Fútbol Nacional

Alajuelense esculpe el talento del primo de Alonso Martínez

Dilan Imanol Masís Rodríguez es de la Isla de Chira y desde hace casi tres años vive en el Centro de Alto Rendimiento en Turrúcares. Él integra la U-17 de Alajuelense

Alonso Martínez se marchará de Alajuelense al finalizar este torneo para comenzar su aventura como legionario en el fútbol europeo, pero alguien de su familia continuará en el club, persiguiendo sus propios sueños.

Se trata de Dilan Imanol Masís Rodríguez, un talento de la Isla de Chira que también dio sus primeros pasos en la cancha del barrio Bocana y cuenta los días para volver a competir.

Tiene 16 años y desde hace casi tres años vive en el Centro de Alto Rendimiento (CAR), en Turrúcares.

Él integra la U-17 de la Liga, a cargo del técnico Enric Lluch y está muy emocionado porque el 26 de setiembre se pondrán en marcha los torneos de liga menor.

Su ilusión es compartida por los jovencitos de todos los equipos que desde hace más de un año no han podido jugar debido a la pandemia; pero llegó el momento de nivelarlos y de comenzar a combatir ese rezago.

La última vez que Masís viajó a su tierra natal fue para el Día de la Madre.

El jovencito hizo una visita de un día para otro, para compartir con su mamá, doña Diana Rodríguez, y con su abuelita, doña Mayra Matarrita.

Ahí aprovechó para decirles que no sabía cuándo regresaría a Chira, porque ya iba a estar más ocupado, con los entrenamientos, los partidos y los estudios, porque aparte de formarse en el semillero rojinegro, ahí mismo está sacando el bachillerato.

Esa fue la condición que le pusieron en la casa cuando vieron que realmente había una oportunidad para que Dilan Imanol se abriera camino en el fútbol.

Don Olger Masís Martínez y doña Diana Rodríguez Matarrita son docentes. Como papás, ellos le dijeron que lo apoyaban, pero que tenía que continuar con los estudios, que de paso es uno de los propósitos de Alajuelense con sus cachorros en el CAR.

La mamá de Dilan Imanol recuerda que desde que él empezó a gatear lo único que le llamaba la atención era la pelota de fútbol.

No volvía a ver los carritos, las pistas, ni los aviones y lo mismo ocurría cuando se encendía la televisión.

Para ella resultaba como algo insólito, porque ignoraba las fábulas, pero si había un partido, sí lo veía.

“No fue fácil ese momento en el que salió de la casa, prácticamente era muy chineado, de esos chiquillos que uno lo andaba ahí. Yo lo tuve muy jovencita y es los ojos de mis papás, pero él nos dice que se siente feliz allá en el CAR y hasta estuvo unos días entrenando con el equipo de Primera División”, relató doña Diana.

Contó que lo están probando en varias posiciones, pero donde él se siente más cómodo es como volante de llegada.

“Es casi la misma posición de Alonso, pero por izquierda. A veces lo ponen a perfil cambiado, pero muy poco, porque se desarrolla más por el sector izquierdo. Es zurdo nato”, apuntó la mamá del jugador.

Sangre futbolística

Alonso y Dilan no comparten apellidos, pero sí la sangre.

“La mamá de Alonso es hermana de mi papá y el papá de Alonso fue hermano de mi mamá”, contó don Olger, el padre de Dilan.

Aparte de eso, en la Isla de Chira cuentan que el abuelito materno de este talento que crece en el semillero rojinegro era muy bueno cuando salía jugar bola con sus amigos.

Es precisamente él, don Samuel Rodríguez, uno de los principales impulsores para que ese muchacho esté donde se encuentra.

“Ni caminaba, le dimos una bola y empezó a darle con la zurda. Fue creciendo y seguía igual. Las ventanas de la casa las tiene quebradas y yo le dije que él me las tiene que llegar a poner (ríe...). Yo le tengo una fe de que será un excelente jugador”, mencionó don Samuel.

Él lo ponía a practicar puntería y jugaban a que Dilan tenía que meter el balón en unos tarros que estaban encima de unos palos.

“Yo lo que quería era que desarrollara precisión en la ejecución, que si no juega mucho, no importa, pero que haga un tiro libre y que sea gol, yo lo ponía a eso. También a marcarme y lo he ayudado en eso en la formación de él”.

Recordó que cuando lo llevaron al CAR le dijo a Víctor Badilla que por favor le tuvieran paciencia, porque él venía de la Isla de Chira y que de escuelas de fútbol no sabía nada, pero que sí tiene talento.

Fue don Samuel quien decidió dar el primer paso, al llevarlo a El Roble de Puntarenas, porque le habían contado que ahí había un señor que llevaba chiquillos a la Liga.

“Llegamos y el señor me dijo que estaba haciendo una selección y que él le veía pinta. Esa selección era para ir a Jacó y que ahí habría un partido y se escogería una selección de Puntarenas que iba a un torneo al Proyecto Gol”.

Iban paso a paso. Una semana después de que habían ido a esa cancha en El Roble, acudieron a Jacó.

Masís jugó bien y de inmediato atrapó la atención de Enrique ‘Quique’ Vásquez, quien de una vez llamó a una amistad que tenía en Chira y los ayudó para que este muchachito fuera a la Liga.

“Unos diez días después nos fuimos al Proyecto Gol y me encantó ver tanto muchacho joven ahí, él jugó, lo llamaron a la Liga y se quedó allá”.

Prácticamente todo era un sueño hecho realidad, era un triunfo para don Samuel.

“También era un problema, era un güilita de casi 14 años. Yo quería llorar cuando lo dejé en el CAR, porque era un chiquito y yo me tenía que regresar sin él, pero gracias a Dios está bien ahí y se ha acostumbrado a estar ahí”.

La distancia no impide que se comuniquen con frecuencia.

El abuelito de Dilan Imanol recuerda la tensión que había cuando Alajuelense optó por reestructurar por completo su liga menor, con cambios radicales.

“Yo llegué ahí, vi cómo les hablaban a los que no se quedaban y él lloraba sin que le dijeran nada. Cuando lo llamaron y le dijeron que había tenido una gran mejoría fue una alegría grande de ver que no lo iban a sacar. Eso quiere decir que yo tenía razón, que sí es bueno”.

Antes de irse a hacer unas labores de pesca, don Samuel apuntó entre risas que si se le pregunta por las características de él, “yo le digo que las tiene todas”.

“Es muy bueno con esa zurda, patea bien y gambetea bien, pero es que en realidad yo veo que juega de todo, de portero sí no lo veo, es volante, es extremo. Yo le digo que cuando se vaya a España, yo me voy con él (ríe a carcajadas...)”.

Pero don Samuel sabe que hay que darle tiempo al tiempo y que su nieto siga creciendo.

En el CAR, Alajuelense esculpe el talento del primo de Alonso Martínez.

Si desea unirse al canal AlajuelenseLN en Telegram, aquí encontrará el enlace directo.

Fanny Tayver Marín

Fanny Tayver Marín

Graduada en la UIA. Con más de 15 años de experiencia, escribe sobre Alajuelense, ciclismo, ciclo olímpico y más. Entre sus coberturas destacan juegos eliminatorios de la Selección, el Tour de Francia, el Mundial de voleibol en Japón y los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro.