1 diciembre, 2014
Rónald Matarrita de Alajuelense festeja uno de sus goles marcado ante AS Puma. | JORGE ARCE
Rónald Matarrita de Alajuelense festeja uno de sus goles marcado ante AS Puma. | JORGE ARCE

San Isidro de El General. La sangre joven manuda coronó la inmejorable fase regular que tuvo Alajuelense en el Torneo de Invierno 2014.

El técnico Óscar Ramírez plagó de novatos su oncena, y la fórmula le dio resultado ante un equipo de AS Puma que con la derrota en casa, 1 a 2, cayó al último puesto de la tabla.

En el bando rojinegro debutó el portero Kevin Ruiz, y además actuaron seis jugadores cuyo promedio de edad es de 21 años.

Esos “cachorros” le pusieron el broche de oro a una fase regular de ensueño para Alajuelense, que llegó a 53 puntos en el Invierno, un techo muy alto para cualquier equipo que desee desplomar esta marca.

Hasta hace una semana el récord lo tenía Herediano con 49 puntos, conseguido en el Invierno del 2013.

El héroe de los liguistas ayer fue el volante izquierdo Rónald Matarrita, quien hizo los dos goles de la victoria.

El primero lo marcó al 46’ con un remate desde fuera del área, y el del triunfo lo concretó al 72’ con un buen toque que bañó al guardameta de los sureños Neighel Drummond.

La paridad parcial de AS Puma Generaleña la consiguió Jaime Valderramos, al 58’.

Pese a las variantes del “Macho”, la Liga no desentonó.

Eso sí, se topó a un rival que no disimuló su hambre de ganar y que golpeó y golpeó la puerta eriza con constancia, hasta el punto de perdonar.

Jeffry Montoya tuvo un mano a mano con Ruiz, quien esperó hasta el último momento y con un buen reflejo se hizo de la redonda, al 20’.

Despertar rojinegro

A partir de ahí el “Macho” le pidió a sus delanteros “molestar” al defensa panameño Yamir Vergara, pues no tiene tanta agilidad para contrarrestar los ataques de rivales veloces.

Eso fue lo que aprovechó Matarrita para la primera anotación. Pisó el acelerador, superó a Vergara y remató.

Por su parte, el rival de los rojinegros sabía que Kevin Sancho tenía dificultades en la zaga, pues tuvo un choque con su compañero Jeancarlo Agüero que le provocó una dolencia por la que no podía correr bien.

Por eso Valderramos pudo dejar rezagado a Sancho en una diagonal. Con el panorama abierto, el atacante remató de derecha y el balón ingresó al marco de Kevin Ruiz tras golpear el poste.

Sin embargo, los “cachorros” manudos no se quedaron de brazos cruzados y demostraron que también saben rugir, con la segunda anotación de Matarrita.

Desde ese momento los liguistas cuidaron el balón para evitar otro golpe de los locales.

La sangre joven de Alajuelense pasó la prueba y dejó un récord de puntaje en torneos cortos difícil de superar. De paso, levantó la mano para que el “Macho” la tome en cuenta.