Fiorella Masís. 14 octubre

Un posteo en el Facebook de Saprissa Femenino y ese mismo compartido en el muro del Deportivo Saprissa generaron todo tipo de comentarios por un elemento en la foto que este incluía.

Quien sale en la imagen es Daniela Cruz, la capitana del conjunto morado, quien en su brazo porta un brazalete con la bandera LGBTIQ (lesbianas, gais, bisexuales, trans, intersexo y queer). La leyenda del post se enfocó en la campaña de los tibaseños contra feminicidios en Costa Rica, pero fue la cinta de capitana la que provocó comentarios, más en contra que a favor.

“Hoy nuestra capitana Daniela Cruz salió al campo de juego con la imagen de María Luisa Cedeño, víctima de femicidio en nuestro país. Alzamos la voz por las que ya no pueden hacerlo”, escribió el Saprissa.

#NiUnaMenos Alzamos la voz por las que ya no pueden hacerlo.

Posted by Deportivo Saprissa on Sunday, October 11, 2020

Portar el brazalete con estos colores no es algo nuevo en el fútbol. Por ejemplo, hace cuatro años el fútbol español lo hizo en conjunto. Capitanes de varios equipos de Primera, Segunda y Segunda B llevaron el arcoíris que les entregó la revista Panenka.

En noviembre de 2017 sucedió algo similar en la Premier League, campeonato en que un fin de semana no solo mostraron la cinta, sino también otros elementos como la pizarra de los cambios, la cual tenía los colores de la diversidad.

Saprissa fue el que dio ese paso en el fútbol nacional, algo que desató el enojo de muchos, así como otras personas respondieron positivamente.

La encargada de portar estos colores afirma no haber leído los comentarios, pues asegura que nunca se fija en ese tipo de situaciones, pero sí dejó clara su posición sobre este tema.

“Nosotras como jugadoras ahorita tenemos un espacio donde podemos visibilizar muchas batallas con las que lidia nuestra sociedad, es nuestro espacio para poder ser micrófonos y alzar nuestra voz”.

Lo sucedido se dio en medio de otra campaña como la de Ni Una Menos, la cual es promovida por el equipo desde hace varias jornadas. Alguna de las jugadoras lleva sobre la camisa del equipo otra con la cara y el nombre de las víctimas en nuestro país.

Cruz insiste en la importancia de que su posición sirva para el beneficio de las minorías.

“Si tenemos el espacio y el micrófono a la par nuestra, debemos utilizarlo para defender causas que creemos que son justas, así que esos comentarios, gente para todo siempre va a haber y no nos van a hacer echarnos para atrás”, agregó.

Al mismo tiempo, tanto ella como sus compañeras sientan el respaldo de la S para seguir adelante y Cruz siente la responsabilidad de continuar con estos mensajes, pues según cree, este tipo de reacciones dejan claro que aún hay muchas actitudes por mejorar.

“Me gusta que no nos censuren, que más bien nos apoyen en este tipo de campañas. Este sábado la principal fue alzar la voz por María Luisa. De hecho, creo que se le quita un poco de brillo a lo que realmente queríamos, pero si tanto ofende es porque todavía hay mucha batalla que librar, así que mientras estemos aquí, muchas estamos dispuestas a tomar el bastón y enfrentar esta, que es una batalla al fin y al cabo”, finalizó.