Daniel Jiménez. 2 abril

El atacante Jonathan Moya no fue valorado en Saprissa. En sus más de ocho años en la institución sorteó cinco préstamos, dos de ellos al exterior, pero no encontró cabida ni regularidad.

Prueba de ello es que fuera de la S, Moya disputó 98 partidos, mientras que en el Monstruo solo 68.

(Video) Los números llevan a Jonathan Moya a LDA

El atacante sorteó cinco préstamos para intentar consolidarse en el Saprissa, pero su futuro ahora lo pone en Alajuelense hasta el 2020.

El morado fue cedido al Santos de Guápiles, Uruguay de Coronado, Universidad de Costa Rica, Huesca de España y Zirka de Ucrania y ahora ya deja su etapa en la S luego de ocho años en Primera División y buscará estabilidad en el bando manudo.

Con los guapileños jugó 34 encuentros y marcó cuatro goles; con los coronadeños 36 juegos y 19 tantos. Además, vistiendo la camiseta del Huesca concretó un gol en siete oportunidades; con los académicos tuvo un registro de 10 encuentros y un gol, mientras que con el Zirka estuvo en 11 compromisos y celebró dos anotaciones.

En contraposición a esas estadísticas, con el Monstruo disputó 68 presentaciones en siete torneos y realizó 23 dianas.

El último retorno de Moya a Tibás se dio para el Apertura 2017, tras su paso por Ucrania, y tuvo problemas para estar habilitado porque se atrasó su pase internacional.

En ese certamen, el delantero disputó 829 minutos y concretó cinco anotaciones. En el actual campeonato, el futbolista acumula 512 minutos y cuatro tantos.

Esta temporada ha sido difícil para el #34 morado, pues la competencia la conforman Ariel Rodríguez, David Ramírez y el hondureño Jerry Bengtson.

Jonathan Moya marcó ante Guadalupe su gol número 23 vistiendo la camiseta de Saprissa. Foto: José Cordero
Jonathan Moya marcó ante Guadalupe su gol número 23 vistiendo la camiseta de Saprissa. Foto: José Cordero

Ramírez sufrió una lesión en la rodilla derecha y hasta ahora está habilitado. El primero en suplantar a Ramírez fue Rodríguez, pero ahora la titularidad la tiene Moya. Mientras Bengtson juega de extremo.

Todas esas variables en ataque han complicado que el cuerpo técnico encabezado por Vladimir Quesada le dé pocos minutos y le impida agarrar ritmo y regularidad en cuanto a anotaciones.

Pese a que su fichaje con la Liga ya está consumado, Moya prefirió no hablar de eso luego del pasado clásico nacional, el 25 de marzo.

“Estoy enfocado en Saprissa y no quiero hablar de eso (posible fichaje con Alajuelense). Me pueden hacer preguntas del partido, ahorita estoy enfocado en Saprissa”, aseguró Jonathan Moya, unos minutos después de silenciar la casa de Alajuelense, el club con el que ya había firmado cuando le marcó en el 3-3 en el Morera Soto.

En Saprissa sabían desde enero el interés de los manudos por el jugador, pues Fernando Ocampo, jerarca manudo, le informó a Juan Carlos Rojas, presidente morado, su intención de fichar al atacante.

Ya en Alajuelense, a partir del próximo torneo, Moya buscará la consolidación en el fútbol de la Primera División, esta vez no será un préstamo sino una transferencia en la que al Saprissa no le queda nada de dinero, pues solo le restaban seis meses de contrato.