Fútbol Nacional

Alajuelense comienza a cumplir las promesas de Rudé: velocidad, dinámica, vértigo y desequilibrio

El cuadro manudo goleó a Guanacasteca 4 a 0 con papel preponderante de Freddy Góndola e Israel Escalante. Además, dos cachorros, Samir Félix y Dorian Rodríguez levantaron la mano

Alajuelense consiguió un triunfo, pero más allá de los tres puntos para los erizos, la victoria 4 a 0 sobre Guanacasteca genera ilusión por la forma en que se obtuvo.

Previo al inicio del torneo, mucho se habló de que Albert Rudé deseaba un equipo dinámico, explosivo, con un juego de bandas fuerte y veloz por los costados. Por esto fue que la Liga prefirió dejar ir a Marcel Hernández, con tal de contratar dos ‘alas’; en este encuentro ante Guanacasteca a los erizos ya se les vio esa clara intención de imponerse con potencia y rapidez.

De entrada, Rudé colocó en el campo a Freddy Góndola e Israel Escalante. Los dos refuerzos extranjeros fueron determinantes en el campo, al punto que Góndola hizo una anotación y una asistencia, mientras que Escalante logró una asistencia. Los dos fueron un dolor de cabeza para los zagueros rivales.

El panameño y el argentino aportaron desequilibrio, también profundidad y ofensiva.

Pero además de lo aportado por los extranjeros, la idea de Rudé ya se comienza a ver en los nuevos valores, porque también los jóvenes Samir Félix y Dorian Rodríguez se mostraron con calidad en el cierre para ponerle al duelo números de goleada.

Félix logró ganar la línea de fondo las tres veces que subió en los pocos minutos que tuvo y dos de esas tres acciones terminaron en anotación. Por su parte, Rodríguez cumplió a cabalidad con la ubicación de ‘9′. El joven se colocó en el área y estuvo atento al balón; sus dos acciones fueron típicas de un centro delantero que ganó espaldas y posiciones.

La Liga de Rudé todavía debe afinar en defensiva, porque Miguel Ajú nuevamente tuvo tres paradas determinantes en su arco. Si una de esas acciones hubiera entrado, la dinámica del duelo hubiese cambiado. Ahora el gran dilema del español es qué hará cuando tenga disponible a Leonel Moreira, porque Ajú hace méritos para seguir actuando.

A los centrales manudos les falta mejor reacción en los contragolpes contrarios; también los laterales deben afinar las coberturas, porque rivales más axigentes sí pueden complicarle un resultado.

Mucho se habló en la previa del torneo de la forma en que jugaría Alajuelense, sobre todo porque salió Marcel Hernández y esto le abrió campo a los extremos foráneos en la planilla.

Al final queda claro que aquel argumento que dieron los erizos para dejar ir al isleño comienza a verse en el campo, porque en el terreno la Liga es una oncena mucho más dinámica, fuerte por las bandas, un plantel que corre mucho y que conforme avanzan los minutos va dejando a sus rivales totalmente desgastados.

La Liga desbordó por izquierda ocho veces en la primera parte y en todas el centro terminó en el área; en el segundo tiempo la dinámica se mantuvo y sobre el cierre se vio a un equipo guanacasteco ahogado, sin piernas para seguir el ritmo de su rival.

Alajuelense consiguió la primera goleada del torneo, el León sacó sus garras y castigó con fuerza a la ADG para ganar confianza, pero sobre todo demostrar que su forma de ver el fútbol cambió y ahora se enfatiza en las bandas, en el fútbol vertiginoso e inesperado, en el que el regate y la explosividad juegan un papel preponderante.

Albert Rudé prometió desde el certamen pasado una Liga dinámica, más cerca del primer mundo deportivo... Ahora con hombres que le permiten desarrollar esta idea, el estratega comienza a mostrar esos destellos que ilusionan al liguismo.

Esteban Valverde

Esteban Valverde

Periodista en la sección de Deportes de La Nación. Licenciado en Periodismo Social en la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre legionarios.