Fiorella Masís. 15 julio, 2018
El equipo de Francia celebra el título de campeones en el Estadio de Luzhniki, en Moscú, Rusia. Foto: AP /Matthias Schrader
El equipo de Francia celebra el título de campeones en el Estadio de Luzhniki, en Moscú, Rusia. Foto: AP /Matthias Schrader

Francia vuelve a tocar la gloria 20 años después, gracias a la victoria 4-2 sobre Croacia en la final de Rusia 2018.

Los galos aprovecharon una generación dorada y aunque fueron criticados por ser defensivos, llevaron su idea hasta el final para levantar la copa.

Este domingo se toparon con una Croacia luchadora, valiente y determinada para ir al frente, pero la suerte no estuvo de su lado y Francia fue más eficiente.

Jugadores de Francia celebran el autogol de Mario Mandzukic. Foto AP /Martin Meissner
Jugadores de Francia celebran el autogol de Mario Mandzukic. Foto AP /Martin Meissner

Esta vez los balcánicos no pudieron levantarse de un marcador en contra, como sí lo hicieron en octavos, cuartos y semifinales.

Esta vez chocaron con una Francia muy ordenada y eficiente en los momentos más importantes y con un contragolpe que los saca de cualquier apuro.

Los galos le sacaron mejor provecho a sus armas y a las múltiples figuras individuales que hoy también pesaron. Eso y su conjunto les permitió hincar a una Croacia que se va de Rusia con la frente en alto.

El juego empezó fiel al estilo de los franceses, dando la iniciativa al rival, que no tuvo problema en llevar ese peso.

Pero el primer tiempo fue de poca fortuna para los balcánicos. Los goles en contra llegaron por un autogol y una pena máxima.

Francia no había tenido oportunidades claras para vencer al arquero Danijel Subasic, hasta que Mario Mandzukic erró en su propia puerta.

El delantero intentó desviar un balón con la cabeza que venía de un tiro libre por una discutida falta que señaló el árbitro Néstor Pitana. Con la decisión ya tomada, Antoine Griezmann cobró y anotó (18′).

Sin merecerlo, Croacia estaba abajo en el marcador, pero no se achicó, se mantuvo con sus intenciones y encontró el empate con un golazo de Iván Perisic en el minuto 27. La figura croata se quitó la marca de Ngolo Kanté dentro del área y envió un zurdazo al que no pudo llegar Hugo Lloris.

Iván Perisic empieza la celebración de su gol ante Francia. Foto: AP /Martin Meissner
Iván Perisic empieza la celebración de su gol ante Francia. Foto: AP /Martin Meissner

La alegría de igualar se les acabó pronto con una decisión histórica en las finales de la Copa del Mundo. En el minuto 33 Francia pidió una mano dentro del área de Perisic y el árbitro Pintana recurrió al VAR para definir el futuro del juego.

Después de analizar el video durante varios minutos e incluso devolverse para verlo nuevamente, el réferi señaló penal. Griezmann concretó sin problemas y Francia volvió al frente (37′).

A Croacia no le bastaba tener el balón en su poder, con una posesión del 61% contra 39% de los dirigidos por Didier Deschamps.

(Video) Nación Mundialista: ¿Es Francia el justo campeón de Rusia 2018?

Nada cambió tras el descanso, y más bien Croacia puso todas sus fuerzas hacia adelante y se tiró encima de los galos, quienes supieron aguantar y esperar un contragolpe.

Así sucedió en el 52′ con Mbappé, pero el remate lo rechazó Subasic. Fue un aviso de cómo iba a herir Francia.

Los balcánicos seguían encima de un rival que volvió a ser eficaz cuando tuvo la posibilidad.

En esta ocasión, Paul Pogba anotó con un zurdazo desde fuera del área (58′) que practicamente enterró las posibilidades de Croacia.

Paul Pogba celebra su anotación con sus compañeros. Foto: AP /Martin Meissner
Paul Pogba celebra su anotación con sus compañeros. Foto: AP /Martin Meissner

Pero faltaba más y Francia mató a Croacia con un tanto de Mbappé, en el minuto 64.

Los croatas recuperaron la esperanza en el minuto 68, cuando el arquero Hugo Lloris cometió un error que le resto puntos para ganar el Guante de Oro, que finalmente consiguió el belga Thibaut Courtois.

El portero quiso quitarse la marca de Mario Mandzukic, quien solo metió el pie y envió la pelota al fondo para poner el 4-2, con 20 minutos por delante.

Ese tiempo se consumió con Croacia encima pero sin opciones claras para cambiar el rumbo que ya Francia le había dado para levantar la Copa del Mundo.

Sin conocer la derrota, con un estilo práctico, apoyado en estrellas como Griezmann y Mbappé, Francia se corona 20 años después de su primer cetro.

Paul Pogba y Kylian Mbappe festejan el título con la medalla puesta en el pecho. Foto: AP/Matthias Schrader
Paul Pogba y Kylian Mbappe festejan el título con la medalla puesta en el pecho. Foto: AP/Matthias Schrader