Eliseo Quesada C.. 2 mayo, 2018
El senegalés Sadio Mané vence al portero Allison Becker y marca su noveno tanto en esta edición de la Liga de Campeones de Europa. Se jugaban apenas seis minutos en el Estadio Olímpico de Roma. Foto: Alessandra Tarantino, AP
El senegalés Sadio Mané vence al portero Allison Becker y marca su noveno tanto en esta edición de la Liga de Campeones de Europa. Se jugaban apenas seis minutos en el Estadio Olímpico de Roma. Foto: Alessandra Tarantino, AP

El voraz apetito del tridente ofensivo conformado por Mohamed Salah, Roberto Firmino y Sadio Mané (juntos produjeron 29 goles) convirtió al Liverpool en el equipo más goleador de la actual edición de la Liga de Campeones de Europa y lo llevó a la final contra el Real Madrid.

El portero costarricense Keylor Navas, guardameta de los madridistas, enfrentará el sábado 26 de mayo en Kiev, Ucrania, a un ataque que marcó 38 dianas en el torneo, con un promedio de 3,45 por partido.

Eso sí, para visar su pase al duelo que definirá al monarca, los ingleses dejaron la piel ante una Roma que les arrebató el invicto al derrotarlos hoy 4-2 en el Estadio Olímpico de la Ciudad Eterna. Le faltó un gol a la Loba para forzar el alargue, pues en la ida los británicos triunfaron 5-2.

El Liverpool comenzó ganando con gol de Mané al 6', pero un autogol de John Milner emparejó las cifras al 15'. El holandés Georginio Wijnaldum le devolvió la ventaja a los pupilos de Jürguen Klopp en el 25'.

En el segundo tiempo, Edin Dzeko empató al 52' y luego las acciones transcurrieron como si las cosas fueran a terminar así.

El croata Dejan Lovren (derecha) celebra la clasificación a la final de la Champions, en la que se toparán al Real Madrid el 26 de mayo. Foto: Alberto Pizzoli, AFP
El croata Dejan Lovren (derecha) celebra la clasificación a la final de la Champions, en la que se toparán al Real Madrid el 26 de mayo. Foto: Alberto Pizzoli, AFP

Pero un último esfuerzo de la inclaudicable Roma, afectada por algunos errores arbitrales, le devolvió la ilusión con un tanto del belga Radja Nainggolan al 86'.

El propio Naingollan marcó la cuarta diana romana, en el 90'+4, pero ya no quedaba más tiempo para completar el milagro.

El Liverpool regresa a la final de la Champions League 11 años después de perder con el Milan su última cita, en el 2007. Y le dará al Real Madrid la oportunidad de vengar la que le ganaron los ingleses en 1981... la última vez que los merengues perdieron una final europea.