Fanny Tayver Marín. 2 marzo
La Liga se quitó un gran peso de encima al liberarse de las deudas que arrastraba del pasado y eso significa que el club podrá disponer de más dinero para invertirlo en la propia institución. Fotografia: John Durán
La Liga se quitó un gran peso de encima al liberarse de las deudas que arrastraba del pasado y eso significa que el club podrá disponer de más dinero para invertirlo en la propia institución. Fotografia: John Durán

Los tiempos de bonanza llegaron a Liga Deportiva Alajuelense no solo con los títulos del campeonato nacional y la Liga Concacaf, sino con la casa en orden en cuanto a sus finanzas y con un proyecto muy ambicioso que garantiza la estabilidad de la institución como asociación deportiva por muchos años más.

La institución que tiene 101 años de fundación no le debe un colón a ninguna entidad financiera, pues acaba de cancelar los préstamos con Lafise, Arrendadora Desyfin y Aldesa.

Esas deudas heredadas del pasado quedaron atrás, gracias al trabajo de una directiva integrada en la actualidad por el presidente Fernando Ocampo, el vicepresidente Joseph Joseph, el secretario Guillermo Cornejo, el prosecretario Sebastián Trigueros, el tesorero Enrique Morúa, los vocales Federico Calderón, José Cabezas, Javier Blandino, Manfred Aymerich y Marco Zúñiga, así como el fiscal Manrique Lara.

Una dirigencia de la que Francisco Llobet, Rodrigo Van der Laat y Pablo Nassar también fueron parte cuando Ocampo tomó las riendas y se topó con la sorpresa de que el club tenía una situación económica apremiante que obligaba a una fuerte contracción del gasto y que en sus primeros años de gestión limitaba el presupuesto para fichajes.

Con la aprobación de la asamblea de socios, la Liga sacó un préstamo por $1 millón que le permitía cancelar varias deudas, como una con Bicsa con intereses altos que complicaba más el panorama. El compromiso era que la mensualidad de ese préstamo que unificaba las deudas entraba dentro del flujo de caja para pagarle a Lafise.

Además, por acuerdo de la asamblea, los ingresos por la venta de jugadores iban directo a la deuda para que fuera un nuevo respiro para la institución.

El 22 de julio del año pasado, un día antes de que se diera a conocer el regreso de Bryan Ruiz, Agustín Lleida indicó que no sabía si tenía autorización para hablar de montos específicos, pero reveló que la Liga pagaba $97.700 de deuda, a bancos, a la Caja y diferentes instituciones.

“De lo que entra cada mes hay que sacar $97.700, eso no está en el presupuesto. Con ese dinero yo te traigo aquí a Joel Campbell, Óscar Duarte y Pipo González, ya no habría que preocuparse por fichajes, pero yo sé que hay que pagar eso cada mes y prefiero no traer a alguien que no podemos, porque sino en tres años la Liga es propiedad privada. Entonces dirán que Lleida rompió a un club de 100 años y pasaría a manos privadas por una mala gestión de Lleida”, apuntó el español.

Pero hay cosas que han cambiado. La austeridad, sin despilfarros y el apoyo de la misma gente en un año crítico por la pandemia hizo que la amenaza de una quiebra técnica desapareciera y que los números rojos del club pasaran a negro por la gestión en los últimos años.

A la Liga le ayudó la llegada de FUTV; así como una renegociaciones con sus socios comerciales y una extensión de contrato por los derechos televisivos con Repretel hasta 2030.

Los rojinegros están al día con la Caja Costarricense de Seguro Social, con Fodesaf y no le deben nada a ningún banco, pues cancelaron los préstamos que respondían a la deuda, a los paneles solares y las vallas.

Además, el Estadio Alejandro Morera Soto también se liberó del fideicomiso hipotecario adquirido desde hace más de doce años.

Esta mañana, el club emitió un comunicado oficial a sus socios, firmado por el jerarca rojinegro, donde señala: “En nombre de la Junta Directiva y de todo el personal de la institución me complace comunicarles la histórica noticia de que Liga Deportiva Alajuelense, al día de hoy, ha cancelado todas las operaciones crediticias que tenía pendientes con distintas entidades bancarias en el país. Con estas cancelaciones de deuda, la institución no solo ha honrado todos sus compromisos bancarios, sino que también ha liberado el Estadio Alejandro Morera Soto del fideicomiso del Banco Nacional, que respondía como garantía de una de estas operaciones”.

Ahí también se señala que este gran paso ha sido posible gracias a los esfuerzos administrativos y financieros de los últimos años, con el apoyo del liguismo, así como “la negociación de nuevos acuerdos comerciales y a la firma de un contrato de opción con Repretel para extender los derechos de transmisión de televisión hasta diciembre del 2030″.

“De esta manera, nuestra institución se seguirá proyectando en el largo plazo como El Equipo De Su Gente, asegurando que la Liga del Futuro sea cada vez más una realidad para todos, con una base sólida para seguir construyendo el mañana de la mano de nuestros valiosos asociados y juntos seguir fomentando el liguismo por otros 100 años más”, se lee en la carta enviada a los socios.

Con la cancelación de las deudas heredadas, el presente y el futuro de los manudos pinta muy diferente.

A partir de este momento, los pagos que debe hacer el club son las operaciones comerciales normales de cada mes. Eso significa que los ingresos de la Liga se pueden invertir en proyectos propios del club, en jugadores, en estadio, en infraestructura.

La Liga pasó de tomar más de 90.000 dólares mensuales para pagar deudas, a saber que ahora cuenta con ese monto para invertirlo en otras cosas, como parte del patrimonio de la propia institución.

Si desea unirse al canal AlajuelenseLN en Telegram, aquí encontrará el enlace directo.