Daniel Jiménez. 8 julio, 2016
Darryl Parker fue el portero titular de Costa Rica ante Panamá.
Darryl Parker fue el portero titular de Costa Rica ante Panamá.

El Saprissa deberá continuar su búsqueda para un portero suplente, pues el joven Darryl Parker tiene dos lesiones en su hombro izquierdo y aún se desconoce el tiempo que estará fuera, aunque será tres meses como mínimo, por lo que no arrancará el torneo, ni con la S ni con Pérez Zeledón, club que lo tiene a préstamo.

El guardavallas presenta una ruptura del 30% del músculo piramidal supraespinoso y una lesión tipo SLAP, que es una dolencia en un área del hombro conocida como el Labrum o Rodete Glenoideo, según confirmó a La Nación David Romero, médico del cuadro generaleño.

Parker conocerá este martes la gravedad de su lesión y si tendrá que ir al quirófano. Si es con terapia la recuperación estaría en un periódo de tres meses y si es con cirugía tendría que estar fuera de seis a ocho meses.

La lesión de Parker se suma a la de Kevin Briceño, quien estará fuera de cinco a seis meses y tendrá que ser intervenido quirúrgicamente en el hombro derecho. Esto pone a la S ante la disyuntiva: ¿dejar como suplentes a los jóvenes Mario Sequeira (20 años) y Patrick Sequeira (17 años) o buscar otro guardavallas?

Lo único claro que tiene el cuerpo técnico morado es que Danny Carvajal será el titular indicutible en esta campaña tras la partida del panameño Jaime Penedo.

"Evidentemente Danny es el número uno y los muchachos tienen que superarse, todos los días deben trabajar de tal manera que le compitan; yo los veo bien a los dos. Mario le lleva una leve ventaja a Patrick porque estuvo en segunda división, pero Patrick viene acelerado y está aprendiendo. Eso me tranquiliza de buena manera porque es un departamento en el que yo sé que se encendieron las luces", comentó Watson ante la consulta de este medio.

A hoy, la S cuenta con Carvajal y los Sequeira, pero a la espera de poder concretar algún fichaje en esta área. "Se están buscando opciones", comentó Juan Carlos Rojas, presidente del club.

El accidente que cambió la historia. La tarde lluviosa del lunes 13 de junio, Parker iba rumbo al entrenamiento al estadio Municipal de Pérez Zeledón en compañía del volante Jorge Davis, quien era el conductor.

El vehículo se quedó sin frenos, se estrelló contra un muro y luego se volcó. Parker llevó la peor parte, Davis salió completamente ileso.

"Sufrimos una falla mecánica, mi compañero (Davis) metió freno de mano y luego no sé cómo nos salvamos. Davis quedó con raspones, yo quedé lesionado, aunque en un principio no se le detectó ningún mal", relató Parker.

Así quedó el vehículo donde viajaban los jugadores del Pérez Zeledón Darryl Parker y Jorge Davis, tras quedar sin frenos
Así quedó el vehículo donde viajaban los jugadores del Pérez Zeledón Darryl Parker y Jorge Davis, tras quedar sin frenos

Así quedó el vehículo donde viajaban los jugadores del Pérez Zeledón Darryl Parker y Jorge Davis, tras quedar sin frenos

Parker reveló que Davis es pieza clave en su recuperación, pues encontró una mano amiga en el difícil proceso y también en la incertidumbre de su futuro. "Es una gran persona. Ese mismo día me acompañó al hospital, a algunas rehabilitaciones, me apoya y está muy pendiente".

La lesión tomó por sorpresa a Parker, pues en los primeros exámenes efectuados salió que no tenía ningún problema, sin embargo días después y ya en los entrenamientos las molestias en su hombro izquierdo aumentaron.

"En el hospital me hicieron rayos X y me salió que no tenía ninguna fisura en los huesos, me realizaron un ultrasonido y solo tenía algunos tendones inflamados, pero se podía curar con terapia", añadió.

En criterio del futbolista su dolencia mejora considerablemente, pero Esteban Campos, galeno de los morados, le hizo ver que una recaída podría ser peor.

"Ya estoy tranquilo porque puedo mover mi hombro bastante bien, pero el doctor de Saprissa me dijo que tuvieramos cuidado porque una recaída puede que me retire del fútbol", agregó.

A pesar de que el guardameta se centra en su pronta recuperación asegura que se encuentra cabizbajo. "La verdad estoy un poco desanimado porque quería iniciar el torneo de buena forma. Me estaba entregando al máximo en la pretemporada y tenía mucha ilusión. Luego del accidente no había mejora, me empecé a preocupar, pero sentía que podía llegar al primer partido, aunque luego del diagnóstico que me dieron sentí un golpe bastante fuerte. Estoy afectado, pero Dios no me deja solo".

El cancerbero agradeció a su familia y a todas las personas que han estado preocupadas por su salud y espera que su futuro se defina lo más rápido posible, luego de que este martes conozca si deberá ir al quirófano.