Daniel Jiménez. 22 marzo

El talento del volante Byron Bonilla tiene encantado a Wálter Centeno. Tanto así que solo falta la firma para que llegue al cuadro morado, según reveló a La Nación Jesús Quesada, presidente del Sporting San José, pero... ¿cómo se dio la negociación entre clubes?

"Nosotros tenemos una amistad con Wálter, somos buenos conocidos", confiesa Quesada. Este es un punto importante: dicha confianza entre ambos hizo que las conversaciones fueran más expeditas, pues a Byron aún le restan tres años de contrato con el club de la Liga de Ascenso.

Byron Bonilla (31) juega con Grecia a préstamo, pero su ficha corresponde a Sporting San José. Foto: Rafael Pacheco
Byron Bonilla (31) juega con Grecia a préstamo, pero su ficha corresponde a Sporting San José. Foto: Rafael Pacheco

El primer contacto se dio a los 22 días de que Paté asumiera el banquillo en el cuadro morado. Ya lo había tenido en Grecia, pero ahora también lo quiere en su planilla.

“Me contactó y me dijo que le gustaría llevárselo para el equipo. Hablamos y me dijo que lo conocía, que Evaristo Coronado (gerente deportivo) tenía conocimiento y que él (Coronado) conversaría con nosotros”, detalló Jesús.

Además, detalla que llegaron a un acuerdo exitoso "para ambas partes", pues el Sporting se vio beneficiado en la parte económica.

En medio de las conversaciones entre Coronado y Quesada, hubo dos clubes que también se quisieron hacer de los servicios del habilidoso futbolista.

“Herediano y San Carlos preguntaron por Bonilla, pero ya teníamos un acuerdo con Saprissa”, reveló.

Quesada contó que el acuerdo fue breve porque ya las negociaciones se habían caído en dos oportunidades en el pasado, pero en esta, la presencia de Paté marcó la diferencia por dos razones.

La primera: la cercanía de Wálter con Quesada. La segunda: el expreso deseo de Bonilla de que la tercera fuera la vencida.

Byron Bonilla tiene a sus hijas como sus principales motivaciones. Fotografía: Cortesía
Byron Bonilla tiene a sus hijas como sus principales motivaciones. Fotografía: Cortesía

El interés del cuadro morado en Byron es viejo, desde que Vladimir Quesada estaba al frente del equipo. El Sporting jugó un amistoso contra el cuadro morado y ahí captó la atención de todos, pero la S no llegó a ofertar lo que Sporting quería en ese momento.

Jesús Quesada conoce muy de cerca a Byron, pues desde hace cinco años se ha relacionado con él como dirigente. Bonilla era ficha del equipo JK de Linafa. Este club jugaba en tercera división de Linafa, pero ahora está en primera de esa categoría.

Luego, Quesada se lo llevó a Sporting y ahora no le cortará las alas para que llegue a San Juan de Tibás.

Otro detalle no menos es que Bonilla es nicaragüense por lo que su llegada implicará la salida de un extranjero del equipo, en caso de no darse su pronta nacionalización. El plantel tiene en la actualidad a los argentinos Mariano Torres y Alejandro Cabral, al trinitense Aubrey David y el hondureño Rubilio Castillo.

De todos ellos solo a uno se le acaba contrato y es a Cabral.

Evaristo Coronado aseguró hace unos días que en el tema de las renovaciones será Centeno al final del campeonato el que decida quiénes continúan y quiénes se van.

Con la inminente llegada de este jugador, Paté ya tendría tres refuerzos de Grecia en el cuadro morado, pues ya hay un acuerdo con Jean Carlo Agüero y Esteban Rodríguez.