Daniel Jiménez. 29 septiembre, 2017
Alberth Elis (derecha) se unió al festejo de Romell Quioto (izquierda), quien marcó el primer gol de Honduras.
Alberth Elis (derecha) se unió al festejo de Romell Quioto (izquierda), quien marcó el primer gol de Honduras.

Óscar Ramírez, seleccionador nacional, tiene bien estudiada a la Honduras de Jorge Luis Pinto, para el juego eliminatorio del viernes 6 de octubre a las 8 p. m. en el Estadio Nacional.

Un punto en este encuentro pondría a la Tricolor en Rusia 2018, situación distinta a los catrachos, que son quintos en la hexagonal con nueve puntos, mismos que Estados Unidos, estos últimos con mejor diferencia de gol (+1 frente a -7).

A hoy, los hondureños están fuera de la mayor fiesta de selecciones futbolísticas, por ese motivo nace la pregunta: ¿Cambiará Pinto su particular juego defensivo a pesar de estar necesitado?

En criterio de Ramírez, la H tiene potencial para venir a hacer un juego inteligente y peligroso.

"El profesor Pinto encontró su equipo en la fecha pasada, muy estable, sorprendió en Trinidad y Tobago. La historia dice que los contragolpes de ellos han sido letales. El marcador de Panamá-Estados Unidos puede dictar lo que quiere el entrenador. Tenemos que prepararnos para cualquier situación", comentó el timonel patrio.

El Macho analizó los juegos de los hondureños en los partidos ante Estados Unidos y Panamá y se sacó como conclusión que la presión es parte fundamental en el esquema del cafetero.

"Fue a Estados Unidos y presionó, a Panamá también. Está el tema de ver el marcador de Estados Unidos y Panamá (que jugarán más temprano, a las 5:30 p. m.), eso puede marcar la pauta del juego, pero es una selección peligrosa", externó.

Los dirigidos por el colombiano llegan a este encuentro sin el delantero Carlo Costly, quien sufrió una fractura de costilla y por ese motivo estará estará fuera un mes.