Juan Diego Villarreal. 31 enero
Yokasta Valle levanta los brazos tras ganar la pelea frente a la japonesa Sana Hazuki. La pugilista dedicó la victoria a Francisco Portilla, asistente del entrenador Marco Delgado. Fotografías: Juan Diego Villarreal
Yokasta Valle levanta los brazos tras ganar la pelea frente a la japonesa Sana Hazuki. La pugilista dedicó la victoria a Francisco Portilla, asistente del entrenador Marco Delgado. Fotografías: Juan Diego Villarreal

Los últimos 21 días fueron muy duros para el entorno de la campeona mundial Yokasta Valle, luego de que la madre de Francisco Paco Portilla, asistente del entrenador Marco Delgado y amigo personal de la boxeadora, perdiera a su madre en México por la covid-19.

Mientras realizaban los trabajos finales para el combate frente a la japonesa Sana Hazuki, el grupo que acompaña a Yoka recibió la ingrata noticia. La madre de Portilla falleció a los 84 años, luego de padecer en las últimas semanas de la enfermedad.

Yokasta Valle retiene su título mundial de las 105 libras

Sin duda fue el último gran desafío a vencer por la campeona mundial, quien subió al cuadrilátero decidida a derrotar a la nipona, no solo para retener su cinturón de las 105 libras de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), sino además para dedicárselo a su amigo Paco, quien no viajó a Veracruz, México, por la seguridad y salud de sus compañeros, comprendiendo de la importancia del combate y de no romper su ‘burbuja’.

Valle, quien había peleado por última vez el 8 de febrero del 2020 ante la filipina Cerleans Rivas, cuando defendió por primera vez su corona, se impuso este sábado en el Mall Oxígeno, en Heredia, en los 10 asaltos.

Ganó el combate por decisión unánime, gracias a la puntuación de los jueces de 98-91, 100-90 y 100-90, que no dejó ninguna discusión. Ahora la pugilista quedó con un récord personal de 21 triunfos y dos derrotas.

“Esta victoria es para Paco. Él nos ayudó mucho y siempre estuvo con nosotros. Fue una pelea dura. Ella siempre fue hacia adelante tirando muchos golpes. Siempre le hicimos caso a nuestra esquina, a las instrucciones de Marco Delgado y Francisco Portilla. Queríamos noquearla, pero bueno terminamos a distancia; queríamos hacerle daño, pero no cayó”, comentó Valle.

Yokasta Valle: 'Quería noquearla'

La monarca de las 105 libras explicó que por las características de su oponente debían tener tranquilidad, seguir las indicaciones y no darle ventajas.

“Ella nos complicaba porque era muy desordenada al lanzar golpes. Tiraba muchos golpes hacia adelante, pero la pudimos lastimar, aun así era fuerte, soportó mi pegada y la controlamos gracias a las indicaciones de mi entrenador. Este 2021 creo que será mi año. Muchas peleadoras quieren enfrentarse conmigo, desean quitarme el título. Debo estar lista para cualquier pelea que se avecine”, admitió Valle.

El combate se realizó bajo medidas estrictas sanitarias, debido a la pandemia de la covid-19. Fotografía: Juan Diego Villarreal
El combate se realizó bajo medidas estrictas sanitarias, debido a la pandemia de la covid-19. Fotografía: Juan Diego Villarreal

Ahora puedo llorar. Paco Portilla, quien junto a Marco Delgado han estado en la esquina de la campeona mundial desde hace bastante tiempo, agradeció el gesto de sus compañeros y aunque lamentó no poder despedirse de su madre, sabía que era muy complicado porque ella estaba aislada de su familia.

“Mí madre se llamaba María Ortega López. Ella se contagió semanas atrás. El 6 de enero cumplió 84 años, pero se complicó por una neumonía y el 9 de enero le dio un paro cardiorespiratorio. A mí me avisaron en esa fecha, mientras estábamos en La Fortuna de San Carlos. Allí me dieron la triste noticia”, comentó Portilla.

Paco expresó que tuvo las puertas abiertas de Marco Delgado, del manager Mario Vega y de la misma Yokasta, si tomaba la decisión de viajar a México, pero él sabía que al correr el riesgo de contagiarse era muy complicado, pues sus compañeros lo necesitaban. Habían preparado muy bien el combate para afrontar el reto de revalidar el título mundial.

“Estoy contento por Yoka (Valle), Mario (Vega) y Marco (Delgado). Realizaron un gran esfuerzo y son un gran equipo de trabajo. Les agradezco el apoyo y la confianza, el gesto de dedicarle la pelea. Uno propone y Dios dispone. Ahora puedo ir a México a resolver unos asuntos personales que ella me dejó. Cuiden a sus abuelitos, a sus padres, la covid sí existe. Ahora puedo llorar a mi mamá, lo era todo para mí”, dijo Portilla entre sollozos.