Esteban Valverde, Juan Diego Villarreal. 16 enero
Francisco Calvo intenta sacar un remate ante la marca de Alexander Robinson.
Francisco Calvo intenta sacar un remate ante la marca de Alexander Robinson.

Uno de los pasajes que no olvida el vicepresidente de Fuerza Herediana, Aquil Alí, es la final del Torneo de Invierno 2014, en el cual Herediano cayó con el Saprissa, tras perder 4-2 de visita y empatar 1-1 en casa.

Aquil, como es costumbre en él, habló sin tapujos y aseguró que aquel título se perdió en gran parte por la desconcentración que generó la intromisión de Saprissa en el defensor Francisco Calvo, que en ese momento estaba en Herediano, pero al final terminó jugando con los morados.

“Por la experiencia que uno tiene en el fútbol, observé que tres goles entraron por el lado de Calvo. Así se lo dije a Moreira y a Víctor Hugo Víquez, pero ellos no pensaron igual. Esa fue la movida que utilizó Jeustin Campos, porque Calvo ya era jugador del Saprissa”, aseguró Alí.

El dirigente rojiamarillo expresó que le dolió la estrategia del Saprissa y que de alguna manera existe un resentimiento, porque hubiese agradecido que la dirigencia morada le informara de que el defensor había pactado con ellos antes de aquella final.

“A mí me gustaría desquitarme por el caso de Calvo (firmarles un jugador). Si nosotros nos damos cuenta que Calvo era jugador del Saprissa, no juega esa final. Es por esa razón que Jeaustin Campos nunca va a tener espacio en el Herediano, por esa jugada que nos hicieron. Además, días después Juan Carlos Rojas me dio la razón cuando me puso un mensaje en el que me informaron que tenían interés en Calvo”, añadió Alí.

Para el empresario rojiamarillo, antes solo había dos equipos que se disputaban los campeonatos, pero desde que llegó Fuerza Herediana hay una tercera opción que entró en la pelea y todo se equiparó.

“Nosotros nos hemos hecho respetar, antes nos veían con otros ojos, ahora nos ven distinto. Ojalá Cartaginés, Santos, que ha hecho buenos torneos; Carmelita o San Carlos, hagan lo mismo para tener una liga supercompetitiva, donde cualquiera gane un campeonato. Pese a todo, esto es fútbol y los dirigentes debemos estar enfocados en una buena amistad y que la rivalidad sea en la cancha, para que crezca el fútbol de Costa Rica”, reiteró Aquil.

Del archivo:

Diálogos con Aquil Alí, dirigente herediano