Juan Diego Villarreal. 22 febrero, 2018
El defensor Pablo Salazar marca al volante Lucas Zelarayán del Tigres de México, en el partido de ida de la Liga de Campeones de la Concacaf en el que ticos y aztecas igualaron 2-2. Fotografía: José Cordero
El defensor Pablo Salazar marca al volante Lucas Zelarayán del Tigres de México, en el partido de ida de la Liga de Campeones de la Concacaf en el que ticos y aztecas igualaron 2-2. Fotografía: José Cordero

Los integrantes del Herediano vivieron en el pasado, en carne propia, lo que es perder en la Liga de Campeones de la Concacaf por goleada ante los clubes mexicanos, por lo que les duele la goleada por 5-1 que recibió Saprissa ante el América.

Caídas de 6-1 ante las propias Águilas como visitante y 3-1 en casa frente a los Tigres, por el torneo del Itsmo, les causó, en su momento, la burla de los aficionados y han sentido la impotencia de no poder pelear de tú a tú con sus rivales aztecas.

El empate de 2-2 ante Tigres el martes pasado, tras ir perdiendo 0-2, es una motivación para los rojiamarillos, que pelearon hasta el final por no perder, pero tienen muy clara la superioridad y mayor inversión de la liga azteca.

No obstante, se solidarizan con los integrantes del cuadro morado y aseguran que los marcadores tan altos en contra perjudican al balompié costarricense, en especial la intención de los más jóvenes de aspirar a ligas importantes, según expresaron los defensores florenses Pablo Salazar y Juan Pablo Vargas.

“Duele que un equipo nacional pierda de esa manera, porque está representando al país y al fútbol nacional. A todos los que estamos involucrados en el fútbol costarricense nos afecta, aunque es una realidad el poderío de los clubes mexicanos, los cuales son muy superiores”, comentó Salazar.

Por su parte, Juan Pablo Vargas añadió: “Es doloroso lo del Saprissa, sabemos la calidad de jugadores que tiene el América. Es doloroso para todos y no solo para un equipo”, añadió Vargas.

En cuanto al prejuicio que causan estos resultados, ambos futbolistas coincidieron en que el perder por goleadas no ayuda a la credibilidad del torneo local y para nada beneficia a los jóvenes que buscan una opción en el extranjero.

“Obviamente no son sanos estos resultados porque los equipos mexicanos y de otros países se fijan en jugadores de otras nacionalidades y no en los costarricenses, que trabajamos desde las ligas menores para tener una opción en el extranjero. Se nos cierran los mercados y esto es doloroso”, indicó Vargas.

Salazar añadió: “A los jugadores jóvenes cuesta que se les abran las puertas en México y con estos resultados esos clubes vuelven a ver a otros países, se fijan en otros pasaportes y afecta. Es perjudicial para todos”, observó.

Herediano devolverá la visita al Tigres el próximo martes 27 de febrero en el Estadio el Volcán, donde requiere ganar para avanzar a los cuartos de final de la Concachampions. Un día después, en el Estadio Azteca, el América recibirá a los morados en una serie que parece definida.