la escuela de fútbol Carioca de San Carlos.

Era apenas un niño que, según reconoce, le solicitaba fotos a sus ídolos en ese momento: Walter Centeno y Alonso Solís.

“De pequeño le confieso que yo era de los carajillos que me metía a La Ultra cuando Saprissa iba a jugar a San Carlos; me metía ahí y hacía diabluras. Yo nunca pensé llegar a Saprissa. De hecho le pedí fotos a Alonso Solís, Walter Centeno y Víctor Cordero. Ahí las tengo aún en la casa”, recuerda el atacante.

Vega llegó al club morado a los 13 años, recomendado y visto por el entonces gerente Jorge Alarcón. Desde su llegada, supo que se quedaría por mucho tiempo en las filas saprissistas.

“Al Saprissa llegué en sétimo de colegio. Fue una experiencia muy bonita. Ahí conocí a Joel Campbell, Yeltsin y Juan Bustos Golobio. Yo no sabía nada de San José y para mí fue como venir a otro país”, contó.

Vega (der.) celebra con Alexánder Robinson el gol marcado a Herediano en la final nacional. | RAFAEL PACHECO.
Vega (der.) celebra con Alexánder Robinson el gol marcado a Herediano en la final nacional. | RAFAEL PACHECO.

También recuerda con emoción su primer día en el camerino del equipo de Primera.

“Cuando llegué a la Primera División, entré callado, tenía apenas 19 años y estaba en un camerino que tenía a figuras como Walter Centeno, Alonso Solís, Jairo Arrieta, Douglas Sequeira, Gabriel Badilla. Me dieron el número 15 y lo tomé sin decir nada”, manifestó.

Ahora, con 22 años, el joven tibaseño solo piensa en consolidarse en la S y mantener el nivel mostrado en el año 2015, en los juegos ante el América de México y los del Torneo de Verano.

“Soy una persona que siempre quiere más, no me conformo con lo que he logrado; no solo porque yo quiero es porque tengo que hacerlo. Viene Concacaf, Torneo de Verano, todo va a ser mucho más difícil que ahora”, dijo el sancarleño.